El 6 de noviembre de 1825 nació uno de los arquitectos franceses más conocidos del siglo XIX: el genial Charles Garnier. Para celebrar el aniversario del que fuera su cumpleaños, hoy seguimos sus huellas a lo largo de la historia del arte con el objetivo de redescubrir su emblemática obra.

Quién es Charles Garnier

De origen humilde, Charles Garnier fue un arquitecto de renombre cuya obra ha perdurado hasta nuestros días. Cursó sus estudios en la École Gratuite de Dessin y llegó a trabajar como dibujante para Viollet-le-Duc. Tras formarse en la Escuela de Bellas Artes de París, obtuvo el primer Gran Premio de Roma de Arquitectura, lo que le permitió viajar a lo largo y ancho de Italia. Porque si algo caracteriza a Garnier, además de su calidad artística, es que fue un viajero empedernido. Siempre que le era posible, se trasladaba allá donde fuera necesario en busca de inspiración.

Su marca en París

opera paris

Los eclécticos trabajos de Garnier, que aúnan elementos del Renacimiento y del Barroco, están esparcidos por distintos puntos de Europa. Pero sus obras más conocidas se encuentran en la ciudad de París. Allí, el arquitecto ganó el concurso que, en 1861, le llevaría a diseñar y edificar este inolvidable edificio.

Para obtener el diseño final, se desplazó a numerosas salas de concierto europeas. De este modo, pudo estudiar diferentes espacios, tomando nota de aspectos tales como la medida de separación que hay entre butacas y las diferentes formas de obtener una buena acústica.

Los expertos señalan la Ópera de París como la máxima representante del estilo Beaux Arts. Se dice, de hecho, que se trata del lugar que inspiró la afamada obra «El Fantasma de la Ópera». Puedes visitar la Ópera de París todos los días de 10 a 17 h. Si dispones de la tarjeta Paris Pass, entrarás al edificio sin necesidad de pagar entrada.

De Montecarlo a Bordighera

casino montecarlo

Pero las huellas de Garnier se extienden mucho más allá de París. En 1879, Garnier recibió uno de sus encargos más importantes: diseñar el casino de Montecarlo, en Mónaco. Se trata de un lugar de juego de gran belleza y valor arquitectónico.

El exterior sigue la estela de la Ópera de París. De su fachada destacan los ricos mosaicos. En su interior, grandes salones de lujo dan la bienvenida a los jugadores. Un entorno inigualable para disfrutar del juego.

Si tienes pensado viajar a Mónaco y probar tu suerte en el casino de Montecarlo, recuerda, eso sí, que es fundamental practicar primero con juegos de azar online en España. Como dato curioso, el casino de Montecarlo aparece en varias ocasiones en las películas de James Bond.

Villa atelier de Bordighera

Bordighera

Uno de los destinos que enamoraron hasta la médula a Charles Garnier fue Bordighera. No nos extraña: este pueblo pesquero ubicado al sur de Italia conquista el corazón de todos. Allí Garnier decidió edificar una mansión que haría también las funciones de atelier.

Esta villa de gran tamaño fue diseñada con el objetivo de invitar a otros artistas, y se conoce como la Villa atelier de Bordighera. En el año 1875 se convertiría en la primera residencia de Garnier y su familia cuando este dejó de ejercer de arquitecto para Francia. Sin duda, merece la pena admirar sus jardines.

En este lugar Garnier también se encargó de erigir la Iglesia de Terrasanta y Villa Etelinda. A tan solo 10 km de Bordighera se ubica Dolceacqua, una ciudad medieval que te recomendamos no pasar por alto. Sin duda, las exquisitas obras de Charles Garnier dan para un viaje completo por gran parte de Europa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.