Vota el post!

Túnez es un país con una gran cultura, amigable con los turistas y con muchísima historia y bellos paisajes, en los que se pueden ver impresionantes edificaciones como los ribat. Los ribat son construcciones que antes se utilizaban como punto defensivo y lugares de oración, y parecen auténticos castillos de épocas pasadas. Por eso, si viajas a Túnez, los ribat son visitas obligadas. En el Viajero Feliz te ayudamos a conocer los dos ribat más conocidos de la República Tunecina y, por tanto, los lugares que un viajero no se puede perder.

1. Ribat de Monastir

Este maravilloso ribat data del año 796 (más de mil años de edad, ¡wow!) y su construcción fue ordenada por el califa abasida Harún al-Rachid. Esta es una de las fortalezas de la costa Sahel, que constituía un punto estratégico para la protección de la flota bizantina del Mediterráneo. Como podéis ver, es un sitio repleto de historia.

TunezRibatdeMonastir1
Ribat de Monastir, Túnez

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el siglo X creció el tamaño de este ribat cuando se le añadió un patio y otra planta. En los siglos XIII y XVI, durante la dinastía Hafsid,  se hicieron mejoras de carácter defensivo y la expansión continuó hasta el siglo XIX, mientras reinaba Hussein Bey.

Por eso, debido a su crecimiento, hoy en día lo que encuentran los turistas al visitarlo son 4200 metros cuadrados de torres, bastiones, murallas y grandes habitaciones en un no acabar de arquitectura y belleza. Además, si te interesan los museos, en el primer piso de este Ribat encontrarás la actual sede del Museo de Artes Islámicas, una visita obligatoria si te interesa la cultura Islámica.

2. Ribat de Sousse

Este ribat es considerado la mezquita más antigua de África. Se construyó en el siglo VIII y cuenta con un amplio patio, dos pisos y la torre vigía, desde la cual se puede observar el puerto y el casco antiguo de la ciudad.

tunez3
Ribat de Sousse, Túnez

 

Los lugareños lo llaman el Monasterio de los Monjes Guerreros, pues en la antigüedad este ribat estaba habitado por monjes guerreros árabes que defendían la ciudad y ofrecían comida y refugio a quienes lo necesitaban. En la visita podemos ver las celdas en las que dormían estos monjes y los magníficos pilares cruciformes que soportan las increíbles bóvedas del lugar. ¡Un lugar con muchísima historía y mucha belleza!

¿Has viajado alguna vez a Túnez? ¿Has visitado algún otro ribat? ¿Te gustaría seguir conociendo este país? No te olvides de comentar y compartir y, si te gustan las obras arquitectónicas preciosas, visita 5 maravillas de Estambul.

Imágenes: Dennis Jarvis, Alain, Carlos Octavio Uranga

 

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.