Con una historia milenaria, la ciudad que fuera capital de las Tres Galias durante el Imperio Romano es, sin embargo, una gran desconocida. Lyon no solo tiene un gran patrimonio artístico y cultural, sino que ofrece atractivos añadidos que la hacen perfecta para una escapada ¿Quieres conocer un poco más de Lyon? Aquí van algunas razones por las que deberías visitarla.

1. Patrimonio de la Humanidad

Vista-de-Lion

Ya lo hemos dicho, Lyon se remonta a la época de los romanos, y de su historia hay infinidad de rincones y monumentos que merece la pena disfrutar. Buena parte de la ciudad está declarada como Patrimonio de la Humanidad. ¿Qué es lo que no puedes dejar de visitar? Toma nota:

Colina de Fourvière

Ruinas-romanas-en-Lion

En ella podrás contemplar fantásticos restos romanos, entre los que destacan el teatro y el anfiteatro. En la misma colina se encuentra también la basílica Notre-Dame de Fourvière. Disfrutarás además de unas vistas maravillosas de la ciudad.

El Vieux Lyon

Casas-de-Lion

Situado a orillas del río Sabona y a los pies de la colina de Fourviére, es un maravilloso barrio medieval y renacentista que aún recuerda el esplendor de la ciudad durante los siglos XV y XVII. Recorre sus callejuelas, contempla sus iglesias y no te resistas, entra en algún bouchon, los restaurantes de comida tradicional, para reponer fuerzas.

Colina de la Croix-Rousse

chimeneas-en-Lion

El crecimiento del barrio que la ocupa estuvo íntimamente ligado al desarrollo de una importante industria relacionada con la seda, imprescindible durante décadas en esta ciudad. En este barrio verás antiguas fábricas reconvertidas en viviendas. Piérdete por sus calles y contempla la curiosa arquitectura del barrio ¡es fantástica!

Presqu’île

Es una isla entre los dos ríos que bordean Lyon, el Ródano y el Sabona. Un rincón encantador en el que puedes contemplar el bonito ayuntamiento, la plaza de Bellecour (la tercera más grande de Francia) y un curioso muro en el que están representados ilustres lioneses, entre ellos los hermanos Lumière o Antoine Saint-Exupery.

2. Sus festivales

Festival-de-las-Luces-de-Lion

Lyon ofrece una animada vida cultural y hay eventos que no hay que perderse. El más sorprendente y colorido es sin duda la Fête des Lumières, que se celebra en diciembre. Edificios, iglesias, calles y jardines se iluminan con luces de colores que simulan figuras, dibujos y formas absolutamente encantadores.

Si lo tuyo es la música apunta en la agenda dos citas. La primera es Les Nuits de Fourvière, un festival de música, cine y teatro que se celebra durante el verano en el teatro romano. La otra es Les Nuits Sonores, un certamen de música electrónica con distintas salas de la ciudad como escenario.

Y aún hay más alternativas: festivales de teatro y danza, de salsa, literarios…¡Disfrútalos!

3. Su exquisita gastronomía

restaurantes-en-Lion

Que Lyon sea cuna de reconocidos chefs no puede ser casualidad. Esta ciudad es un verdadero paraíso para el paladar: sopa de cebolla, grattons, andouillette, por supuesto la salsa lionesa, o los deliciosos pralinés. Los amantes de la buena comida están en Lyon completamente perdidos y la dieta más que olvidada.

Disfruta de una buena comida en alguno de los idílicos restaurantes de la ciudad y no te olvides de acompañarla con un buen vino: Beaujolais, Brouilly, Moulin-à-Vent, Fleurie…la carta es inmensa. Si te apetece, puedes organizar una excursión para recorrer los viñedos de alrededor de la ciudad.

Lyon aún ofrece otros muchos atractivos, pero si quieres conocerlos deberás visitar la ciudad ¡No te arrepentirás! Y ya que estás en Francia, puedes alargar el viaje para recorrer la Borgoña ¿Qué te parece la idea?

Imágenes: Michael MurazECarlos de PazAlexis ChouanGuerricNet CirclionMarko Kudjerski.