Con una historia milenaria, Astorga, en la provincia de León, es una joya que bien merece una parada en el camino…o más, porque tiene atractivos suficientes como para dedicarle una escapada. ¿Necesitas razones? Aquí tienes algunas.

1. Sus restos romanos

Murallas-de-Astorga

Astorga fue campamento militar mucho antes de ser ciudad. De la Asturica Augusta romana hay numerosos e interesantísimos vestigios. Aún se puede admirar una parte de las murallas que rodeaban la ciudad, recias e imponentes. Si sigues la ruta romana descubrirás el foso que rodeaba el primitivo campamento, dos fantásticas termas, las viejas cloacas y restos de algunas viviendas con bellos mosicos. Si te gusta la historia antigua, Astorga será un verdadero descubrimiento

2. La catedral

Catedral-de-Astorga

Impresiona su fachada del siglo XVII y destaca por sus tres naves, la central mucho más alta que las otras dos. Los orígenes de este maravilloso templo se remontan al siglo XV y alberga tal cantidad de elementos de diferentes épocas (su construcción se prolongó durante tres siglos) que es una lección en piedra de la evolución del arte.

3. Un palacio episcopal muy singular

Palacio-episcopal-Astorga

Un desgraciado suceso, el incendio del viejo palacio episcopal, tuvo como fruto la construcción de un fantástico edificio. Nada que ver ni con el antiguo ni con la catedral. Fue el entonces obispo de Astorga, Joan Baptista Grau y Vallespinós, amigo del genial Gaudí, quien le encargó el proyecto del nuevo edificio.

Un palacio construido con granito del Bierzo, de aspecto neogótico, con cuatro fachadas y otras tantas torres en los ángulos, un foso y un maravilloso pórtico. Una obra maestra que, sin embargo, no terminó Gaudí, que abandono el proyecto por discrepancias.

Por cierto, el edificio tampoco llegó a usarse nunca como residencia episcopal. Hoy alberga el Museo de los Caminos, con una gran colección de objetos relacionados con el Camino de Santiago

4. Ciudad chocolatera

Museo-del-chocolate-de-Astorga

Si eres goloso no pierdas detalle. Hace apenas cien años en Astorga había nada menos que ¡49 fábricas de chocolate! El clima de la zona era más que apropiado para trabajar con esta apetitosa materia prima.

Hoy en día ya no queda prácticamente nada de aquella floreciente industria chocolatera, pero disfrutarás en el Museo del Chocolate. Un lugar delicioso en todos los sentidos. Aquí podrás contemplar una colección de objetos relacionados con el chocolate, desde envoltorios a cajas, tazas, carteles y todo tipo de piezas curiosas.

También aprenderás como se elaboraba el chocolate de manera completamente artesanal. Si no conoces el proceso, te sorprenderás ¡no te lo pierdas! Y, por supuesto, podrás degustar y comprar chocolate.

5. Una gastronomía deliciosa…y contundente

Cocido-maragato

Si estás a dieta, en Astorga no te quedará más remedio que olvidarte de ella. El chocolate solo es el postre. No puedes irte de la ciudad sin haber probado el cocido maragato ¡espectacular! ¿No has oído hablar de él? Pues prepárate, porque además de ser más que apetecible (sobre todo cuando las temperaturas bajan) se come de una manera muy particular: se empieza por la carne y se continúa por los garbanzos y la verdura para acabar con la sopa.

Astorga guarda aún más rincones y más curiosidades, pero deberás ser tú quien las descubra. Y recuerda que Castilla y León es una comunidad maravillosa con infinidad de sitios para disfrutar ¡Anímate y prepara una escapada!

Imágenes: Turol JonesÁngel ApellidoTrevor HuxhamBelujuanjolostiumCarlos Espejo.