Nuestro planeta es una maravillosa inmensidad de opciones. Mares bravíos, costas apacibles, montañas empinadas, llanuras infinitas o selvas húmedas… para cada viaje al que te lleve tu imaginación, encontrarás un destino perfecto. Y lo mismo ocurre con los tipos de turismo. De acuerdo a cómo te definas como viajero, podrás optar por las versiones de mayor lujo, en hoteles de cinco estrellas, o quizás en otras en las que, sin sacrificar la comodidad, encuentras una verdadera conexión con el entorno en el que decidido pasar unas vacaciones memorables. Los tipos de turismo rural nos llevan en un viaje en el que la naturaleza impera.

En primer lugar, es importante que tengas clara la definición del turismo rural. Se trata de una modalidad de turismo de naturaleza o alternativo, en la que se combina el placer de viajar y explorar nuevos destinos, con métodos que mitiguen el impacto negativo que genera el desplazamiento de las personas y su falta de conciencia en el cuidado al medio ambiente. El turismo rural consiste en aquellos viajes en los que las personas conviven e interactúan con las comunidades rurales, bajo los principios del desarrollo sustentable. Excelentes opciones de Glamping en España pueden resultar ideales para que tengas una experiencia de turismo rural inolvidable.

Los 5 Tipos de turismo rural más divertidos

1. El Turismo Verde

tipos de turismo rural

El primer tipo de turismo rural que queremos comentarte es el turismo verde. Se trata de una opción en la que se pone el foco en el medio ambiente y en la integración que el viajero puede hacer con los paisajes que le rodean. Es un estilo en el que las personas se dedican a descubrir el paisaje, a relacionarse con él y conectar con lo mejor de la esencia del destino escogido.

Existen muchas formas para hacer turismo verde. Actividades como el senderismo, los paseos a caballo o las rutas en bicicleta son parte de esta modalidad. También, para los más aventureros, la posibilidad de acampar en parajes naturales. Si eres de aquellos a los que seduce esta idea, pero no quieres sacrificar el confort en tu estadía, los Glamplings son la opción que mejor combina naturaleza y comodidad. Se trata de espacios armados en el medio de la naturaleza, pero con condiciones de habitabilidad totalmente confortables.

2. El Agroturismo

Otra de las versiones más populares del turismo rural es el agroturismo. Se trata de un tipo de turismo en el que se brindan servicios de alojamiento y experiencias en granjas o construcciones en las que se desarrollan actividades agrícolas. La esencia de esta propuesta es que el viajero pueda quedarse en un lugar en el que se haga una vida de agricultura o ganadería activa, en la que se pueda integrar como observador o incluso como aprendiz. Es una forma excelente para sumergirse en el estilo de vida de las personas de los campos.

3. El Turismo de aventura

modalidades de turismo rural

Y si eres de los trotamundos a los que seduce la emoción y la adrenalina, el turismo de aventura será tu favorito entre los tipos de turismo rural. Se trata de un formato viajero en el que se usa el entorno natural para conectar con las personas desde el deseo de descubrimiento y de aventura. Esta modalidad de turismo rural suele ser la preferida de muchos jóvenes, pues les ofrece la posibilidad de realizar actividades llenas de adrenalina como las escaladas, el barranquismo, los juegos de supervivencia o los saltos en parapente. ¡Diversión asegurada!

4. El Turismo de eventos

Otra tipología interesante de turismo rural es la que se conoce como turismo de eventos, en la que el elemento cultural tiene una preponderancia fundamental. Esta clase de experiencias podemos hallarlas tanto en medios urbanos como rurales, y siempre están asociadas a manifestaciones o actividades puntuales. Es el caso del turismo religioso en temporadas como semana santa, el turismo festivo en épocas como el carnaval o el turismo de eventos históricos y conmemoraciones.

5. El Ecoturismo

turismo rural

Y quizás entre las categorías más populares, nos encontramos con el Ecoturismo. Su esencia se basa en la posibilidad de viajar por áreas naturales sin perturbarlas, disfrutando de sus paisajes, flora y fauna silvestre, pero sin generar ninguna acción que pudiera alterar el ecosistema. En esta clase de prácticas turísticas se prioriza la interacción de los viajeros con el entorno, desde una óptica educativa, formativa. Lo fundamental es que el viajero aprecie la naturaleza, las sociedades autóctonas, los medios de vida de las regiones que visita, desde una perspectiva de integración, conservación y respeto, en la que se lleve de vuelta a casa un aprendizaje valioso.

En definitiva, el turismo rural se sustenta en una forma más responsable, empática y comprometida de disfrutar los parajes con los que la tierra nos homenajea a diario. Sea cual sea el estilo que más te guste, encontrarás opciones para vivir al máximo el contacto con la naturaleza y los paisajes que te seduzcan, sin sacrificar la comodidad. Y tu… ¿Ya estás listo para tu próximo viaje?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.