Esta ciudad española, considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, nunca obtuvo la misma atención que otras urbes de similares características. De la misma manera que sucede con los desconocidos tesoros de Lugo, Cáceres se encuentra en una tesitura complicada; librarse del prejuicio global que la equipara con Andalucía. No, ni Cáceres ni el resto de Extremadura es Andalucía y, de hecho, la fusión de numerosas culturas han convertido a Extremadura en una tierra única por descubrir.

El casco histórico de Cáceres, Patrimonio de la Humanidad

Si hay algo en lo que coincidimos quienes hemos visitado Cáceres es en catalogar su zona histórica entre las más bellas de la península. Pasear por sus callejuelas y por los vestigios del arte románico, gótico y renacentista es la obligación de todo visitante.

Plaza Santa María de CáceresAún más lo es conocer la plaza de Santa María y descubrir la catedral homónima que se alza, orgullosa, en pleno núcleo urbano. Además de esta calle principal, son típicas las calles de San Mateo y San Jorge, que son dos de los lugares de mayor interés para todos los viajeros que quieran conocer un poco más acerca de la riqueza artística de esta bella ciudad.

Plaza Santa María de CáceresSi te encantan las casas y palacios, Cáceres está plagada de ellos. Destaca el bello palacio episcopal que es una construcción única en su especie.

Plaza Santa María de CáceresTambién las casas de Ovando y Moraga son rincones de gran interés para el viajero.

Plaza Santa María de CáceresDel mismo modo es habitual encontrarse con múltiples torres ofensivas en cada uno de sus rincones.

La gastronomía de Cáceres, ¡Enamórate!

img6Las migas extremeñas son, tal vez, uno de los platos más conocidos para el visitante que viaja a Cáceres. Sin embargo, no es el único. Merece la pena probar la sopa extremeña, un caldo con ajo, chorizo y muchos más elementos que es ideal para calentar el estómago en la época invernal. Además de esto, son típicas las “chichas”, los embutidos y carne de cerdo. La torta de Casar cuenta con su propia denominación de origen. También son típicas la caldereta, la chanfaina, el frite, y numerosos dulces como son los huesos de santo, las perrunillas, los pestiños y las floretas.

Si te ha sido un placer para tus sentidos conocer un poco más la capital Cáceres no te puedes perder el encantador pueblo de Ribera del Fresno. Un destino encantador para una tierra encantada, ¡Disfruta, viajero feliz!

Imágenes: Elemaki , Equipob2bviajes , Turespaña , Chemawako-Commonswiki , Efe .