España es una de las naciones más ricas para el turista, venga de donde venga. La Gran Vía de Madrid, la Sagrada Familia de Barcelona, las playas de Ibiza… son cientos de destinos alucinantes de los que te puedes enamorar. Pero entre todos ellos, hay uno que va más allá del simple turismo. Uno que remueve y fortalece la fe y la espiritualidad. Se trata de un viaje rumbo al oeste, que recorriendo el norte de la Península persigue llegar hasta Santiago de Compostela, y hasta la propia tumba del Apostol Santiago. Son muchas las rutas que puedes tomar para hacer este viaje épico. Para todas debes considerar armarte con los equipos de peregrino que facilitarán tu travesía. Los mejores los encontrarás en equipatucamino.com.

Los mejores 5 tips para hacer el Camino de Santiago

Puedes ir bordeando el Camino de la Costa, tomar el camino francés, el Vasco-Riojano, el Lebaniego o cualquier otra ruta jacobea. Si ya estás decidido a sumarte a los miles de peregrinos que hacen esta ruta cada año, presta atención a los siguientes tips que te ayudarán a sacarle el máximo partido y provecho a tu travesía. Eso sí, para cualquiera de estas opciones, deberás hacerte con el mejor equipaje: desde llevar el calzado más pertinente hasta elegir las mochilas para el Camino de Santiago para que te hagan la ruta más cómoda.

1. Presta atención a la elección de la ruta

Consejos para hacer el Camino de Santiago

Pues, para Santiago de Compostela aplica el mismo dicho aquel de que «todos los caminos conducen a Roma». Llegar hasta la tumba del Apostol Santiago puede ser posible tomando las rutas más diversas. Cada una tiene peculiaridades, así que es importante que te decidas por la que más se adapte a ti y a tu grupo de viaje. Quizás la ruta más tradicional es el Camino Francés, que parte de Saint Jean Pied de Port y puede realizarse en unos 25 a 31 días.

Si cuentas con menos tiempo y tu estado físico es bueno, puedes aventurarte a rutas un poco más exigentes. Por ejemplo, el Camino Primitivo, que parte de Oviedo y cuenta con algunas etapas de montaña de gran belleza. El Camino Portugués es otra de las opciones más encantadoras y quizás la más breve. La inicias en la localidad de Tui y habrás llegado a la plaza del Obradoiro en unos cinco o seis días.

2. Entrena antes de hacer el Camino

Si te emociona hacer la peregrinación del Camino de Santiago, pero hace años que no caminas dos kilómetros seguidos, pues quizás sea hora de encender las alarmas. Cada ruta del camino tienen diferentes tipos de exigencias. Desde las más complejas y empinadas hasta las más serenas y de pocas pendientes. Elegir la mejor para ti dependerá de tu estado físico y edad. Pero aunque apuestes por la más fácil, ten por seguro que igual será exigente. Se trata de trayectos muy largos, para los que debes preparar a tu cuerpo.

Lo ideal es que empieces a entrenar con método, unos meses antes de hacer tu peregrinación. Puedes probar con rutas de trekking en tu ciudad, que te prepararán no solo en la resistencia cardiovascular, sino que te permitirán irte adaptando al ejercicio en el medio ambiente, sin la comodidad de los gimnasios.

3. Apuesta a la ligereza

Acá hay otro punto que es muy importante al planificar tu ruta al Camino de Santiago. No se trata de una caminata ligera al aire libre, sino de una ruta de varios días, en la que tendrás que llevar tu ropa y los demás implementos que necesites. Lo fundamental en este caso es elegir una mochila cómoda, con las dimensiones justas para lo que debas llevar y que te resulte fácil de transportar. Una vez elegida la mochila, cuida muy bien con qué llenarla. Olvídate de excesos de ropa. Mientras más ligero viajes, mejores posibilidades de desplazamiento tendrás.

4. Empieza a caminar temprano

Si eres de esos que dan vueltas en la cama hasta las diez de la mañana, pues prepárate para cambiar tus hábitos durante la peregrinación. El clima es un factor fundamental a considerar. Por supuesto que habrá variaciones según la época del año en la que decidas viajar. Pero el líneas generales, ya cuando llega el mediodía el sol comienza a ser un problema para los caminantes. Y si paras a almorzar, seguro te va a costar bastante más reiniciar ruta. Lo ideal es que aproveches las primeras horas de la mañana. Si inicias la caminata a las seis y siete de la mañana, ya a las doce del día habrás hecho un muy buen tramo.

5. Elige un buen calzado

Camino de Santiago

El cuidado de tus pies es un asunto vital en la peregrinación. El líneas generales los peregrinos usan botas de montaña, que le ofrecen resguardo y protección al pie. Sin embargo, en los últimos tiempos han aparecido opciones de zapatillas más ligeras e impermeables. Elige la mejor, considerando la comodidad y la seguridad. Una vez cubiertos estos tips, ya estarás listo para empezar tu ruta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.