La República Islámica de Irán, también conocida como Persia, es una nación con un sinfín de agridulces, que se dejan ver no sólo en la comida iraní. Su historia reciente, plagada de pobreza y guerras, se enfrenta con el empuje propio del resurgimiento. Irán lucha por abrirse al mundo desde otra perspectiva, y emplea el turismo como un vértice de apalancamiento. Los desiertos impactantes, islas paradisíacas, verdes montañas, ciudades con milenios de historia, la gentileza de su gente y la comida típica de Irán, son parte de las herramientas con las que cuenta para constituirse como un destino turístico potente.

Sin embargo, la apertura al turismo por la que pasa Irán, aún está en su etapa inicial. Hay muchos aspectos que deberás tomar en cuenta si quieres visitar este país. Por ejemplo, es importante considerar que tienes que gestionar una visa para poder entrar. También puedes tener dificultades con el uso de las tarjetas de crédito internacionales. Páginas de internet como Facebook, Twitter, Netflix o Youtube tienen acceso bloqueado o limitado, y deberás cumplir algunas estrictas normas islámicas. Si a pesar de estos detalles, te mantienes con ganas de descubrir todos los secretos que esconde este maravilloso país y la exquisita comida iraní, acompáñanos en El Viajero Feliz por este recorrido gastronómico.

Comida típica de Irán: Introducción a su Gastronomía

La comida iraní no es para cualquiera. Si quieres disfrutarla en verdad, tienes que dejar de lado prejuicios y gustos conservadores, y estar dispuesto a descubrir un mundo de aromas, especias, texturas y sabores, que estamos seguros de que dejarán una huella en tu paladar y recuerdo. La comida típica de Irán es una mezcla de diferentes estilos culinarios de todas sus regiones, cada una con sus ingredientes y sazón particular.

Hay algunos ingredientes básicos que veremos con frecuencia en los diferentes platos: el pan y las verduras frescas siempre están presentes. El arroz es casi un imprescindible, y las especias como la sal, la pimienta y el zumaque, se usan de manera abundante en las preparaciones. También algunas hierbas como la menta, la hierbabuena y el cilantro. Es común que la mesa sea servida en su totalidad, sin diferenciar entre entradas y platos fuertes. Generalmente se empieza por estos, para luego pasar a las comidas más ligeras. Descubramos entonces estas 10 delicias de la comida típica de Irán.

1. Pan Iraní

Comida típica de Irán. Pan iraní

El pan iraní, también llamado pan persa, es un tipo de pan plano pero bastante grueso, típico en la gastronomía de este país. Fresco y de sabor suave, solemos encontrarlo en los restaurantes, acompañado de quesos de leche de oveja. Uno de los ingredientes imprescindibles para hacer pan iraní es la sémola, que le proporciona elasticidad y un característico y atractivo color tostado.

También es posible hacer esta receta en casa. Necesitarás harina de repostería, levadura, sal, sésamo, sémola de trigo duro y semillas de cebolla negra. Todos estas especias le dan su sabor característico que, aunque sutil, deja en el paladar un gusto para nada insípido. Incluso, hay quienes disfrutan de comerlo sin acompañantes. El pan iraní es un clásico de las mesas, así que si te animas a explorar la gastronomía de este país, seguro no dejarás de probarlo.

2. Kebab

Comida típica de Irán. Kebab

El kebab es una de las más conocidas comidas típicas de Irán, y se extiende también hacia Turquía, Paquistán y la India. Su nombre proviene de la cultura persa, y era considerado un alimento de reyes. El significado de la palabra kebab es «carne a la parrilla». Y se trata justamente de esto: la pieza magra de la carne, junto a piel y tejidos grasos, que se pican y se marinan con ajo, aceite, vinagre, zumo de limón, sal, tomate, mostaza, pimienta y pimentón.

La forma de preparación que se ha hecho más internacional, es el conocido shawarma. Hablamos de esta misma carne marinada y con un sabor muy fuerte, picada en trozos y envuelta en una torta de pan pita. Con el agregado de vegetales frescos como lechuga y tomate, y algunas salsas, nos queda un plato delicioso, que ha sabido calar muy bien en el gusto de los occidentales. Al ser una preparación relativamente fácil de hacer, forma parte de la cotidianidad en las mesas iraníes.

3. Ghormeh Sabzi

Comida típica de Irán. Ghormeh Sabzi

Este plato viene con toda la fuerza, y por eso es uno de los más importantes en la comida típica de Irán. Una aromática mezcla de espinacas, judías, limas, cebollas y cebollín, a la que se le agregan diferentes hierbas, es la base del Ghormeh Sabzi. De acuerdo al gusto del cocinero, se le agrega carne de vaca o de cordero, para darle una mayor consistencia a la preparación, que se sirve de manera infaltable con un buen plato de arroz blanco. La mezcla de ambas da un sabor gustoso y de textura suave. Es un clásico de la comida iraní que no deberías perderte.

4. Polo Baghali

Comida típica de Irán. Polo Baghali

El Polo Baghali es uno de los platos más tradicionales y ricos de la gastronomía iraní. Esta hecho a base de arroz basmati, una variedad de arroz que se caracteriza por sus exquisitas fragancias y su grano fino y alargado. En esta comida, el arroz se lleva a cocción, junto a especias como eneldo, sal, pimienta y habas frescas. Puede servirse acompañado de patatas y proteínas como pollo, pescados o pavo. Lo central del plato es el marcado sabor y textura del arroz, abundante en especias y aromas que hacen de su degustación una experiencia que satisface no solo al gusto, sino también al olfato y la vista.

5. Kashk-e Bademjan

Comida típica de Irán. Kashk-e Bademjan

Si quieres probar un aperitivo que te regale un viaje gastronómico de sensaciones y te abra el apetito para otros platos, el ideal es el Kashk-e Bademjan. Este es un plato perfecto para compartir con amigos, y va muy bien acompañado de una rica cerveza. Lo que hace especial a este plato de la comida típica de Irán, es su combinación de sabores: berenjenas, exquisito queso curado persa, nueces, menta, cebolla y especias, se juntan en esta preparación deliciosa, que va muy cuando se unta a un trozo de pan pita.

6. Nabaat

Comida típica de Irán. Nabaat

Cuando hacemos un viaje gastronómico por los sabores de una tierra, es imposible dejar por fuera los dulces, esos alimentos que nos alegran el ánimo con sus matices azucarados. El Nabat es el dulce por excelencia de la comida típica de Irán. Es un azúcar cristalizado, que puede incluir azafrán, según el gusto de quien lo prepare. Generalmente viene adherido a un palillo de madera, como una paleta, y puede disfrutarse disolviéndolo en un té, o de manera directa como un caramelo. Si decides aventurarte a conocer Irán y la comida iraní, podrás encontrarlo sin dificultad, pues es muy común su consumo cotidiano.

7. Tahdig

Comida típica de Irán. Tahdig

El Tahdig es uno de los platos más auténticos y caseros de la comida típica de Irán. Es común verlo servido en las mesas de los hogares iraníes como un plato cotidiano. La palabra tahdig significa en persa «el fondo de la olla», y hace referencia a la parte que se queda pegada y tostada al fondo. Para lograrlo, se agrega un poco más de grasa al fondo del sartén u olla donde se esté cocinando. Sabemos que el tahdig quedó bien hecho cuando se despega de la olla en forma de bloque, quedando como una torta dorada. Puede hacerse de manera simple, sólo con el arroz, o agregar yogures y especias que le dan un sabor más elaborado al plato.

8. Ash Reshteh

Comida típica de Irán. Ash Reshteh

Si hablamos de gastronomía de manera integral, no pueden dejarse de lado las sopas, que en el caso iraní, son abundantes y ricas en sabores y aromas. Las sopas en Irán pueden tener múltiples ingredientes, como lentejas, frutos secos, fideos, especias, entre otros. Pero el ash reshteh ocupa una posición privilegiada entre los más de cincuenta tipos de sopas de la gastronomía iraní, y podemos encontrarla prácticamente en todos los rincones del país.

Este plato sofisticado y completo, además de tener un sabor exquisito, nos proporciona una buena carga de energía. Esta hecha con alubias, fideos delgados, yogurt agrio y hierbas como perejil, espinaca, cebolla de verdeo, eneldo, y según el gusto del cocinero, también podrá llevar lentejas, harina, menta seca, garbanzos, cilantro, cebollas, ajo, aceite, sal y pimienta negra. Puede también agregársele carne, para hacerla un plato más fuerte. Es una opción de la comida iraní con la que, estamos seguros, ¡no te quedarás con hambre!

9. Arroz con Nueces y Frutas Secas

Comida típica de Irán. Arroz con Nueces y Frutas Secas

Con este plato volvemos al clásico por excelencia de la comida iraní: el arroz. Los cocineros iraníes logran un hallazgo mágico en sus fogones con este ingrediente simple. Transforman el sabor sencillo y sin mayores aspavientos del arroz, en una delicia culinaria. ¿Cómo lo logran? Simplemente haciendo uso de los ingredientes que tienen a mano, los autóctonos. A un arroz simple le agregan nueces, pasas de uvas, merey, albaricoques, aceitunas, higos secos, cebolla, sal y pimienta negra, y el resultado es un plato tan fácil de hacer como extraordinario en sabor. Anímate a probarlo en tu visita a Irán, y descubrirás un nuevo y mejor rostro del arroz.

10. Sabzi Khordan

Comida típica de Irán. Sabzi Khordan

Total frescura es lo que encontramos en este delicioso plato de la comida típica de Irán. El Sabzi khordan en básicamente, una mezcolanza de verdes: diversas hierbas frescas y vegetales crudos se unen para ofrecer un acompañante delicioso a cualquier plato principal. Los principales ingredientes que se utilizan para prepararlo son la albahaca, el perejil, los rábanos, el cebollín, la menta, el eneldo, el berro y el cilantro. También puede llevar algo de queso y nueces, y acompañarse con pan pita.

El medio oriente en todo su esplendor se despliega en los fogones de la comida iraní, para regalarle tu a paladar experiencias únicas. Carnes, arroces, vegetales, dulces y muchas especias, forman parte de lo que la buena mesa local tiene para ofrecer a sus comensales. Ya ves, este país no es sólo lo que hemos visto tradicionalmente en los noticieros. La comida típica de Irán, la gentileza de su gente y sus maravillosos parajes naturales, harán que seguramente quieras incluirlo en tu lista de países por conocer, ¡y en los que comer!