Nueva Zelanda significa literalmente, la tierra de la gran nube blanca. Este singular país está ubicado en el suroeste del Océano Pacífico, en Oceanía. Se integra por dos grandes islas: la Isla Norte y la Isla Sur, a las que se agregan otras varias islas menores. Producto de sus características geográficas, tiene una naturaleza exótica que define las costumbres, los modos de vida y la comida típica de Nueva Zelanda. La mayoría de su población es de ascendencia europea, pero también tiene una comunidad importante de indígenas maoríes. Asimismo, es común ver grandes comunidades de asiáticos y polinesios, especialmente en las zonas urbanas. Ellos también han influido en los sabores de la gastronomía de Nueva Zelanda.

Entre los aspectos que más destacan de esta nación, está su notable aislamiento geográfico. Se encuentra a cerca de dos mil kilómetros del sureste de Australia en el mar de Tasmania, y sus vecinos más cercanos al norte son Nueva Caledonia, Fiyi y Tonga. Existen algunas curiosidades de Nueva Zelanda muy particulares, como el hecho de ser el primer país que dio a la mujer el derecho al voto, en el año 1893. También que en su territorio no se encuentran serpientes de ningún tipo, pero sí pinguinos, y es que se constituye como el país que alberga al mayor número de especies de pinguinos a escala mundial. Acompáñanos en El Viajero Feliz a conocer un poco de la esencia y los mejores platos de la gastronomía de Nueva Zelanda.

Comida típica de Nueva Zelanda: introducción a su gastronomía

Uno de los elementos que marca la gastronomía de Nueva Zelanda, es el hábito de sus pobladores de alimentarse estando lo más relajados posibles, dedicando suficiente tiempo al ritual de comer. La cocina de este país se caracteriza por la frescura y jovialidad. Teniendo pocos años de historia, impera en la comida típica de Nueva Zelanda, la voluntad de experimentar con los ingredientes, sabores y combinaciones, y justamente allí radica el secreto de su riqueza.

El océano circundante y las tierras fértiles marcan el rumbo de los ingredientes. Los fogones neozelandeses toman inspiración de los pueblos de Europa, Asia y la Polinesia. También tiene marcada influencia la cocina de la etnia indígena predominante, los maoríes. Resaltan en los platos de la comida típica de Nueva Zelanda, ingredientes como el cordero, el cerdo y el venado. En productos del mar, el salmón, las ostras, mejillones y vieiras son muy utilizadas. También se incluyen activamente las frutas, y tienen un amplio desarrollo en la gastronomía de postres. Descubramos los diez mejores platos de la cocina de este país.

Platos imprescindibles de Nueva Zelanda

1. Hangi maorí

Comida típica de Nueva Zelanda. Hangi maorí

En este plato de la comida típica de Nueva Zelanda, se refleja la profunda influencia de los maoríes en los fogones del país. Al hablar de hangi nos referimos a un método de cocción que ha sido utilizado por este grupo indígena durante los últimos dos mil años. Es una forma simple y ancestral de cocinar carnes o mariscos con verduras en una barbacoa hecha en el suelo. La cocción llega con el vapor de rocas muy calientes. Aunque la modernización ha llegado a la cocina, sustituyendo las rocas por máquinas a gas, el principio es el mismo: la carne roja o blanca, acompañada de verduras y servida al vapor. Es uno de los platos más tradicionales de la gastronomía de Nueva Zelanda.

2. Asado Hogget

Comida típica de Nueva Zelanda. Asado Hogget

Si eres de los viajeros que ama aventurarse a probar los platos más autóctonos de cada destino, el asado Hogget es el rey de la comida típica de Nueva Zelanda. Es un riquísimo asado hecho con carne de cordero al horno, que se condimenta con diversas hierbas. Generalmente para este asado se seleccionan ovejas chicas, de menos de dos años, por lo que la suavidad de la carne destaca en el paladar. El asado Hogget se sirve con una rica salsa de menta, y acompañado de vegetales como batatas, calabacines, pimientos o papas.

3. Whitebait Fritter

Comida típica de Nueva Zelanda. Whitebait Fritter

Whitebait es el nombre que reciben los espadines, pequeñísimos peces que abundan en las costas de Nueva Zelanda. Viajan en bancos, así que su captura es bastante simple. Los espadines son el ingrediente principal para el whitebait fritter, uno de los platos emblemáticos de la gastronomía de Nueva Zelanda. Se trata de una especie de tortilla hecha a base de huevos, muchos de estos pescaditos, y un poco de tomate. Es un plato fresco y ligero, que suele comerse con frecuencia en las mesas familiares neozelandesas.

4. Fish and Chips

Comida típica de Nueva Zelanda. Fish and Chips

Esta es quizás una de las preparaciones de la comida típica de Nueva Zelanda, más internacionalizada. Aunque los neozelandeses se debaten el origen del plato con el Reino Unido, lo cierto es que su consumo es bastante común, especialmente en puestos de comida rápida, aunque también se sirve en restaurantes más formales. Se trata de trozos de pescado fresco, como el pargo, el tarakihi o el hoki, que se fríen en aceite y se sirven junto a papas fritas como acompañante. Es común ver este plato presentado en cucuruchos de papel, perfecto como un bocadillo a mitad de un paseo.

5. Colonial Goose

Comida típica de Nueva Zelanda. Colonial Goose

Este plato destacado de la comida típica de Nueva Zelanda, encierra una simpática curiosidad. Aunque su traducción literal significa ganso colonial, la realidad es que el ganso no se incluye entre los ingredientes de su elaboración. Este exquisito platillo se hace con carne de cordero. Para ser exactos, con la pierna, que debe ser deshuesada y cocinada con miel y frutos secos. En la cocción se agrega abundante vino, lo que ayuda a que su sabor, color y textura, sean tan característicos. Suele servirse acompañado de papas o zapallos, y es uno de los platos más aclamados de los fogones neozelandeses.

6. Estofado de cordero

Comida típica de Nueva Zelanda. Estofado de cordero

Este es uno de los platos de la gastronomía de Nueva Zelanda, en los que más se aprecia la influencia de los fogones y tradiciones inglesas. Manteniendo el cordero como ingrediente estrella, este estofado es una de sus mejores presentaciones. El trozo de carne se sazona generosamente con sales y hierbas. Luego pasa por un brevísimo proceso de fritura. El paso final es la sartén, en la que se saltea con una salsa de vino tinto y romero, acompañado de abundantes verduras, entre las que no puede faltar la zanahoria. Un plato de sabores fuertes, capaz de saciar el apetito del más voraz.

7. Lamingtons

Comida típica de Nueva Zelanda. Lamingtons

Los dulces y postres tienen un sitial de honor en la comida típica de Nueva Zelanda. Entre ellos, los lamingtons son de los más clásicos y aclamados. Estos bizcochitos esponjosos se elaboran con mantequilla y se presentan en forma de pequeños cubitos. Uno de los atractivos fundamentales de este plato, son los distintos glaseados: pueden ser de chocolate, mermelada de frambuesa, de crema batida o ralladura de coco espolvoreada, que está entre los más comunes. Si viajas a Nueva Zelanda, no tienes excusas para no probarlos, pues se consiguen en casi todas las panaderías y pastelerías, e incluso en supermercados.

8. Tarta Pavlova

Comida típica de Nueva Zelanda. Tarta Pavlova

Estamos seguros de que la Pavlova es una de las tartas más deliciosas que probarás en tu vida. No en vano lidera la lista de los mejores postres de la gastronomía de Nueva Zelanda, aunque su origen también es reclamado por los australianos. Este riquísimo postre debe su nombre a la bailarina de ballet Anna Pávlova. Es un pastel crujiente por fuera y muy cremoso y ligero por dentro. Consiste en una base de merengue sobre la cual se pone crema batida, chocolate y trozos de fruta, especialmente abundantes frutos rojos. Según la preferencia del cocinero, puede hacerse en una base circular o cuadrada, sobre la cual se ponen los demás ingredientes; o también puede hacerse formando una caja con el merengue y luego rellenándola. Son distintas versiones del mismo postre, que es adorado por los neozelandeses y los visitantes.

9. Hokey Pokey

Comida típica de Nueva Zelanda. Hokey Pokey

¿Ya te dijimos que los neozelandeses son expertos en dulces? Pues el siguiente plato de la comida típica de Nueva Zelanda, también es un delicioso postre. El Hokey Pokey es un tipo de toffee de caramelo dulce con una sólida textura de aspecto esponjoso. Para su elaboración se utilizan diversos ingredientes, como el azúcar moreno, el jarabe dorado (melaza y miel de caña), el bicarbonato de sodio y un leve toque de vinagre. Es un plato que demuestra la creatividad culinaria del neozelandés, pues su presentación es variada: puedes encontrarlo en forma de barritas, trocitos y cubos, como los que se aprecian en la imagen. También está la variante del helado, cuya textura cremosa lo hace irresistible.

10. Afghan Biscuits

Comida típica de Nueva Zelanda. Afghan Biscuits

¿Te cuentas entre los amantes del chocolate? ¡Pues este postre es para ti! Con delicioso cacao en polvo, mantequilla, harina, azúcar, leche, hojuelas de maíz, una cremosa cobertura de chocolate, y el detalle final de las nueces como topping, se hacen estos Afghan Biscuits. La combinación entre la textura de la galleta y los sabores de chocolate y nuez juntos, generan una explosión en el paladar. Como parte de la comida típica de Nueva Zelanda, los Afghan Biscuits son preparados en los hogares y acompañados con una taza de té o leche caliente. Por supuesto que en los cafés y bares también los hallarás, y puedes degustarlos como una perfecta merienda.

Nueva Zelanda es un país realmente extraordinario. La naturaleza en pleno se manifiesta en sus fogones, y una infinita creatividad logra la presentación de platos deliciosos e inolvidables. Si estás pensando que tu próximo viaje sea a Nueva Zelanda, considerado por muchos como el país más libre del mundo, y el único donde encuentras ¡nueve ovejas por cada humano!, prepara tu abrigo y tu cámara fotográfica, pues harás postales que seguro querrás decorando tu sala. Prepara también tu sentido del gusto, para probar una gastronomía exótica y rica, que encierra toda la magia y misterio de Oceanía.