Es muy posible que te veas en situación de viajar con tu bebé de a penas meses. El simple hecho de saber que harás más de 10 horas de vuelo, te debe aterrorizar. ¿Viajar en una caja de metal, sobrevolando un océano, totalmente incomunicado? ¡Qué pesadilla! Aquí te damos algunas ideas sobre cómo garantizar que tú, tu bebé y tus compañeros de viaje paséis un buen vuelo.

Preparación

Lo primero que hay que hacer es llamar a la aerolínea y pedir información sobre los artículos que puedes llevar en tu equipaje de mano, y así evitar problemas al pasar por el control de seguridad. También hay que asegurarse de seleccionar los asientos delanteros, que suelen tener más espacio.

blue-69762_1280

Pide también asesoramiento a su pediatra. Él te dirá qué hacer si tu bebé contrae fiebre o diarrea durante el vuelo. Con suerte, sus consejos no serán necesarios.

Al ir al aeropuerto, llega con varias horas de antelación. Esto evitará retrasos al hacer check-in y durante la revisión de tu equipaje. Además, carga con un cochecito ligero y con un asiento de seguridad: si tienes la posibilidad, compra un pasaje para tu bebé. Esto te permitirá tener más espacio y comodidad.

Cinco minutos antes de subir al avión, cambia su pañal para tratar de hacerlo lo menos posible en el avión.

Tranquilidad y paciencia por encima de todo

Viajar con un bebé no es ninguna tragedia: por supuesto lo normal es que acabe llorando, y eso tal vez causa molestias a los demás viajeros. Pero, al fin y al cabo, probablemente no vuelvas a encontrarte con ninguna de las personas que te rodean en el avión, así que paciencia. Lo único que puedes hacer es preparar, preparar y preparar, pero al final del día, un bebé hará lo que quiera.

newborn-220142_1280

En conclusión: al viajar con un bebé cerciórate de haber tomado todas las medidas necesarias para hacer un viaje tranquilo. Si algo sale mal estarás preparado. Lo demás no importa.

¿Te han sido útiles estos consejos? Pues visita también 10 consejos para ser un buen viajero.