No es un secreto para nadie que nuestro crecimiento personal y profesional es de gran importancia. De allí que muchos tomen la decisión de estudiar y trabajar en el extranjero como una forma de buscar nuevos horizontes, retarse a sí mismos y vivir aventuras.

En los últimos tiempos se han puesto muy de moda los cursos vocacionales y universitarios en el extranjero. Pero ante esta realidad surgen cientos de dudas: ¿qué países son los mejores para estudiar y trabajar en el extranjero?, ¿cuáles son las ventajas de estudiar y trabajar en el extranjero?, ¿cómo hacerlo? En este artículo responderemos a estas consultas habituales y, además, te daremos unos consejos que debes seguir.

¿Por qué estudiar y trabajar en el extranjero?

Mapamundi y espejuelos simbolizando estudiar en el extranjero

Tendrás acceso a otro tipo de sistema educativo

Cada país tiene su propio proceso para manejar la enseñanza y el aprendizaje. Por tanto, es posible que te encuentres con una nueva metodología de la educación. Este cambio, incluso un poco radical, puede dar lugar a que conozcas tus talentos ocultos. En tus clases puedes aprender a ver el mundo de una forma diferente y tus hábitos de estudio pueden verse modificados. ¡Aprovecha este nuevo reto!

Además, incrementarás la oportunidad de encontrar trabajo, bien sea en tu país de origen o en el país que te acogió. Tener un currículo con estudios internacionales siempre es un factor que impresiona a los reclutadores.

Mejorarás tu imagen como profesional

Dentro de tu gremio empezarás a ganar relevancia. En este contexto de la sociedad actual, se aprecia a aquellos profesionales que toman el riesgo de estudiar y trabajar en el exterior. Además, estar en el extranjero te permite conocer las últimas tecnologías y tendencias en tu área de estudio.

Serás más flexible

Puede ser que durante el tiempo que estudies tengas que realizar algún trabajo temporal o fuera de tu experiencia profesional. ¡No te molestes por esto! Es una oportunidad para ser flexible, ver la vida desde otra perspectiva.

Por ejemplo, quizás estás estudiando una maestría en ingeniería, pero tu trabajo de medio tiempo será como bartender. Estas actividades no guardan relación entre sí. Sin embargo, igual son excelentes oportunidades para aprender, conocer, explorar y tomar nuevos retos.

Estudiar y trabajar en el extranjero te permite conocer lugares maravillosos

Al estar en el extranjero, podrás recorrer la ciudad con más detenimiento. Así, tendrás una perspectiva distinta a si solo lo visitas como turista.

La posibilidad de vivir la ciudad como un local se incrementa si haces amigos en la zona. Ellos te llevarás a conocer esos restaurantes, tiendas, parques y calles que no se encuentran en un artículo en internet en los que realmente podrás sumergirte.

Podrás pagarte tu estadía

Una de las preocupaciones que tienen los estudiantes en el extranjero es cómo cubrir su estadía en ese país o qué hacer en caso de que se agoten los ahorros.

Al estar trabajando, puedes tener ingresos constantes. Eso te permitirá prepararte para el futuro y cubrir tus necesidades básicas. No subestimes lo beneficioso que eso puede ser. Aunque vayas a este nuevo país con solvencia económica siempre pueden surgir imprevistos.

Ampliarás tu red de contactos

En el extranjero es común que los empleos se obtengan, en gran medida, gracias al networking. Estar expuesto a contactos internacionales puede darte a conocer a personas líderes en tu sector. Eso, sin duda alguna, te puede conectar con la oportunidad laboral de tus sueños.

Consejos para estudiar y trabajar en el extranjero

Varios estudiantes

Toma la decisión con calma

El primer consejo es que tomes esta decisión con calma. Es decir, investiga muy bien sobre los cursos que puedes realizar, cómo es el país al que llegarás o qué documentos necesitas.

Uno de los errores más comunes es querer que este proceso sea de un día para otro sin detenerse a pensar cuáles son las posibles consecuencias u oportunidades. No descartes la posibilidad de asesorarte con un experto.

No te agobies

Aunque parezca que estás completamente solo en un país ajeno, no es así. Siempre puedes contactar a tus amigos y familiares, quienes te harán sentir seguro. De igual forma, con el paso del tiempo irás haciendo nuevos amigos.

Considera también viajar en la compañía de tu amigo más cercano. Eso hará que puedan atravesar juntos todos los cambios que implicar estudiar y trabajar en el extranjero. ¡En todo momento te sentirás apoyado!

Aprovecha el tiempo al máximo

Adicionalmente, tienes que aprovechar el tiempo que estás en esa ciudad. Es probable que obtengas una visa por un tiempo corto. No descartes la posibilidad de participar en tantos planes como sea posible.

Recuerda que una de las cosas que te quedará para toda la vida es el recuerdo de lo que viviste. No te dejes llevar por la pereza o por las ganas de estar todo el día viendo películas.

Empaca tu maleta con tiempo

Como consejo extra, empaca tu maleta con varios días de antelación. Esto lo debes hacer con el objetivo de evitar que dejes algún objeto importante.

Países para estudiar y trabajar en el extranjero

Irlanda

Se está convirtiendo en uno de los países preferidos para estudiar y trabajar en el extranjero debido a que su sistema educativo puede ser definido como de primer mundo. Constantemente están incluyendo innovaciones asombrosas. Una de las principales ventajas de este país es que los extranjeros pueden optar por la Working Holiday Visa. Esta te da la posibilidad de estudiar y trabajar en ese país durante un año.

Además, Irlanda ofrece múltiples opciones de cursos. Como hay tantas, y para que no te abrumes buscando, te compartimos algunos cursos que permiten trabajar y estudiar en Irlanda. ¡Échales un vistazo!

Australia

Otro de los países que se ha ganado el puesto como favorito para estudiar y trabajar es Australia. Su principal atractivo es que cuenta con numerosos sitios que puedes visitar, un clima increíble y una cultura insuperable. En este país puedes acceder a buenas oportunidades laborales, ya que su tasa de desempleo es de apenas 5,6 %. Además, ofrece oportunidades de trabajo accesibles para estudiantes foráneos.

Nueva Zelanda

Otra excelente opción es Nueva Zelanda. La mayoría de los estudiantes que llegan a este país lo hacen para mejorar sus habilidades en inglés. Sin embargo, su oferta académica no solo se basa en esto, sino también en muchas otras posibilidades.

Es recomendable que investigues cuál es la visa que te ayudará a cumplir tu objetivo. Entre las opciones se encuentra la visa de estudiante. Esta es aprobada solo por el tiempo que dure tu estadía y te permite trabajar durante 20 horas semanales. También puedes solicitar la Working Holiday Visa, que solo te permite trabajar durante 6 meses.

España

Dentro de los países para estudiar y trabajar en el exterior también se encuentra España. Su sistema educativo ha captado la atención de estudiantes hispanos. Este país tiene una cultura que te ayudará a fomentar un pensamiento global y más empático con el mundo. España ofrece cientos de posibilidades para quienes deseen cursar estudios de pregrado, maestrías o cursos. 

Cómo estudiar y trabajar en el extranjero

Estudiante con pasaporte y boleto de avión

1. Elige cuidadosamente la visa

Este paso es muy importante porque si no tienes la visa adecuada corres el riesgo de sufrir una multa, ser deportado o vivir una experiencia poco agradable. No todas las visas de estudiantes permiten que trabajes mientras estudias. Algunas solo te permiten laborar durante un corto período de tiempo o por un número determinado de horas a la semana.

Esta información la puedes encontrar en la web oficial de cada país. Ahí se obtiene de manera detallada los requisitos que debes reunir y el costo por cada visa para estudiar y trabajar en el extranjero.

2. Escoge un curso que quieras estudiar en el extranjero

¿No sabes cómo elegir un curso para estudiar y trabajar en el extranjero? En primer lugar, tienes que plantearte cuál es el tipo de educación que quieres encontrar en el extranjero. Existen diferentes tipos de cursos o estudios en los que puedes participar. Básicamente hay tantas opciones como las puedas imaginar.

Los más comunes son aquellos que se especializan en la enseñanza de algún idioma, siendo el inglés el más común. Sin embargo, también puedes matricularte en cursos vocacionales o VET, así como en estudios en cuanto a finanzas y negocios, marketing o alguna especialización de tu carrera universitaria.

Tampoco descartes tus hobbies o pasiones. Por ejemplo, si te gusta la cocina puedes apuntarte a algún estudio para ser chef, donde tendrás a profesores con reconocimiento internacional. Incluso puedes ir a perfeccionar tus habilidades en canto o baile. Hoy en día los países están modificando su cartera de estudios con el propósito de que los estudiantes extranjeros puedan encontrar una gran variedad de opciones.

A la hora de escoger el curso no olvides tampoco establecer el país y ciudad, así como el tiempo de duración que pretendes estar en el extranjero y, muy importante, tu presupuesto.

3. Matricúlate en algún instituto

Una vez que tengas aprobada tu visa y sepas qué quieres estudiar, llega el momento de matricularte en algún instituto. Aquí tienes que considerar diferentes factores, por ejemplo, tu edad o la ciudad donde tengas planificado vivir. También tienes que considerar si este instituto, academia o universidad tiene campus en otras partes de ese país.

Es importante que busques presupuestos. Encontrarás de todo tipo, desde precios que te parecerán una locura hasta otros que son más razonables. Asimismo, puedes considerar buscar el nombre de los profesores. Eso te puede dar una idea de cómo será la educación o qué puedes esperar.

Ten en cuenta que los programas de estudios tienen varias modalidades, desde grupos pequeños hasta clases individuales. Como verás, tienes que analizar pequeños detalles para que todo salga como esperas. Otro punto es buscar un horario que te permita estudiar y trabajar en el extranjero.

4. Organiza tu curriculum vitae

Estudiar no solo será tu objetivo, sino también encontrar trabajo rápidamente en el extranjero. Para agilizar este proceso puedes organizar y adaptar tu curriculum vitae a fin de que los reclutadores te tomen en cuenta con mucha más facilidad. En algunos países debes tener este documento sin foto o sin tu fecha de nacimiento, en otros es un requisito indispensable.

También puedes apuntarte a redes sociales como LinkedIn o portales de trabajo como Indeed para encontrar tan rápido como sea posible una oportunidad de empleo.

5. Compra tu boleto y empaca tu maleta

Una vez que realizas los pasos anteriores, solo queda comprar el boleto, arreglar tus pertenencias y llegar a tu destino. En cuanto a los boletos, lo más recomendable es que los compres con antelación. De esta forma, evitas pagar sobreprecio o por temporada alta. También contacta directamente a una aerolínea.

Por otro lado, antes de organizar tu maleta puedes elaborar una lista con todo lo que quieres llevar. Es una forma fácil y rápida de evitar que algo se te olvide.

Palabras finales

Estudiar y trabajar en el extranjero es un gran paso tanto en tu vida personal como profesional. Al principio puede que sientas dudas y temor; pero una vez que asumes el riesgo, vivirás la mejor experiencia de tu vida. Harás amigos, conocerás otras costumbres, ampliarás tus oportunidades laborales, dominarás otro idioma y saldrás de tu zona de confianza. Si crees que es tu oportunidad de estudiar y trabajar en el extranjero, comienza a preparar tu viaje.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.