No son pocas las cosas que hay que considerar antes de hacer la maleta para una escapada o un viaje vacacional. Entre otros elementos, es fundamental hacer una buena selección de ropa, para llevar la correcta, y sin excederse para no ocupar demasiado espacio, pero sin quedarse demasiado corto y tener siempre algo que ponerse para cada ocasión.

En cada viaje hay que pensar en su tiempo de duración y en el tipo destino o destinos que se van a visitar, además de la época en la que se lleva a cabo el viaje, para hacerse una idea de la cantidad y el tipo de ropa que se debe llevar. Es importante valorar si se van a visitar zonas de alta montaña, donde puede hacer frío y se necesitarán unas botas de trekking, se va a optar por destinos de playa o si en la zona elegida hay alguna probabilidad de lluvias

Prendas que debes llevar en tu viaje

ropa de viaje

El viaje se vive desde el mismo momento en que se sabe la fecha elegida para las vacaciones y se conoce el destino. Unos días antes, llega el momento de seleccionar las prendas que se han de llevar para lucir bien sin renunciar a la comodidad y a la protección. Elegir la ropa y el calzado adecuado para mujer es la clave para que el viaje sea un éxito

1. Pantalones

Los pantalones son prendas básicas para los viajes por la comodidad que representan. En la época estival se deben llevar algunos cortos, y al menos uno o dos pantalones largos. Son ideales para llevarlos en los viajes de avión o los desplazamientos, ya sean en coche, tren o autobús. Los vaqueros tienen el inconveniente de ser pesados y abultar mucho, además de no resultar excesivamente cómodos cuando se pasan muchas horas sentada.

Hay que elegir pantalones livianos, como el pantalón boho de mujer, súper cómodo, versátil y siempre muy femenino. Los pantalones boho o pantalones hippies son vistosos y ofrecen a quien los lleva una grata sensación de libertad y movilidad. Son ideales para combinar con camisetas básicas. Para caminatas en la montaña, algún pantalón deportivo y para la playa no deben faltar los shorts.

2. Camisetas

Tanto las clásicas camisetas de manga corta como de tirantes son prendas que no deben faltar en la maleta. Es aconsejable que sean lo más transpirables posible para evitar el sudor. Al igual que para la ropa interior, lo ideal es llevar 3: una camiseta limpia para usarla en el viaje, otra para cambiarse al llegar al destino tras la ducha y otra limpia para usar al día siguiente. La sucia se lava y, de este modo, siempre se tiene una camiseta limpia para usar en el día, otra para el día siguiente y no se acumula ropa sucia.

3. Vestidos

Las mujeres siempre quieren verse bellas, femeninas y atractivas y, para conseguirlo, nada mejor que el vestido boho. Es el outfit perfecto para las noches cálidas de la época veraniega, quedan estupendamente para salir a tomar algo a una terraza o darse una caminata por el paseo marítimo al atardecer.

Los vestidos bohemios son sumamente románticos y se pueden encontrar en todos los estilos, largos, cortos o midi, para que cada mujer encuentre ese con el que se siente más cómoda. Se trata de una prenda cómoda y versátil que hace sentir muy bien en cualquier ocasión. Pueden combinarse con sandalias, botas, botines o zapatillas que permiten marcar estilo sin renunciar a la comodidad.

4. Ropa de playa

En la época estival no suelen faltar los destinos de playa, por lo que hay que llevar ropa adecuada para el baño. Aparte de bikinis o bañadores, un pareo siempre resulta muy cómodo, pues se puede poner tipo falda o vestido.

5. Chubasquero

Por el contrario, hay destinos en los que el tiempo, incluso en verano, es cambiante e impredecible, por lo que puede sorprender la lluvia en cualquier momento. Un chubasquero es un elemento básico para estos lugares, debe ser ligero, transpirable y que no abulte mucho. También es aconsejable llevar una chaqueta ligera o alguna otra prenda similar para cuando bajan ligeramente las temperaturas.

6. Sudadera o forro polar

Al igual que en el caso anterior, si se visitan lugares como las zonas de alta montaña, es fácil pasar algo de frío. Una sudadera o forro polar que se pueda doblar fácilmente y no ocupe mucho espacio en la mochila es ideal para este tipo de excursiones.

7. Calzado cómodo

No importa el destino, el calzado que se elige para un viaje siempre debe ser cómodo, pues de lo contrario cualquier visita o paseo puede convertirse en una tortura. Las sandalias son imprescindibles en los lugares en los que hace calor, para ir a la playa o salir a tomar algo… Unas zapatillas deportivas son los zapatos más adecuados cuando se van a dar largas caminatas. Dependiendo de si se va a pasear por la ciudad o por terrenos más escabrosos, se elegirá un tipo u otro o incluso unas botas de trekking para la montaña.

En cualquier caso, el mejor consejo es no estrenar nunca ningún calzado en un viaje. Es preferible optar por aquellos zapatos que ya se han probado y domado para asegurarse de que no van a causar ningún tipo de rozadura o malestar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.