Estambul es una joya, con un patrimonio que abarca distintas épocas históricas, culturas y estilos artísticos. Algunas de sus bellezas llaman la atención enseguida, maravillas como Santa Sofía y La Mezquita Azul, pero otras están escondidas en las entrañas de la ciudad, ocultas bajo nuestros pies. ¿Quieres descubrir el magnífico Palacio Sumergido de Estambul?

La Cisterna Basílica

8635488493_b6bfb1d9e7_k

A escasos 100 metros de Santa Sofía, en la histórica península de Sarayburnu, una simple y humilde entrada permite el acceso a un auténtico palacio subterráneo que forman 336 columnas de mármol de 9m de altura, la cisterna más grande de las 60 que fueron construidas bajo esta ciudad durante la época bizantina.

Fue mandada construir por Justiniano I en el año 532 para almacenar en ella el agua necesaria para abastecer a la ciudad en caso de ser asediada y no poder contar con el Acueducto de Valente. Actualmente, se cree que se construyó aprovechando una anterior estructura colocada por el emperador Constantino I el Grande.

11312564834_20f1938e88_k

En su momento, la cisterna proveía agua para el Gran Palacio de Constantinopla y otros edificios en el Capitolio, y continuó proveyendo agua al Palacio de Topkapi hasta los tiempos modernos.

La visita turística

Hoy en día, se ha habilitado la visita turística en el lugar colocando pasarelas de madera casi al nivel del agua, para que los turistas puedan recorrer el lugar y descubrir los increíbles y misteriosos detalles de sus construcciones.

Al visitar este lugar tan majestuoso como una catedral (¡9.800 m2 de superficie!), no sólo podremos maravillarnos ante las dimensiones del lugar, sino que también nos fijaremos en el valor arquitectónico y artístico de impresionantes columnas (de estilos jónico y corintio, y unas pocas de estilo dórico), las cuales fueron traídas a Constantinopla desde templos paganos de Anatolia.

11314957394_33136a9f61_k

Pero quizá lo más chocante y misterioso son las bases de columnas de Medusa. Situadas en la esquina noroeste del Palacio Sumergido, las bases de sólo dos columnas reutilizan bloques tallados con el rostro de Medusa. A diferencia del resto de columnas, su origen es desconocido y, según lo dicta la tradición, los bloques están orientados mirando a los lados y boca abajo, de manera que la gente en la cisterna pueda huir de la mirada de la Gorgona que, según la mitología, petrifica a quien osa mirarla.

5248380729_5116517ec1_b

El recorrido por encima del agua, observando las increíbles columnas iluminadas en una tenue luz, con suave música y el rumor del agua, ofrece un espectáculo totalmente inolvidable. ¿Te atreves? Pues descubre todas las otras  maravillas de Estambul.

Imágenes: Lassi KurkijärviAnita GouldSergey YeliseevDennis Jarvis

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.