Vota el post!

De todos los lugares que puedes encontrar,  la cripta de los Capuchinos, en la Via Veneto de Roma parece ser el lugar más improbable. Pero, en medio de este distrito de hoteles de cuatro estrellas, restaurantes caros y ostentosos habituales, reside un osario extraño que ha sobrevivido a los siglos. Aquí, cinco cámaras sucesivas están decoradas con patrones y viñetas cuidadosamente articuladas construidas, enteramente, de huesos humanos y cadáveres momificados.

La diabólica cripta de los Capuchinos

Construida, en algún momento, entre 1732-1775, cinco habitaciones contienen los huesos de más de 3.700 monjes capuchinos, así como Romanos indigentes, incluidos niños. Pero, incluso los capuchinos no pueden proporcionar una explicación directa o definitiva para la disposición peculiar de huesos humanos y cadáveres momificados que se encuentran aquí.

La diabólica cripta de los Capuchinos

La cripta y la iglesia, la de Santa María de la Concepción de los Capuchinos, se establecieron aquí en 1631 debido a la estrecha asociación de la orden de los Capuchinos con Barberini y el Palazzo familiar que construyó cerca. Los edificios fueron construidos en un terreno donado por la familia Ludovisi, otra familia poderosa de la Roma renacentista.

El propio Marqués de Sade llamó a este memento mori «monumento del arte funerario.» Nathaniel Hawthorne lo visitó y sintió el peso opresivo de la disposición. «No aquí», escribió, «podemos sentirnos inmortales». En efecto, el visitante es recibido con un cartel que dice: lo que ahora eres, una vez fuimos; lo que somos ahora, serás.

La diabólica cripta de los Capuchinos

Las habitaciones, dispuestas a lo largo de un pasillo con ventanas, tienen nombres prácticos como «La Cripta de huesos del muslo.» Y la decoración no se limita a las paredes. Mirando hacia arriba, las disposiciones de los huesos se fijan en el techo, así como en lámparas de araña macabras que se ciernen sobre el visitante incómodo.

La diabólica cripta de los Capuchinos

Los huesos se han formado en rosetas, cruces, escudos de armas, coronas y estrellas, así como dos recordatorios explícitos del paso del tiempo, un reloj de arena y un reloj sin manillas. Podrás ver, también, dioramas de cadáveres orando y descansando sobre pilotes cuidadosamente en forma de montículos de huesos.

La cripta también incluye una serie de enterramientos con tierra traída de Tierra Santa en el siglo XIX. La última habitación en la serie da una nota más optimista, abarcando el tema de la resurrección. Aún así, la cripta es abrumadora y vislumbrar la librería al final del pasillo es un alivio.

La diabólica cripta de los Capuchinos

La entrada incluye el museo capuchino, que la mayoría de visitantes apenas reconoce, ya que la atracción principal sigue siendo la cripta. Completado recientemente, el museo está comisariado cuidadosamente, con exposiciones multimedia, reliquias y artefactos que cuentan la historia de esta orden mendicante de los franciscanos.

Si estás en Roma, no te puedes perder estos consejos que todo viajero debería conocer.

Imagen: Thomas van ArdenneSamJohn Mosbaugh y Aaron Fellmeth vía Flickr

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.