Es un pequeño remanso de paz al norte de Laos, a 30 kilómetros de Luang Prabang. Un oasis de aguas color turquesa, a veces tranquilas, a veces bravas. Las cascadas de Kuang Si son un increíble rincón para disfrutar de todos los sentidos, para relajarse y también para divertirse a lo grande. ¿Sientes curiosidad? No te hacemos esperar.

Kuang-Si-cascada

Estas maravillosas cascadas se encuentran en el corazón de un entorno natural espectacular, el parque natural de Tat Kuang. Quizá no sean tan impresionantes como otras, realmente se trata de una sucesión de pequeñas cascadas en medio de la selva que van formando increíbles lagunas a varios niveles. Solo en la parte superior hay un gran salto de agua. Sin embargo, este paraje tiene un encanto singular ¿Por qué? Porque se puede disfrutar de mil maneras diferentes.

Desde tierra

A ambos lados de las cascadas hay caminos perfectamente acondicionados y señalizados, con pasos y pasarelas para disfrutar del maravilloso espectáculo que se nos ofrece ante la vista. La cercanía con el agua permite percibir la intensidad del color del agua y su sonido a lo largo de todo el recorrido. Pero ¡Cuidado! El camino es a veces algo resbaladizo, por ello no hay que olvidar ir con un buen calzado.

Kuang-Si-panorámica

Salvando esta pequeña dificultad, los senderos permiten deleitarse de las piscinas naturales y los saltos de agua hasta llegar a lo alto de la cascada más grande para disfrutar de las vistas de una bellísima e impresionante caída de 50 metros de altura.

¿Un baño?

Piscinas-Kuangs-Si

Sí, es uno de los aspectos que hace este rincón tan especial, que se puede disfrutar él dándose un chapuzón. En todas las charcas, excepto en una de ellas que está considerada sagrada es posible bañarse… y mucho más. Si eres un poco temerario y tienes agilidad podrás trepar por las diferentes cascadas. Pero no es lo mejor, hay lianas colgadas de los árboles para que puedas zambullirte en el agua haciendo sombra al mismísimo Tarzán ¡Alucinante!

Kuang-Si-lianas

Centro de recuperación de osos

Muy cerca de las cataratas hay un lugar que no debes pasar por alto. Se trata de un centro de recuperación de osos. En él viven animales que afortunadamente han podido ser rescatados de una vida de abusos y torturas o que han sufrido ataques de cazadores furtivos. Un centro que se mantiene casi de manera exclusiva de los donativos de los visitantes o de los beneficios de la venta de recuerdos de todo tipo. Ayudarles es una buena manera de poner un magnífico broche a una jornada inolvidable.

Kuang-Si-centro-recuperación-osos

Algunos consejos

Prepárate para pasar un día completo. Las cascadas de Tat Kuang es un rincón ideal para disfrutar de la naturaleza, de unas fantásticas vistas y de un baño de lo más refrescante. Pero además, hay zonas especialmente habilitadas para comer y disfrutar de un picnic en este lugar de ensueño, al que puedes llegar en coche o alquilando una bicicleta en Luang Prabang.

¿No sabes qué época es mejor para conocer este fantástico lugar? Depende. Durante la estación lluviosa, el agua puede correr con tanta fuerza que los estanques a veces se desbordan y hacen que bañarse pueda resultar peligroso. A cambio, el panorama es mucho más espectacular que en las épocas más secas, cuando las aguas están mucho más tranquilas y el baño es más que recomendable.

¿Qué te ha parecido? Tentador ¿Cierto? No olvides compartirlo y seguir recorriendo con nosotros rincones tan increíbles como las cataratas de Iguazú.

Imágenes: ilf_Anne Dirkse (www.annedirkse.com)Mckay Savagetexx1978shankar s.,  Martin Gustavsson.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.