El hogar de una escena del café floreciente y una acción cada vez mayor de los albergues para mochileros, la ciudad ucraniana occidental de Leópolis (Lviv) representa al país en su forma más amable hacia el turista. Así que si estás pensando en un viaje a la franja de Europa del este, aquí hay algunas razones por las cuales Lviv, debe estar en el itinerario.

Leópolis, atrapada en el tiempo

Amigable para los peatones, el casco antiguo de Lviv todavía se ve y se siente como una rebanada de Europa Central, su confusión de católica, ortodoxa y armenia que atestigua un pasado multicultural. El centro de la vida social de Lviv es el amplio Rinok o antiguo mercado, un hervidero de cafés al aire libre rodeado de palacios renacentistas respaldados por un laberinto de patios. La nostalgia por la era de los Habsburgo se ha puesto a buen uso por la industria turística en auge, dando vida nocturna de la Ciudad Vieja.

Leópolis, atrapada en el tiempo

A lo largo del casco antiguo de Lviv, al oeste se encuentra Prospekt Svobody («Avenida de la Libertad»), una amplia calle de dos carriles con una tira de parques salpicados con fuentes. Presidiendo altivamente sobre el extremo norte está la Ópera de Lviv, que data de 1900 y rematada con un trío de estatuas aladas que simbolizan las artes.

liviv3

Los picos y los pastos de los Cárpatos pueden estar muy lejos del centro de Lviv, pero el atractivo de las montañas siempre ha ejercido una poderosa influencia sobre la imaginación de la ciudad. Repartidas en una ladera boscosa al noreste del centro de la ciudad, el Museo de Arquitectura Popular ofrece la introducción ideal a las tradiciones rurales más preciadas del suroeste de Ucrania. Los edificios más espectaculares son las iglesias de los Cárpatos de cuento de hadas.

liviv1

El cementerio de Lychakivs’ke es uno de los cementerios más famosos de Europa, por su belleza cuidada y llena de valor en los monumentos funerarios de hace más de dos siglos. Originalmente diseñado en 1786 se ha convertido en un museo: de hecho, la gran profusión de capillas familiares adornadas, ángeles esculpidos y las estatuas del difunto le da al lugar la apariencia de una galería de arte al aire libre.

Leópolis, atrapada en el tiempo

Y hablando de defunciones, un buen modo de irse de esta tierra, podría ser con la muerte por chocolate. Durante su apogeo, los caés de Lviv eran famosos por mantener la ciudad inundada de café, chocolate caliente y helado. Y a juzgar por el número de cafeterías y pastelerías que obstruyen las avenidas centrales de la ciudad hoy en día, es una tradición que está muy viva. De hecho el chocolate aquí se puede tomar en cualquier forma; beber, comer como un mousse o comprar bolsas de bombones de todos los tamaños y sabores.

Si estás por el país tal vez te interese nuestro artículo sobre el Nido de Golondrina. ¡Asombroso!

Imagen: Andriy Baranskyybartolomeo koczenaszVladimir KudMykhailo Liapin y Juanedc vía Flickr

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.