Según cuentan, el escritor Lyman Frank se inspiró en las baldosas amarillas de las calles del centro de la capital búlgara para mostrarnos el sendero que Dorothy y sus amigos siguieron para llegar al mundo de Oz. Sea o no real esta historia, lo cierto es que Sofía tiene algo, un atractivo intrínseco, que no decepciona. Quizás sean sus parques que, más que parques, parecen bosques. Tal vez esa oscuridad al caer la noche debido a la poca iluminación de sus calles – curiosamente es una de las urbes con la tasa de delitos más baja de Europa – o los perros callejeros que pasean a sus anchas por la ciudad típicamente búlgara. Sea como sea, Sofía engancha. ¿Te atreves con ella?

5 cosas qué no te puedes perder en Sofía, Bulgaria

1. Conocer las noches de Sofía

Sofía, la ciudad de baldosas amarillasSorprende cuando se llega al aeropuerto, la seriedad de la gente y el ambiente misterioso que les rodea. En ocasiones, incluso crees estar viviendo en una película de intriga. Y es que los búlgaros nunca dejarán de ser eslavos. Y se nota. Sin embargo, eso no quiere decir que no sepan divertirse. Puedes encontrar infinidad de bares y clubs hasta altas horas de la madrugada. Y, ¡No te lo pierdas! También hay numerosos puestos de comida hasta las 7 u 8 de la mañana.

2. El teatro más barato

Sofía, la ciudad de baldosas amarillasSi eres de los amantes del teatro o la ópera, querrás quedarte a vivir en Sofía. Bulgaría es un país en el que la cultura es económica. Por ello puedes encontrar ballets por apenas unos 5 euros por sesión al cambio. ¿Emocionado? Más lo estarás cuando puedas ver una ópera de primera categoría por muy poco.

3. Ciudad cultural por derecho propio

Sofía, la ciudad de baldosas amarillasConoce sus edificios, los múltiples museos de Bellas Artes, el Palacio Nacional de Cultura y muchos otros monumentos que están consagrados al arte. No dejarás de preguntarte por qué no has conocido esta ciudad antes.

4. Sus sinagogas y mezquitas

Además de contar con las iglesias de San Jorge o Santa Sofía, así como con la catedral de San Alejandro Nevski o la de Sveta Nedelya, la ciudad cuenta con una bella sinagoga, la mayor de los Balcanes, y con una mezquita, la mezquita Banya Bashi. Especialmente destaca la sinagoga cuando se entra en su interior y se presencia uno de los ambientes más ortodoxos que algunos hemos presenciado en Europa.

5. Su gastronomía

Sofía, la ciudad de baldosas amarillasLos precios económicos de Bulgaria facilitan que podamos conocer todos los platos típicos del lugar. La cocina búlgara es principalmente cárnica – no olvidemos que es un país de interior y, por ende, con mayor tradición de carnes que de pescados. Las bebidas alcohólicas locales son el mastika y rakia. La mezcla de cocina árabe, turca, griega, italiana y húngara lleva a los viajeros a sentirse un poco de todas partes cuando la prueban.

Si quieres conocer más de Europa del Este, ¿por qué no empezar por descubrir los tesoros de Transilvania y la mismísima morada de Drácula? ¡Y no dudes en comentar y compartir!

Imágenes: LayoverGuide , bnr , jachas , Radissonblublog , turismosofia .