Si hay algo que falta en Tallín, capital de Estonia, son los dragones, los caballeros, las hadas y las princesas…todo lo demás parece sacado de un cuento. Sus calles, sus edificios y su ambiente. ¿Te apetece conocer algunas de sus joyas?

Tallín-Plaza-del-Ayuntamiento

La Plaza del Ayuntamiento

Es el corazón de la ciudad, punto de encuentro para locales y turistas, ofrece un animado ambiente gracias las terrazas de los bares en verano y el mercadillo navideño en invierno. Presidiendo el recinto está el ayuntamiento, un edificio de estilo gótico  construido en el siglo XV. En lo alto de su torre, de 64 metros se encuentra el Viejo Tomás una simpática veleta que se ha convertido en símbolo de la ciudad.

Tallin-Ayuntamiento

Murallas medievales

Rodeando la ciudad, las férreas murallas medievales. Aún se puede disfrutar de un recorrido de casi dos kilómetros, 20 torres y dos puertas de entrada. La más conocida es la Puerta Viru, que con sus dos torreones circulares da entrada a la ciudad desde la parte este. Aquí se inicia, además, una de las calles más comerciales de la ciudad.

Tallín-Puerta-Viru

Pasaje de Santa Catalina

Es una maravillosa callecita que esconde locales de artesanos y joyeros. Los muros abovedados que la caracterizan son en realidad los restos de un antiguo monasterio dominico. Un lugar lleno de magia que transporta al viajero al pasado. Muy cerca, otro rincón encantador, el Patio de los Maestros.

Tallin-Pasaje-de-Santa-Catalina

Iglesia de San Olaf

Construida en el siglo XII, durante la Edad Media fue el edificio más alto de Europa. Llegó a medir 159 metros, pero varios incendios provocados por rayos y sus posteriores reconstrucciones acabaron por darle su aspecto y su altura actual, 124 metros.

Tallin-Iglesia-de-San-Olav

Catedral Alexander  Nevsky

Una hermosísima catedral ortodoxa construida hace poco más de un siglo por orden del Zar Alejandro III. De estilo bizantino, destaca por sus cúpulas negras y un interior magníficamente decorado con mosaicos. Estuvo a punto de ser  demolida pocos años después de su construcción, pero afortunadamente se salvó de la piqueta.

Tallin-Catedral-Alexander-Nevski

Una ciudad que se puede disfrutar caminando por sus callejuelas y admirar desde alguno de los miradores situados en las colinas que la rodean. Compártelo si te ha gustado y recorre 5 pueblos medievales de cuento.

Imágenes: ZigomarkallernaPoco a poco, NikaterPedro Mondejar,