Situada al pie de un antiguo volcán, la localidad de Arucas, en Gran Canaria, es uno de esos lugares que a veces se pasan de largo injustamente. Un pequeño pero encantador pueblo con una imponente iglesia y calles que son auténticas explosiones de color y alegría. ¿Qué te parece si damos un paseo por Arucas?

Un paseo por Arucas, un hermoso pueblo canario

Nuestro punto de partida va a ser, como no puede ser de otro modo, su magnífica iglesia de San Juan Bautista, que no es catedral, pese a su belleza y sus dimensiones. Un templo de estilo neogótico que comenzó a levantarse en 1909 gracias al trabajo de los canteros de la localidad. Tal voluntad pusieron en la construcción del templo que pudo abrirse al culto 8 años más tarde, aunque las obras se prolongaron bastante más en el tiempo.

Iglesia-de-Arucas

Con un exterior ricamente ornamentado, dos imponentes torres y exquisitas vidrieras hay que detenerse también delante de su retablo neogótico y el altar mayor, presidido por el Cristo Crucificado, una talla del siglo XVI.

Y delante de la iglesia, la plaza de San Juan, rodeada por bellos edificios construidos entre los siglos XVII y XX. Destacamos tres: la Casa Parroquial, una típica casa canaria del siglo XVII; la Casa de Barbosa, levantada un siglo más tarde, y la Casa de Rafael Ponce de Armas, del siglo XIX. Todo un recorrido por la historia de Arucas.

Calle-de-Arucas

¿Seguimos con nuestro paseo? Es momento de perderse por las calles del municipio. Calles llenas de encanto y de colorido que te harán disfrutar de cada momento que pases recorriéndolas.

Callejeando, llegamos a la Casa Consistorial y el antiguo Mercado Municipal, ambos del siglo XIX.  Y después habrá que buscar la Casa de la Cultura, del siglo XVII, un edificio con un bellísimo patio interior decorado con sillares y escudos heráldicos, entre otros elementos ornamentales. Y seguro que en él hay algo que te llama la atención: un hermoso ejemplar de drago canario que ha superado con creces el centenar de años.

Arquitectura-de-Arucas

¿Cambiamos de aires? Nos vamos al Jardín de la Marquesa, un pequeño pero encantador jardín botánico. Si prefieres algo más “movidito”, una excursión a la montaña de Arucas para contemplar unas hermosas vistas puede ser una idea perfecta.

Y si lo tuyo es tumbarte al sol y disfrutar del excelente clima canario, no te preocupes, acabamos el paseo en una de las playas de Arucas, perfectas para darse un chapuzón y relajarse.

Bodega-de-Arucas

Pero, no podemos irnos de Arucas sin hacer parada en una fábrica singular. ¿Te recuerda el nombre de Arucas a algo en particular? Seguramente sí, a ron. Aquí se encuentra una de las bodegas de ron más importantes de Europa. La fábrica de Arehucas comenzó a funcionar en 1884 y se puede visitar. Merece la pena.

¿Qué te ha parecido nuestro paseo?  ¿Dispuesto a disfrutarlo en vivo? No esperes y prepara la maleta, Arucas es solo una de las bellezas que te ofrece la isla de Gran Canaria.

Imágenes: Alvaro RidruejoJ. A. AlcaideYiannis Theologos MichellisSílvia Darnís