Armenia es uno de esos países de los que se sabe poco pero que a medida que vamos conociéndolo, más nos impresiona el hecho de que antes no supiéramos apenas nada de esta ex república soviética con una de las historias más longevas del mundo. País situado en el Cáucaso meridional, su ubicación nos habla de un país asiático pero que culturalmente tiene mucho más que ver con la tradición occidental.

ErevanArmenia, uno de los países más antiguos del mundo

En un artículo probablemente sea muy complicado hablar de todas las maravillas que nos esperan si viajamos a Armenia, pero sí que podemos ayudar a que os hagáis una idea de lo que podréis encontrar si viajáis a este histórico país. Porque más allá de los monumentos, Armenia y su capital Ereván nos transportarán a los inicios de la humanidad.

Lo primero que hay que decir de Armenia, y quizá el ejemplo más palpable de que estamos hablando de uno de los países más interesantes del planeta, es que en el mapamundi más antiguo del que se tiene noticia ya aparece el Reino de Urartu, lo que posteriormente sería Armenia, y que de hecho los persas ya llamaban Armina. Para que nos hagamos una idea, este mapamundi es del siglo VI a.C. Su capital tampoco se queda atrás en antigüedad, ya que fue fundada en el año 782 a.C. por el rey Argishti I de Urartu.

ErevanAdemás, Armenia tiene una importancia capital en el desarrollo del cristianismo, algo que también le une más a Occidente que a Oriente. De hecho, el monte Ararat, que no se encuentra situado en Armenia, más por razones políticas que históricas, es el lugar donde según la Biblia se posó el Arca de Noé después del Diluvio Universal. Esta montaña, que se puede ver prácticamente desde todo el país debido a sus 5165 metros, es el símbolo de Armenia por excelencia y preside prácticamente todas las imágenes que se puedan ver de Ereván.

Asimismo, Armenia también fue el primer país del mundo en adoptar el cristianismo como religión oficial del estado, hecho que se produjo en el año 301, adelantándose casi 80 años al emperador Constantino.

Erevan Todo ello hace de Armenia un país orgulloso, consciente de su historia y en donde su ubicación geográfica ha hecho que sea testigo de una asombrosa mezcla de culturas y religiones y donde todavía cohabitan varias de ellas. Obviamente, un país como Armenia tiene mucho que ofrecer a todo aquel visitante que se acerque a conocerlo. Es uno de los pocos sitios de los que se puede decir esto de ‘aquí empezó todo’ sin equivocarse mucho. De hecho, también es en Armenia donde se ha encontrado el zapato más antiguo que se conoce, con lo que hasta la moda tiene en Armenia su punto de partida.

Y si os gusta descubrir civilizaciones antiguas, no podéis dejar de visitar Chichén Itzá.

Imágenes: ogannes, DubeFranz, ReflectedSerendipity.