Comida típica de Bélgica | 10 Platos que debes probar
5 con 1 voto[s]

Bélgica no es solo un país con bellas y antiguas ciudades, no son solo sus catedrales, plazas y museos lo que llama la atención de los turistas. Su gastronomía tiene platos deliciosos que hacen del país un muy buen destino para el disfrute culinario. Hoy en El Viajero Feliz hicimos una lista de comida típica de Bélgica con los 10 platos más representativos y deliciosos de este país.

Comida típica de Bélgica: breve introducción

Existe un dicho que señala que los belgas comen tanto como los alemanes y con la calidad de la comida francesa, y es que este país es conocido por que sus habitantes comen bien y de manera abundante. Su gastronomía está influenciada por la cocina francesa y holandesa, siendo en algunos casos, una fusión de ambas. Además, en los últimos años, la comida belga se ha visto influenciada por la cocina del medio oriente y del norte de África.

Muchas de sus recetas varían sus ingredientes dependiendo de la temporada en que estos sean cosechados. Además, no creas que por ser Bélgica, un país pequeño, su gastronomía no va a variar. Por el contrario, los platos típicos de Bélgica tienden a variar de acuerdo con la zona donde se cocinen. Por ejemplo, en la costa se encuentran mejillones y platos de pescado, mientras se utiliza caza en las Arenas. Por último, debes saber que los nombres de la comida típica de Bélgica, si se sirve en un restaurante, serán presentados tanto en francés como en holandés.

Platos típicos de Bélgica que debes probar

1. Brasseries, fritkots o frituries

Este es uno de los platos más pedidos en restaurantes y puestos ambulantes en Bélgica. Son papas fritas, ¡pero no de cualquier tipo! Estas son muy importantes para los belgas, tanto como un símbolo del patrimonio nacional. Uno de los secretos está en que se fríen en grasa de buey y tienen doble fritura. Cómo hacer estas patatas se estudia hasta en las escuelas de hostelería. Y, de hecho, en Bruselas existe un museo dedicado a estas papas.

No solo los belgas sino los visitantes del país generan largas filas, por ejemplo, en Bruselas, para degustar las patatas de Flagey, Bourse o Place Jourdan. Estas generalmente vienen acompañadas de alguna salsa, y el menú para escoger las salsas puede superar la decena de estas pero estas suelen estar fundamentadas en la salsa mahonesa. Pero, las frituries también pueden acompañar unos también típicos mejillones o una carbonade flamenca (guiso de ternera en cerveza belga). Los puestos donde se venden suelen llamarse frietkot (en holandés) o friterie (francés).

2. Mejillones con Patatas

Los Mejillones con Patatas, o moules-frites, son un plato que no puede faltar en la comida típica de Bélgica. El plato parece simple, pues está compuesto de mejillones cocidos al vapor con patatas fritas, yo se acompaña generalmente con cerveza belga. Lo cierto es que, aunque su composición sea simple, este plato puede tener muchas variaciones y muy sofisticadas.

Tradicionalmente, los mejillones se sirven en el mismo recipiente donde fueron cocidos al vapor. La cocción puede ir acompañada de apio, cebolla, zanahoria y pimienta, y los mejillones pueden ser aderezados por vino blanco, provenzal o mantequilla de ajo. Lo cierto es que este dentro de los platos típicos de Bélgica, este es para chuparse los dedos.

3. Hutspot o Hodgepodge

Comida típica de Bélgica | Hodgepodge

El Hutspot o Hodgepodge es un plato de la comida típica de Bélgica que corresponde a la Región Flamenca. Dentro de los platos típicos de Bélgica este destaca por estar hecho con tocino, salchicha o costillas, y lleva patatas, puerro, zanahorias y cebollas. Todos estos ingredientes, e incluso algunas coles o judías, son estofadas a fuego lento. Es una opción compartida con la tradición holandesa y es una comida ingerida sobre todo durante los inviernos (algo completamente comprensible, por otro lado).

El plato tiene toda una historia detrás. Se dice que nació en el tiempo de la expulsión de los españoles de lo que ahora es la zona de los Países Bajos, en el siglo XVI. Parece que antes de esta invasión, el plato no se hacía con patatas, pero, después de la expulsión, los españoles dejaron cantidades de patatas con las se alimentó el pueblo en hambruna. Desde allí el plato empezó a consolidarse y caracterizarse por su puré de patatas.

4. Lapin a la Kriek (Conejo a la cereza)

El Lapin a la Kriek es un plato belga donde la protagonista es la carne de conejo que va tradicionalmente marinada con Kriek; una cerveza belga tradicional que es fruto de la fermentación de cerezas agrias. Kriek es la palabra flamenca para decir “cereza”. Sin embargo, la designación “Kriek” engloba cervezas hechas también con otras frutas. Para los belgas, la cerveza fermentada con fruta es motivo de orgullo, aunque sea algo así como una “cerveza de postre”.

El conejo se marina durante varias horas, dependiendo del tipo de receta. El sabor puede variar dependiendo de qué tipo de Kriek se utilice (de cerezas agrias, dulces, etc.) Quizá lo estás sospechando: ¡Sí, este plato de la comida típica de Bélgica se acompaña tradicionalmente con patatas fritas!

5. Waterzooi

El Waterzooi un plato típico de Gante, la ciudad portuaria al noreste de Bélgica. Sin embargo, esta comida típica de Bélgica se sirve a lo largo de todo el país. Se trata de una sopa de pescado o pollo con verduras y nata. La sopa es cremosa y lleva tradicionalmente también puerros, zanahorias y cebollas. Al probarla, recomendamos degustarla acompañada de pan.

La palabra Waterzooi es holandesa, y también te interesará saber que el plato cuenta con su propia historia: de origen popular, los habitantes de Gante lo preparaban con el pescado que conseguían en los ríos donde confluye la ciudad; el Lys y el Escalda.

6. Stoemp

El Stoemp es un puré de patatas y verduras. Las verduras que lo acompañan pueden ser cebollas, zanahorias, espinacas, coles, guisantes o puerros, y también es aromatizado con tomillo o laurel. Este plato de Bruselas se cocina desde el siglo XIX, ¡nada más y nada menos!

Este plato típico de Bélgica cambia dependiendo de la región del país donde se prepare. En algunos lugares se le añaden salchichas u otros tipos de carne: morcillas asadas, tocino, huevos fritos. Las opciones son muchísimas y muy variadas, incluso se puede acompañar de bacalao, carne de caballo o entrecot.

7. Croquetas quisquillas

Estas croquetas se sirven tradicionalmente con perejil frito en aceite, y son uno de los entrantes belgas más conocidos, acompañados habitualmente de limón. Las quisquillas se cosen, y sin cascara se reservan para hacer las croquetas. Estas van rellenas de carne.

8. Gofres

Los Gofres no son solo una parte indispensable en cualquier recopilación de comida típica de Bélgica, sino que se trata de un dulce internacionalmente conocido. El gofre es muy habitual en la vida cotidiana belga: se puede comer al almuerzo, la merienda o como un tentempié. ¡Una tentación que entra bien a cualquier hora!

El postre belga se prepara con harina, levadura, azúcar moreno, mantequilla, leche, agua, sal y clara de huevo. Generalmente, a los gofres se les esparce azúcar glas u otro acompañamiento como vainilla o canela, pero los más comidos y conocidos, quizá por su delicioso sabor, son los bañados con chocolate derretido. El gofre de Lieja es más pequeño y dulce que el de Bruselas, por ejemplo.

9. Los bombones y el chocolate

El chocolate belga es uno de los símbolos del país. Se dice que hay más de 100 tipos de chocolate belga. Al llegar a Bruselas o a otras ciudades belgas, lo que invade al visitante es el aroma a chocolate. No se puede visitar Bélgica sin probar su chocolate, sobre todo los fresones bañados. La especialidad del chocolate belga son los bombones o pralinés. Estos están rellenos con avellanas confitadas de caramelo o almendras. ¡Son deliciosos!

10. Rijsttaart o Tarte au Riz

Comida típica de Bélgica | Rijsttaart o Tarte au Riz

La Rijsttaart o Tarte au Riz es una tarta de arroz preparada con macarrones en el fondo. Este es un plato típico del Limburgo belga y también del holandés, aunque el plato varía en función de la región, pudiéndose rellenar con cereza u otras frutas. La tarta de arroz lleva leche, vainilla, canela, azúcar y por su puesto arroz. Su suave textura y sabor lo hacen todo un manjar. Este postre, que también puede ser primer plato, hace parte de la gastronomía belga desde hace décadas.

Nuestra recopilación de comida típica de Bélgica termina aquí. Esperamos haber despertado tanto tu apetito como las ganas de visitar el país y probar todas sus exquisiteces. 🙂 Cuéntanos si has tenido oportunidad de degustarlas o cuál es la que más te llama la atención. ¡Te leeremos encantados!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.