¿Has viajado en alguna ocasión a un país en el que hayas tenido que regatear? ¿Sabes como manejar este arte? Si estás pensando en viajar a un destino donde te sea necesario hacerlo, no te pierdas esta entrada de el Viajero Feliz, donde te presentamos algunos consejos para que te sea mucho más fácil. ¡Vamos a verlo!

En muchos destinos a los que viajes tendrás la necesidad de regatear. Por ejemplo, si vas a la India, tendrás que regatear casi con todo lo que se te presente. En cambio, si viajas a Japón, ¡ni se te ocurra! En un punto intermedio, se encuentran Malasia y Vietnam, donde es necesario regatear pero no siempre. Algunos consejos son:

1. Investiga los precios

investiga los precios

Informarte sobre los precios del destino al que viajas. Puedes estudiarte guías, preguntar a originarios y buscar en Internet, pero siempre es necesario tener alguna idea. Si te encuentras ya en el lugar de destino, puedes preguntar por los precios en diferentes hospedajes y negocios.

2. Ten paciencia

ten paciencia

Cuando algún comerciante quiere vendernos algo, el producto lo tenemos en la mano y nos pide el dinero, el vendedor ya te está intentando engañar. Mantén la calma y habla con el vendedor para mejorar el precio y saber qué artículo estás comprando en realidad.

3. Paga por el precio que creas mejor

paga el precio justo

Ten en mente los precios del destino, pero no intentes pagar siempre lo más mínimo, es decir, el precio estipulado o incluso menor. Normalmente, lo que tu sueles cobrar en un mes, ellos lo ganan en todo un año, así que simplemente paga por lo justo sin tener que hacer mucho regateo. En cierto modo, lo normal es que los extranjeros paguen siempre un poco más en lugares donde los precios son muy bajos.

¿Y tú? ¿Has tenido que regatear en alguno de tus viajes? Si te ha parecido interesante, también puedes leer «4 mercados medievales de interés».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.