Vota el post!

Fuera de los archiconocidos circuitos por Italia, te presentamos un lugar perdido en medio de las montañas en el que podrás disfrutar de toda la belleza paisajística propia de los Apeninos y ¡como no!, lo que es signo de identidad del Bel Paese: sus monumentos, que en este caso, no son sólo en forma arquitectónica, escultural o a pictórica sino también natural. Hoy nuestro espíritu viajero nos llevará hasta la casi desconocida región de Las Marcas para disfrutar de la belleza de Genga. ¿Nos acompañas?

La maravillosa Genga

Es una encantadora localidad del centro Italia que se sitúa dominante sobre la garganta de Frasassi y está compuesta por 40 pequeñas aldeas que parecen decorar las cumbres de las montañas.

Genga

Para llegar hasta este privilegiado lugar puedes hacerlo en tren desde Roma, que se encuentra a unas 3 horas. Otra opción es aterrizar directamente en la capital de la región, Ancona, y desde aquí ir en coche a Genga, sólo 50 km.

Castillo de Pierosara y su trágica historia de amor

Castello Pierosara

Genga es una ciudad fortificada que durante el siglo XII se encontraba dominada por un hermoso castillo: Castello Petroso, que aún en nuestros días se puede visitar. Allí podemos imaginar la tragedia que se vivió entre sus murallas, cuando el despiadado Conde Ravellone entró a la fuerza y acabó con las vidas de los jóvenes enamorados Piero y Sara, por no poder romper su amor. Desde entonces el castillo tomó el nombre de los enamorados Pierosara.

Cuevas de Frasassi

Ya que nos encontramos a los pies de la gran montaña de Frasassi, vamos a visitar uno de los puntos más turísticos de la localidad que atrae a más de 10 millones de turistas al año: se trata de la Cueva de Frasassi, una enorme gruta Kárstica que se extiende a lo largo de 13 km alcanzando una profundidad, en una de sus salas, de unos 200 metros. Es tan grande que es capaz de contener la catedral de Milán, y la conocen como el Abismo de Ancona.

Cuevas de Frasassi

Otras salas impresionantes de la cueva son el Laguito Cristalizado, que como su propio nombre indica es un pequeño lago cristalizado bordeado de estalactitas y estalagmitas, o la Cascada del Niagara, una imponente columna de calcita purísima blanca que parece una catarata esculpida.

Santuario de la Virgen de Frasassi

Cuevas de Frasassi

Justo a la entrada de la Cueva no debes olvidar pasar por el Santurario de la Virgen de Frasassi, construido al abrigo de la montaña sobre un oratorio rupestre de época incierta dedicado a Santa Maria Infra Saxa, cuya imagen se custodia en su interior y es objeto de peregrinación.

Templo Valadier

Templo Valadier

Ya en el interior de la garganta nos encontramos con el Templo Valadier, construido por el homónimo arquitecto por orden del Papa León XII en el 1828. Sorprende por su posición, en el interior de la cueva, y por su forma octogonal formada por bloques de blancos travertino, que contrastan con su cúpula recubierta de plomo.

Entorno Natural de Genga

Ponte romanico Genga

Si al salir de la cueva te apetece recrearte en los bosques, no reprimas tu impulso: recuerda que estas dentro de un Parque Natural, el Parque Regional de la Garganta Roja de Frasassi. Sigue cualquiera de los sederos pues descubrirás rincones de ensueño como este precioso puente románico que cruza sobre el río Sentino.

Una combinación fantástica, ¿verdad? ¿Qué parte te ha gustado más? Escríbenos tu opinión.

Imágenes: Marco Lorenzetti, Turismo Marche, giak77, Gianpietro, Leonardo Noccioni,Luca Conti, Turismo Marche

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.