Estamos acostumbrados a ver espectaculares cascadas en destinos exóticos o muy lejanos, sin embargo hay auténticas maravillas en lugares a veces inesperados. Es el caso de la fantástica cascada de Ézaro, en A Coruña.

La cascada de Ézaro, un rincón mágico en Galicia

¿Qué tiene de especial esta cascada, aparte de su enorme belleza? El río que la da vida. El Jallas es el único río en Europa que desemboca de una manera tan accidentada en el mar. La corriente muere precipitándose abruptamente desde 40 metros de altura. Sus aguas y las del océano se mezclan así de una forma casi mágica.

Cascada-de-Ezaro-mirador

Todo un espectáculo de naturaleza por el que el caudal del río Jallas cae hacia el cañón del monte Pindo, cuyas paredes de granito han sido modeladas y pulidas durante siglos por la fuerza del agua.

Un hermoso lugar con su propia leyenda. Cuenta que antiguamente los marineros se guiaban por la inmensa nube de vapor que se desprendía de la cascada y que se podía ver a kilómetros de distancia.

Cascada-Ezaro

Hoy la  cascada sigue siendo increíble, pero no tanto como antaño. A mediados del siglo pasado se construyeron río arriba unos embalses que convirtieron la caída del agua en un espectáculo que solo se podía admirar cuando era necesario desembalsar.

Esa situación se modificó no hace mucho y ahora el último de los embalses suelta continuamente una “caudal ecológico” que permite admirar la cascada todos los días del año, aunque con una fuerza bastante mermada.

Cascada-de-Ezaro

De vez en cuando, eso sí, la “Fervenza do Ézaro” recupera su brío y su furia de antaño. Lo hace en esas épocas de fuertes lluvias que obligan al embalse a liberar una gran cantidad de agua.

El afortunado que puede contemplar la cascada en esos momentos queda sobrecogido por la fuerza de la caída y el ruido del caudal al precipitarse.

Cascada-de-Ezaro-noche

Pero aún hay algo quizá más impresionante: el espectáculo de la cascada iluminada por la noche. Un fantástico juego de luces que trasforma este rincón en un lugar de fantasía pero que, por desgracia, solo se puede contemplar unos días al año.

Si visitas A Coruña no dejes de acercarte a este bellísimo rincón. Disfrutarás de la vista de la cascada, de la playa de Dumbría y de la increíble gastronomía gallega ¡Anímate!

Imágenes: Manuel Alende MaceiraJavier Paismanuel fouce & ana ramos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.