Vota el post!

Existen 10 rutas que permiten conocer la quijotesca Castilla la Mancha, si ya conoces los 5 primeros itinerarios, anímate con el resto.

Tramo 6: de la Roda a los Campos de Montiel

El punto de partida es la Roda, lugar en el que puede disfrutarse de la arquitectura civil y religiosa, y de camino a los Campos de Montiel pueden observarse los chozos, construcciones de piedra circulares y abovedadas. Este tramo, además de conectarse con el segundo y el tercero, es ideal para conocer los restos del castillo de la Estrella y descubrir la artesanía del esparto y el mimbre.

Chozo

Chozo de los Campos de Montiel

Tramo 7: de Campo de Criptana a Tomelloso, Argamasilla del Alba y La Solana

Este recorrido, además de tener como punto inicial el Campo de Criptana, lugar en el que, como ya se comentó anteriormente, tuvo lugar uno de los episodios quijotescos más conocidos, ofrece la posibilidad de conocer la Cueva de Medrano, en Argamasilla de Alba, prisión en la que Miguel de Cervantes empezó a escribir la que sería su obra cumbre.

Embalse de Peñarroya

Embalse de Peñarroya

También pueden visitarse otros puntos de sumo interés como el embalse de Peñarroya, el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera o, en La Solana,  el Palacio de los Condes de Casa Valiente y la Plaza Mayor.

Tramo 8: de Almagro a Toledo, por Ciudad Real y Consuegra

Es una ruta ideal para los amantes del pedal porque tiene un carril-bici de unos 25 kilómetros. Durante el trayecto se atraviesa la zona volcánica de la Mancha, y puede disfrutarse de los manantiales y de los importantes e interesantes yacimientos medievales mejor conservados de España del Parque Arqueológico de Alarcos.

Monte de Toledo

Montes de Toledo

Los Montes de Toledo también se cruzan en este camino, llenos de linces, nutrias y venados, y llevan hasta Consuegra, donde se puede visitar Puerto Lápice que fue mencionado por el caballero de la triste figura en varias ocasiones y donde aún se percibe el aroma cervantino. Todo esto para acabar en Toledo, ciudad muy valiosa por todo su patrimonio.

Tramo 9: de Esquivias a Illescas y Carranque

Esquivias es el punto de inicio y también el lugar en el que nació la mujer de Cervantes, Doña Catalina de Palacios, aquí mismo se casaron y vivieron durante años en la conocida Casa de Cervantes. En Illescas, antigua residencia real, pueden conocerse las obras de El Greco y en Carranque los famosos mosaicos de la villa romana de Materno en el Parque Arqueológico.

Tramo 10: de la Hoz del Río Dulce a Sigüenza y Atienza

El último itinerario de la ruta Don Quijote muestra una Castilla la Mancha natural y una interesante arquitectura románica.

Hoces del río dulce

Hoces del río dulce

El Parque Natural del Barranco del Río Dulce forma parte de este itinerario y ha sido escenario de varios programas televisivos de Rodríguez de la Fuente. En Sigüenza puede visitarse la monumental catedral y el castillo, en Palazuelos pueden contemplarse las murallas que la rodean y en Imón son destacables sus salinas romanas. Todo esto conduce a Atienza, al final, con un caso antiguo impresionante y que aún conserva un par de puertas de la muralla.

Y ahora que conoces las rutas de Don Quijote y sabes que existen 10 maneras de conocer la belleza de Castilla la Mancha, ¿con cuál de ellas te animas? O si quieres más, conoce la Dublín del Ulises de James Joyce.

Imágenes: Raul Carrillo Garridojacinta lluch valeroLuiyoJuan Fernándezangeldppublikaccion