Vota el post!

Afrutadas como las belgas, rubias o negras como la imprescindible Guinness. ¿Te apetece descubrir dónde tomar las mejores cervezas? Hoy desde el Viajero Feliz, te llevamos a hacer un recorrido por aquellas ciudades dónde la cerveza es local, forma parte de la tradición desde siglos y ha dado lugar con el paso del tiempo a productos típicos, únicos y reconocidos en todo el mundo.

Desde Mónaco hasta Dublín y pasando por de la imprescindible Bruselas, aquí tienes las mejores ciudades cerveceras, además de algunas de las de cervecerías y bares para degustar lo mejor de una rubia o una morena. ¿Preparado para tomar nota?

1. Mónaco

Paulaner Monaco

Llamarla la capital de la cerveza no es una exageración. En Mónaco, la cerveza tiene su hogar desde 1589 cuando nació la Hofbräuhaus, la fábrica de cerveza más famosa del mundo.  Es la fábrica de cerveza de la corte, que desde el ‘600  hasta al día de hoy vende cerveza a particulares además que a pubs y tabernas. También cuenta con un bar al aire libre, así como la mayoría de las fábricas de cerveza en Mónaco. Imprescindible probar la Augustiner, de aroma caramelizado. La Lowenbrau, la Paulaner y la Franziskaner se encuentran entre las cervezas más famosas de Mónaco y probablemente ya las hayas probado, ¡pero en «casa»  tienen un sabor diferente!

2. Dublín

Guinness Factory Dublín

La más antigua y quizás también la más deliciosa cerveza irlandesa es la Smithwick’s de de Kilkenny. Sin embargo, la ciudad más famosa para tomar cerveza en la «isla verde», sigue siendo Dublín, la capital y patria de una cerveza que es casi el símbolo de Irlanda. Estamos hablando de la Guinness. Negra con espuma espesa y de color crema, es la cerveza más barata que se puede beber en un pub de Dublín. No te pierdas una visita a la Guinness Factory, por un lado porque es una de las pocas cosas para visitar en la ciudad, y por otro porque el tour es interesante y bien hecho.

3. Colonia

Más de 30 cervecerías reinan en Colonia. La hermosa ciudad a orillas del Rin produce una variedad particular de cerveza, precursora de la Weiss. Es una Weiss filtrada que llaman Kölsch y se sirve en vasos largos y estrechos llamados Stangen. Tómate una en Früh Kölsch o Päffgen que lleva sirviéndola desde el lejano 1883.

4. Bremen

Seguramente no sea la zona más productiva de Alemania desde el punto de vista cervecero, pero en Bremen tiene su sede una fábrica de cerveza que se ha dado a conocer en todo el mundo y vende una de las cervezas más famosas y comerciales. Se trata de la Beck en versión Pilsen. La cervecería creó esta bebida caracterizada por una conservación de mayor duración y apta por lo tanto para ser trasportada más allá del Océano ya en el lejano ‘800. Si estás de viaje por Bremen, no te pierdas una excursión a la Beck’s Factory.

5. Bruselas

Delirium Café

Sin duda una meca para los amantes de la cerveza. La variedad, los aromas y sabores de la bebida alcanzan proporciones sin precedentes en esta ciudad. Desde la cerveza trapense de los monjes del abadía, hasta las cervezas afrutadas y pasando por una cantidad considerable de pequeñas cervecerías artesanales, no hace falta decir que los sitios donde degustar unas buenas cervezas belgas son innumerables en Bruselas. Uno de ellos es el conocido Delirium Café, el paraíso de la cerveza, un lugar emblemático que es capaz de ofrecer más de 2.000 variedades de cerveza de todo el mundo.

Si te ha gustado este post y viajas en búsqueda de lo mejor de la comida y de la bebida por el mundo , no te pierdas «Las 4 ciudades para amantes de la gastronomía«. ¡Que aproveches!

Imágenes: Matthias Winter, Bill HolmesOtis B. DriftwoodGonzalo Zalbidea Isasi