Limoges, una ciudad con monumentos maravillosos y célebre por sus fábricas de porcelana. En las fábricas locales puedes aprovechar de adquirir hermosas piezas de porcelana, ya sea en la ciudad o en la periferia.

Capital histórica de la antigua Lemosín

Limoges  es la capital histórica de la antigua región francesa del Lemosín. Se encuentra a orillas del río Vienne. Es una ciudad bastante grande, que originalmente tenía dos fortificaciones unidas entre sí por el puente de San Esteban. Actualmente, de estas fortificaciones quedan sólo las ruinas, que son apreciadas como un monumento histórico.

Limoges tiene muchas Iglesias antiguas, entre ellas, sobresale la catedral de San Esteban (Saint Etienne) del siglo ХIII con el campanario y detalles en distintos estilos. Esta edificación es la sede del obispado y posee un jardín admirable. El Museo de l’Evêché, ubicado en el antiguo palacio episcopal que data del siglo XIII alberga una colección de 500 esmaltes únicos.

El famoso «Bulevar de la Porcelana», situado cerca del ayuntamiento y de la suntuosa fuente de porcelana, es un lugar de paso ineludible para comprar porcelana. No dejes de visitar el hermoso Mercado Central “Les Halles”, que data del siglo XIX y fue diseñado por el studio de Gustav Eiffel.

Vale la pena conocer el Anfiteatro galo-romano, ya que fue uno de los monumentos más impresionantes de la Galia anterior a la invasión romana. Otro lugar realmente hermoso es la Estación de los Benedictinos, con su campanario de 66 metros de altura que es el ícono de la estación, y un punto de referencia en  Limoges.

Muy cerca de Limoges se encuentra el Chateau de Rochechouart construido originalmente en el siglo XII y que también incluye partes del XV. Este museo alberga  un museo departamental de arte contemporáneo.

Ya que estás conociendo la parte sur de Francia , puedes visitar Toulouse, la ciudad rosa.

Imágenes: Sandraollie harridgemarydoll1952Fred RomeroAlexis MONSVampire Bear

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here