Imponentes, magníficos y muy hermosos. Los acantilados de Moher, en la costa oeste de Irlanda, forman uno de esos paisajes que impresionan y que hacen que uno se sienta diminuto. Paredes completamente verticales que se elevan en algunos puntos hasta 214 metros de altura a lo largo de 8 sinuosos kilómetros de costa, porque en este trozo de tierra las rocas se adentran en el mar en unos puntos y se esconden en otros, dando lugar a una postal de película. Tanto que aquí se rodaron algunas escenas de largometrajes como Harry Potter y el misterio del príncipe o La princesa prometida.

Cómo recorrer los acantilados

Panorámica-acantilados-de-Moher

Estos maravillosos acantilados se pueden disfrutar muy fácilmente a pie, ya que hay senderos que los recorren en su totalidad por su parte más elevada. Para iniciar el recorrido hay que dirigirse al centro de visitantes y pagar una entrada de seis euros. Desde ahí ya puedes caminar hasta llegar a los acantilados y zigzaguear por el borde admirando las increíbles vistas de este lugar desde todos los rincones ¡Cuidado si tienes vértigo!

Las sensaciones son completamente diferentes si el recorrido se hace desde el mar porque es posible acercarse hasta las impresionantes rocas y admirar a muy pocos metros las inmensas paredes, los salientes y los recovecos en los que anidan multitud de aves. Los barcos salen de la localidad de Doolin y el viaje dura más o menos hora y media.

colores-acantilado-de-Moher

Aunque cualquiera de las dos opciones es fantástica, si tienes tiempo, te recomendamos hacer los dos caminos y comparar…Y, si puedes, lo ideal es disfrutar de las magníficas vistas al amanecer o al ocaso, cuando la luz da una apariencia casi mágica a los acantilados.

La torre O´Brien

Castillo-acantilados-Moher

En lo alto de los acantilados, rompiendo la línea del horizonte se encuentra esta hermosa torre circular. La construyó Sir Cornellius O’Brien allá por 1835 con el único propósito de servir de mirador ¡Sí, en aquella época ya había turistas en este lugar! Si quieres tener otra perspectiva de los acantilados puedes subir a lo alto, la imagen es aún más impactante.

Algunos consejos

El tiempo en esta zona no es demasiado apacible, puedes tener la suerte de disfrutar de un día magnífico, pero lo más habitual es que el viento azote con fuerza la parte alta de los acantilados o que llueva, por lo que no debes olvidar ropa adecuada.

Y muy importante, aunque parezca obvio ¡Mucho cuidado! Ni se te ocurra saltar las vallas para acercarte más de lo sensato al borde de los acantilados, quizá vayas con precaución pero una repentina racha de viento puede ponerte en aprietos. Y para que no lo olvides hay señales ¡Fíjate muy bien en ellas!

Señal-de-peligro-Moher

¿Piensas incluir estos maravillosos acantilados en tu lista de lugares por visitar? Seguro que sí. Compártelo con tus amigos y si quieres completar su recorrido por Irlanda te sugerimos otros rincones maravillosos de esta bellísma isla.

Imágenes: Giuseppe MiloOlivier BruchezStéphane MoussieDaniel StockmanRaphael Schön.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.