Estamos acostumbrados a ver obras arquitectónicas y de ingeniería fabulosas, cada vez más imponentes y construidas en plazos asombrosamente breves. Sin embargo, existen otras igual de fantásticas, más modestas, pero que nos demuestran que, a veces, las tradiciones ancestrales no tienen nada que envidiar a las más modernas tecnologías, o que los materiales de diseño no son mejores que los naturales. Ese es el caso de los puentes que encontramos en el estado de Meghalaya, en la India.

Los puentes vivientes de Meghalaya, arquitectura natural

Para entender la razón de ser de estas peculiares infraestructuras hay que conocer antes algunas características de Meghalaya. La primera de ellas, es que se trata de una zona de lluvias intensas y de humedad extrema. La segunda, es que aquí el terreno está poblado por densos bosques. Y, la tercera, es que hay infinidad de ríos que hacen que el tránsito por parte del territorio sea realmente complicado.

Meghalaya

Con semejantes obstáculos para desplazarse, los habitantes de Meghalaya idearon un peculiar sistema de construcción de puentes. Peculiar porque en realidad no se construyen, sino que se plantan. ¿Es posible? Sí que lo es, pero se necesita mucha paciencia y mucho trabajo.

Se les llama puentes vivientes porque realmente lo son. Son árboles, higueras de caucho trabajadas durante años para conseguir que se transformen en estructuras asombrosas que permiten salvar ríos y pequeñas depresiones del terreno. Y, aunque parezcan endebles, no lo son.

Meghalaya

Los «constructores» de estos puentes moldean las raíces de los árboles según van creciendo y las dirigen de manera magistral hasta dar forma a las estructuras. Estructuras que luego se van reforzando, tapando huecos con piedras y añadiendo asideros para facilitar el tránsito y la estabilidad.

Es un trabajo de años, pero un trabajo increíblemente efectivo. ¿La razón? Las raíces cobran fuerza con el paso del tiempo, se hacen más resistentes. Tanto que hay puentes que no solo sorprenden por su longitud (pueden llegar a medir decenas de metros), sino por su resistencia. A pesar de su apariencia, a veces frágil, estas estructuras son capaces de soportar sin problemas el peso de varias personas a la vez.

Meghalaya

Puentes que necesitan horas de trabajo y de cuidados, que hay que “construir” con sabiduría. Con ellos de poco sirven las prisas, pues la recompensa es una vida útil de centenares de años. De hecho, son muchos los puentes de Meghalaya que han visto pasar por ellos varias generaciones. Una técnica asombrosa, ecológica y muy eficaz. Arquitectura natural que ha permitido a los habitantes de esta región sobrevivir en un territorio agreste.

Un territorio que merece la pena conocer y no solo por estas fabulosas infraestructuras naturales. Esta zona de la India guarda paisajes espectaculares, extensiones de bosques interminables adornados por increíbles cascadas entre los que se descubren, además, asombrosas cuevas. Un lugar ideal para los amantes de la aventura ¿Listo para comenzarla?

Imágenes: Sandro Lacarbonaroman korzhHrishikesh Sharma

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.