¿Qué pasa con los magos y las islas? Circe, la diosa griega de la magia, vivió en la isla de Aeaea, donde tuvo felices a Ulises y a su tripulación comiendo y bebiendo durante un año. La hechicera del rey Arturo, Morgana, logró su magia en la Isla de Avalon. En 1919, Harry Houdini filmó su segundo largometraje de Hollywood, Terror Island, en la Isla Catalina. Y otro sin fin que podríamos seguir ennumerando.

David Copperfield

A esta lista podemos agregar al más grande mago del mundo actual, David Copperfield, quizás también el ilusionista más trabajador de la historia. Él ha estado perfeccionando su oficio desde que tenía diez años, y hoy en día celebra más de 500 espectáculos al año, la mayoría de ellos en Las Vegas. Ha ganado 21 premios Emmy, es el primer mago en haber conseguido una estrella en el Hollywood Walk of Fame. Tiene 11 Guinness World Records, y un «rango salarial» en el número 50 de la lista Forbes Celebrity.

Musha Cay

Con todos estos títulos, Copperfield decidió invertir parte de su floreciente fortuna (50 millones de dolares) en una isla de 100 acres en las Bahamas, llamada Musha Cay.

Musha Cay2

Creyendo que algunos lugares poseen una especie de poder mágico, Copperfield se concentró en la Isla de Pascua, Stonehenge, la Pirámide del Sol en la península de Yucatán, y la pirámide de Giza en Egipto. Trazó una línea que conecta los dos primeros y otro que conecta los dos últimos y encontró que Musha Cay yacía en la intersección.

El complejo está formado por cinco villas de estilo de plantación y un edificio que da al muelle y sirve como restaurante. Hay una larga mesa común en el comedor, un porche para tomar el desayuno bajo la brisa, y una sala de juegos con un par de máquinas recreativas, creadas por el personal de Copperfield. La habitación también está decorada con carteles de magia de época y una hermosa mesa de billar que perteneció a Harry Houdini.

Musha Cay1

Se puede reservar una de las cinco villas. El precio: 37,000 dolares por noche. La tarifa incluye una noche en el de Dave Drive, una sala de cine en la playa.

Qué hacer

Puedes hacer lo que quieras de tu tiempo en Musha. Deja que el gerente general sepa de antemano acerca de los requisitos dietéticos deseados, y al llegar, establece un horario de comidas. Si la marea está baja, al atardecer, las bebidas y la cena se dan en un largo banco de arena con cola de escorpión, la bahía Copperfield.

Musha Cay3

Un modo de moverse alrededor de la isla en un carrito de golf. Y en la playa todo tipo de juguetitos os esperan, barcos, kayak, tablas de surf y una pista de tenis. También hay dos balleneros y un Catamarán para las excursiones de buceo. El complejo también ofrece fuegos artificiales, una búsqueda del tesoro de tres horas, una competición laser-tag con acompañamiento musical; y un viaje en barco de una hora hasta el lugar donde se rodaron escenas de la clásica película de James Bond.

Un rincón exclusivo, y sin duda un poco mágico, para aquellos que se lo puedan permitir. Para los que aún no podáis pagar sus precios, os recomendamos una visita a las islas Bahamas para todos los bolsillos en éste artículo.

 

Imagen: Musha Cay

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.