La Selva Negra, un macizo montañoso con una gran densidad forestal ubicado al suroeste de Alemania, es una inmensa caja de sorpresas. Dentro de un envoltorio de enorme belleza se encuentran pequeños pueblos que evocan los cuentos de nuestra infancia. Calles empedradas, edificios con coloridos entramados de madera y balcones adornados por geranios, rebosantes de flores durante el verano. Una imagen que casi parece irreal cuando se pasea por las callejuelas de estos pueblos llenos de magia y de encanto. ¿Quieres conocer unos cuantos?

1. Gengenbach

Gengenbach

Más que de cuento, este es un pueblo de película. Aquí se rodaron las escenas exteriores de “Charlie y la fábrica de chocolate”, de Tim Burton. Un escenario de ensueño, cuidado con esmero para ofrecer una imagen idílica. Merece la pena dedicar unas horas a perderse por las callecitas de su casco histórico y disfrutar de la arquitectura típica de la zona. Y no hay que dejar de pararse a admirar algunos de sus edificios más significativos, como el ayuntamiento, las murallas o la plaza del Mercado. De hecho su casco antiguo está declarado monumento nacional.

2. Schiltach

Schiltach

Tan diminuto como encantador. En este pueblecito, situado entre dos ríos, todo es colorido, sus fachadas, sus calles, su entorno…Schiltach todavía conserva su casco historio de origen medieval. Muy curiosa es su plaza, de forma triangular. Presidiendo este lugar está el ayuntamiento, un edificio con una fachada decorada con murales que representan escenas de la historia del pueblo.

3. Calw

Calw

De este pueblo dijo Herman Hesse que era el lugar más hermoso que conocía sobre la faz de la Tierra. Quizá no fuera imparcial (el premio Nobel de literatura nació aquí) pero lo cierto es que Calw merece una parada en el camino para conocer la casa natal del escritor y también para pasear por sus típicas calles y disfrutar de algunos bellísimos ejemplos de arquitectura tradicional.

4. Altensteig

Altensteig

La vista más hermosa de este pueblo es desde las colinas que lo rodean. Escalonados sobre una ladera se alinean los edificios del casco viejo dando forma una pintoresca imagen. Destacan en ella su iglesia barroca y el castillo, construido en el siglo XIII.

5. Bad Urach

Bad-Urach

Famosa por sus balnearios y por su cascada, Bad Urach está rodeada de un paisaje impresionante. En medio de un valle situado entre frondosas montañas se encuentra la ciudad. Lo más pintoresco, su mercado medieval  y el edificio de su ayuntamiento.

Pequeños pueblos con grandes atractivos. Lugares de ensueño donde disfrutar de los más bellos ejemplos de la arquitectura de entramados. Sin ruidos, sin prisas, sin multitudes, pasear por ellos es una auténtica delicia. Si te ha gustado, puedes compartirlo y visitar Neuschwanstein, un castillo de cuento de hadas

Imágenes: Guillén PérezHans VenemankhlogesHeribert Pohl > 2.5 million

 

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.