Hoy en El Viajero Feliz te traemos una selección de qué ver en Pollensa. Estamos hablando de un bello municipio de las Islas Baleares en España. Pollensa se encuentra en la isla de Mallorca. El municipio, como muchos de la zona, ha servido de inspiración y ha sido sitio de descanso para celebridades, políticos y artistas. Sus calles fueron conocidas por personalidades de la talla de Agatha Christie, Winston Churchill o Peter Ustinov.

Pollensa es considerada una de las zonas más bellas de Mallorca y todas las Islas Baleares, por lo que teníamos que hacer un qué ver en Pollensa sí o sí. Este municipio es pequeño: tiene unos 15 000 habitantes y se ubica a unos 58 kilómetros del aeropuerto internacional de Palma de Mallorca. Esto lo hace ser tranquilo y un tradicional pueblo mallorquín, por lo tanto, inspirador.

Por la zona han pasado desde cartagineses hasta musulmanes, sin dejar de contar a los griegos y romanos. Su buena disposición para los turistas lo hace, además, un excelente destino de descanso. Disfruta sus paradisíacas calas y playas, pero también su gastronomía. 

Qué ver en Pollensa: 10 lugares que no puedes perderte

1. Cabo de Formentor

Qué ver en Pollensa: Cabo de Formentor

El cabo de Formentor es uno de los sitios más bellos de la zona. Se trata del entrante más septentrional de Mallorca, con unos profundos escarpados que han sido moldeados por vientos y olas a lo largo de milenios. Hoy todavía quien visita el cabo sigue recibiendo los vientos formadores del entrante. El lugar es muy romántico, así lo señalan sus vistas, su ambiente y el nombre que le dan los mallorquines: «punto de encuentro de los vientos».

Varios de los puntos del acantilado tienen casi 300 metros de altura. Estos escarpados se pueden ver desde diferentes lugares del cabo, desde el faro de Formentor o desde la carretera. Si quieres subir al faro o visitar el cabo, recuerda que lo puedes hacer en coche o en bicicleta. Lo cierto es que tanto para el coche como para la bicicleta la carretera es algo complicada, pero todo viaje debe tener su pizca de aventura. Además, no te arrepentirás cuando tengas las vistas más espectaculares.

2. Santuari del Puig de Maria

Santuari del Puig de Maria

Esta selección de qué ver en Pollensa va a encantar a los amantes de la naturaleza y la arquitectura. Se trata del Santuario del Puig de María en la zona de la Sierra de Tramuntana. El camino a la cima de esta montaña está lleno de paz y tiene también pequeños retos que le dan una pizca de aventura. Al llegar allí el viajero se encuentra con unas bellas vistas del mar y del interior de Mallorca. Si el día es claro, también podrás ver la costa de Menorca, y si estás allí de noche, seguro verás sus luces a lo lejos.

En la cima también te encontrarás con una antigua capilla que empezó su construcción en el año 1348. Caminar por sus pasillos es todo un viaje en el tiempo. Esta construcción fue y sigue siendo muy importante para Mallorca. En el siglo XV se encontraba en su esplendor, aunque tiempo después se cerró y fue hasta 1638 que volvió a abrir sus puertas. Recuerda que ha este sitio no hay acceso en coche así que lo mejor es que alistes tus zapatillas y ropa cómoda.

3. Puente romano

Qué ver en Pollensa: Puente romano

Este es uno de los puntos más visitados en la zona, por lo que no puede faltar en esta selección de qué ver en Pollensa. Lo más probable es que el puente romano formara parte de una conducción de agua construida por los romanos para la ciudad de Pollentia, hoy Alcudia. Esto debió ocurrir, según estudios, cerca del año 123 a. C. cuando la isla fue conquistada por Quinto Cecilio Metelo.

La hipótesis romana es la más aceptada, pero lo cierto es que el origen del puente es todo un misterio. Algunos dicen que el puente es medieval, de la época de Jaime I de Aragón (1229). Pero lo que es cierto es que el puente es fundamental para la zona pues hasta el cercano siglo XIX era el único que permitía a sus habitantes cruzar las corrientes del Sant Jordi en crecida.

4. Cala Barques

Cala Barques

Si lo que más te interesa de Pollensa son sus mares y su playa, esta selección de qué ver en Pollensa es la indicada para ti. Estamos hablando de la cala Barques siempre dispuesta a bañistas, tanto locales como turistas. Además de estar dispuesta al baño, en la cala se realiza fondeo de embarcaciones.

Esta playa ha sido escenario cinematográfico de películas como Jack el negro de Duvivier. También tiene cuevas prehistóricas de alto valor arqueológico. Para llegar a la playa se puede tomar el transporte público o llegar en coche (el aparcamiento es gratuito). La cala Barques se encuentra a tan solo siete kilómetros de Pollensa. Cerca tienes a Punta dels Ferrers y cala Clara.

5. El Calvari

El Calvari

¿Qué ver en Pollensa? El Calvari es una respuesta casi obligatoria. Se trata de una construcción ubica en un monto que pertenecía originalmente a los Caballeros Templarios. Son tres cosas las que creemos centrales de El Calvari: sus vistas, sus escalinatas y el rito religioso. Como siempre, uno de los mejores regalos que nos dan nuestros viajes son las vistas: maravillosas, nuevas e inolvidables.

Desde El Calvari tenemos unas muy buenas vistas de Pollensa, además de poder disfrutar de sus arquitectónicamente valiosas escalinatas. Estas tienen 365 peldaños, significando los días del año. Además, se encuentran 14 cruces de 3 metros cada una, recordando la tradición cristiana de la crucifixión en El Calvario. En honor a esta tradición se realiza cada viernes santo el «desprendimiento de la cruz», un rito en completo silencio iluminado solo por antorchas.

6. Cala Molins

Qué ver en Pollensa: Cala Molins

También a siete kilómetros de Pollensa, y formando parte del conjunto cala San Vicente, se encuentra cala Molins. Cerca tienes a cala Clara y punta de la Torre. Esta playa de arena, con acceso para minusválidos, tiene varias residencias y alojamientos vacacionales dispuestos para que turistas y residentes disfruten las aguas, la arena y las vistas.

El agua es transparente y los vientos acompañan casi siempre el lugar. En buen tiempo las condiciones permiten bañarse y realizar fondeo de embarcaciones. La playa está muy bien dispuesta: duchas, lavabos y servicio de socorro. Incluso es recomendado el submarinismo y la pesca es permitida. Para llegar hay que tomar un pequeño trayecto por carretera, ya sea en automóvil (aparcamiento gratuito) o en transporte público (el autobús para en las inmediaciones de la cala Molins).

7. Museu de Pollença

Museu de Pollença

No íbamos a dejar a los amantes de estos recintos de la cultura por fuera de nuestro qué ver en Pollensa. Primero, el viajero debe sentir el valor de la construcción del museo, que era un antiguo convento dominico, levantado entre los siglos XIV y XV. Por varios siglos los dominicos ocuparon este recinto.

Fue apenas en 1975 que este museo nació al público. Pero es una fecha especial, pues en esta década, y también en la del 60, Pollensa fue un punto importante del arte europeo, en cuando varios artistas de renombre visitaron y se inspiraron en la zona: Camarasa, Cittadini, Mir, De Creeft, entre otros. Hoy también puedes encontrar piezas de valor arquitectónico.

8. Casa Museu Dionís Bennàssar

Qué ver en Pollensa: Casa Museu Dionís Bennàssar

Como consejo viajero general, recuerda visitar estos recintos para conocer la cultura del lugar al que se viaja, en soledad o en compañía, ya sea de grandes o de chicos. La fundación Dionís Bennàssar tiene su Casa Museo, aquella donde vivió este pintor casi la mitad de su vida. La construcción es una típica casa mallorquina que vale la pena conocer.

Además de la arquitectura, se encuentra gran parte de la obra de Bennàssar, algunos de sus objetos personales y mobiliario. ¿Qué más hacer allí? Pues te recomendamos ver la programación de la casa para la fecha de tu visita, pues como recinto destinado a la cultura, realiza varias actividades artísticas, entre conferencias, conciertos y hasta seminarios, que varían según la temporada.

9. Cala San Vicente

Cala San Vicente

Pues esta es para muchos la cala más importante de Pollensa. Se trata de la zona turística de playa y mar más visitada en el lugar. Hay una gran cantidad de playas, calas y bahías dispuestas para el baño, el fondeo y hasta el buceo. Lo mejor es que esta amplia oferta de lugares puede ser recorrida por el visitante y este puede escoger cuál es la de su mayor agrado.

Además de estas apetecidas playas de arena fina y blanca, con aguas cristalinas, los visitantes más aventureros pueden hacer excursiones por la Sierra de Tramuntana. Otras actividades en la zona son el ciclismo, el snorkel y el piragüismo. Después de un buen baño o un recorrido por la sierra, el viajero debe probar un buen plato de pescado fresco del mediterráneo en alguno de los restaurantes cercanos.

10. Jardines de Joan March

Jardines de Joan March

Para terminar con un típico paisaje mallorquín, cerramos nuestro qué ver en Pollensa con los Jardines de Joan March. Se trata de unas bellas vistas con corta caminata de la torre gótica medieval de las familias conocidas de Pollensa, la estatua de Joan March y una frondosa vegetación mediterránea.

Dentro del ahora parque público, y antes propiedad de Joan March, también encontrarás un jardín botánico. Acá hay varios acebuches, tejos, naranjos, algarrobos, palitos y cipreses (siendo este último un árbol de gran significado para Pollensa). Es un plan perfecto para las parejas, para que los niños disfruten del aire libre, o para que los más solitarios contemplen el ambiente mágico del lugar.

Y hasta acá nuestro recorrido por esta zona de las Islas Baleares. Aunque ya pasó nuestro momento de hablar y mostrar imágenes, nos gustaría que antes de que cerraras la pestaña pudieras compartirnos tu experiencia en Pollensa. ¿Conoces alguno de los lugares de esta selección de qué ver en Pollensa? ¿Tienes un viaje planeado allí? Esperamos poder leerte. 😊

Te recomendamosQué ver en las Islas Baleares | 10 Lugares Imprescindibles

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.