Vota el post!

Trolltunga es uno de esos lugares míticos a los que merece la pena asomarse al menos una vez en la vida. Una serie de diversas casualidades producidas por la erosión que hizo el glaciar consiguieron crear una especie de mirador que en seguida quedó nombrado como la lengua del Troll. Y viendo las fotos, creo que no son necesarias explicaciones sobre el motivo.

Trolltunga

Unas vistas impresionantes sobre uno de los lagos más bonitos de Noruega. Esto es lo que promete Trolltunga. Pero claro, un sitio así no puede ser gratis y para llegar a él hace falta pasar una caminata bastante dura de 4 horas de ida y otras 4 de vuelta. Pero claramente merece la pena.

Trolltunga se encuentra situado en el municipio de Odda, en el oeste de Noruega y para visitarlo hace falta madrugar. El motivo es que, como hemos dicho antes, el coche solo llega a unos 11 kilómetros de donde está situado la lengua del Troll, por lo que además hace falta estar más o menos bien físicamente para poder llegar hasta arriba.

Trolltunga

Vistas espectaculares

Después de dejar el coche en el aparcamiento de Ringedalsvatnet hay que empezar a caminar. El primer kilómetro es el más duro ya que hay que subir unas escaleras bastante empinadas. Después el camino se hace más fácil, con continuas subidas y bajadas que nos llevan hasta el Trolltunga. Hay que decir que, a pesar de lo largo que es, por el camino no nos aburriremos ya que encontraremos unas vistas increíbles al llegar al punto más alto, el Trombåskaret, al poco de comenzarlo. Desde allí, a unos 1.183 metros sobre el nivel del mar tomaremos nuestras primeras impresionantes fotografías.

Trolltunga

Después el camino se hace más llevadero pero no por eso menos interesante. Así, al cabo de unas cuatro horas llegaremos al Trolltunga, quizá el mejor sitio del mundo para hacerse los famosos ‘selfies’ y también uno de los más peligrosos.

Hay que recordar que no hay vallas, para proteger el maravilloso marco, por lo que hay que tener mucho cuidado. Y una vez hechas las respectivas fotos y haber descansando un poco en uno de los mejores sitios de la tierra para relajarse, toca volver al aparcamiento en otras cuatro horas de viaje.

Trolltunga

Por todo ello es recomendable llevar calzado adecuado, agua y comida ya que nos encontramos en un entorno totalmente natural. Además, si queréis pasar más tiempo allí, es interesante saber que está permitido acampar cerca del Trolltunga, con la experiencia que ello supone.

Y por supuesto, si vais al Trolltunga, no podéis dejar de visitar el Preikestolen, otra experiencia imborrable.

Imágenes: einskinkAram KudurshianJörgen Nybrolinalbedo20JakobErde

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.