Vota el post!

En esta entrada de el Viajero Feliz te descubriremos un lugar mágico y muy atractivo en el norte de América. ¿Quieres descubrirlo? ¿Te apetece adentrarte en una gran aventura? Pues no te pierdas la siguiente entrada en la que te lo enseñamos todo sobre este maravillo desierto. ¡Sigue leyendo!

Dunas de color blanco en Nuevo México

A unos 30 kilómetros al suroeste de Alamogordo y de la conocida “Cordillera de los Misiles” de Nuevo México, se encuentran los terrenos del Desierto de White Sands, una zona cubierta de arena fina y blanca como la nieve. Sí, se trata de un desierto solitario y sin vida, pero la diferencia en comparación con los demás desiertos americanos es que la arena de Whiet Sands no está compuesta de cuarzo, sino de cristales de yeso. Por eso su color es blanco.

15597272430_91a8a868a4_k

Hace muchos años, existió en este lugar un gran lago que, cuando se evaporó, solo quedó su lecho al descubierto, donde se habían depositado elementos que estaban disueltos en esas aguas. Las arenas blancas se extienden por una superficie de 700 kilómetros cuadrados de dunas blancas, lo que nos da una idea del tamaño que tuvo el lago en su momento. Algunas de estas dunas pueden llegar a tener alturas de 15 metros, siempre móviles y cambiándose de lugar dependiendo de los vientos.

Otra singularidad de este blanco desierto en el norte de América es que los cristales pequeños de yeso que construyen sus dunas no absorben el calor del sol y siempre se encuentran fríos al tacto. Por eso, si visitas este desierto podrás caminar por la arena sin problemas y sin zapatos, y tampoco pasará nada si lo haces en los meses de verano. Otros más aventureros se atreven a practicar el sandboard sin amenazas de quemaduras en la piel por las caídas.

5279622080_dd61f783d3_b

Pero aunque White Sands tenga un aspecto virginal y sereno, sigue siendo un desierto solitario donde el sol castiga a todo el que lo visita, ya que las temperaturas son muy elevadas: calor fuerte durante el día y muy frío por la noche. Eso sí, se trata de un enclave presioso que no parece terrenal.

¿Y tú? ¿Conocías este desierto tan extraño? ¡Cuéntanoslo! Si te ha parecido interesante, también puedes leer «Palmira, la joya del desierto en peligro».

Imágenes: r.moreira32Alyson Hurtiris.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.