Zúrich, situada en la llanura central de Suiza y muy próxima a los Alpes, es la ciudad más importante del país. Su belleza es debida a su lago, a su aspecto medieval a la vez que moderno y también a sus vistas alpinas. ¿Quieres conocer sus rincones más fantásticos?

La parte más natural

El lago – Zürisee

Zúrich debe gran parte de su belleza a su lago en forma de media luna y a toda la naturaleza que lo acompaña. Lugar ideal para refrescarse en verano, descansar, navegar y desconectar del mundo.

Lago de Zúrich, Zürisee

Lago de Zúrich, Suiza

El monte Uetliberg – Felsenegg

Aunque se le conozca como monte en realidad son varias montañas. Se puede llegar a la cima en apenas media hora y ofrece unas espléndidas y maravillosas vistas de toda la ciudad, del lago y de los Alpes.

Bosque de Sihlwald

Este bosque está formado por hayas y una frondosa vegetación entre la que pueden encontrarse jabalíes, osos, nutrias y una amplia fauna. Las visitas pueden hacerse con guía o por libre, y cualquiera de las dos opciones puede resultar igual de gratificante.

La parte más arquitectónica y cosmopolita

La catedral – Grossmünster

La catedral es uno de los edificios góticos más impresionantes de la ciudad de Zúrich y se alza junto al río Limmat, sobre una pequeña colina. A lo largo de los años ha sufrido restauraciones y modificaciones pero, no obstante, todas se han hecho conservando su estilo arquitectónico.

Se cree que fue Carlomagno el que ordenó su construcción en honor a dos santos mártires, Félix y Régula.

Catedral de Zúrich

Catedral de Zúrich, Grossmünster

Centro Le Corbusier

Este colorido edificio está formado por diferentes módulos en forma de cubos bajo un techo metálico gris. La belleza de esta obra arquitectónica de Heidi Weber reside en los juegos ópticos geométricos, en el vidrio y metal que la forman y en el contraste con el verde del entorno. No solo los amantes de la arquitectura quedarán fascinados ante Le Corbusier.

Le Corbusier, obra de Heidi Weber

Los mercados

Suiza no es un país barato y Zúrich es una de las ciudades más caras pero existen algunos mercados populares, dignos de admirar, que ofrecen productos más asequibles.

El mercado de Rathausbrücke es uno de los más interesantes.

La parte más histórica y artística

Museo de Arte – Kunsthaus

Entre sus paredes descansan obras de Matisse, Picasso, Rembrandt, Rubens, Van Dyck,… Es uno de los mejores museos de la ciudad, y no solo por los artistas ya citados sino también por sus interesantes exposiciones itinerantes. Su colección internacional y de todas las épocas es un regalo para los sentidos.

Museo Nacional Suizo – Landesmuseum

La misma fachada del edificio desprende una gran belleza, tiene aspecto de castillo y fue construido por el arquitecto Gustav Gull en 1898. Este museo está dedicado a la historia y cultura de Suiza, pasando por los movimientos demográficos hasta por la religión del país.

Landesmuseum

Museo Nacional Suizo, Landesmuseum

Cabaret Voltaire

Este cabaret está estrechamente ligado al arte desde que Hugo Ball y Emmy Hennigs lo convirtieron en 1916 en un lugar en el que poderse expresar libremente de forma artística y romper con los cánones establecidos. A partir de ese momento, artistas como Kandinsky o Picabia pasaron por esa sala.

Actualmente es una biblioteca, una cafetería y una tienda de recuerdos, además de una asociación que organiza actividades culturales.

Y ahora que ya conoces Zúrich, quizá deberías saber que Suiza es uno de los países más felices del mundo.

Imágenes: Kamil PorembińskiPatrick NouhaillerBethany WeeksSmallMichael Mertens