Según cuentan las leyendas de la mitología cántabra, las hadas buenas de Cantabria – las Anjanas – residían en un lugar mágico. Este rincón no era otro que el valle de Cabuérniga. Era fácil encontrarlas en las fuentes con sus cabellos largos y rubios bañados por el fluir del agua. Y del mito a la realidad hay un paso, si tenemos en cuenta que el Valle de Cabuérniga es, tal vez, la joya más desconocida de Cantabria. ¡Adéntrate en el hogar de las anjanas!

El valle de Cabuérniga o la reserva del Saja al desnudo

Cantabria mítica en el Valle de Cabuérniga

Comencemos por el principio; si quieres conocer el valle de Cabuérniga “como tiene que ser”, prepárate para un fin de semana largo, de esos que se prolongan hasta el lunes o el martes. Y es que la cantidad de cosas qué ver y hacer no termina en un par de días. Cuando te encuentres cara a cara con la reserva nacional del Saja, entenderás porqué.

Cantabria mítica en el Valle de Cabuérniga

Más allá de la civilización costera tan turística e industrializada, el mirador de la Cardosa (en la imagen) muestra, orgulloso, un tesoro que se ha mantenido oculto para el turismo masificado; se trata del conjunto del valle de Cabuérniga. Visita, así pues, la asomada del Rivero y prepárate para un patrimonio y una gastronomía muy diferentes a lo que creías que podía enseñarte Cantabria.

El Valle de Cabuerniga de Carmona a Viaña

Las localidades de Carmona, Fresneda, Renedo, Selores, Sopeña, Terán, Valle y Viaña son las que conforman el mágico valle de Cabuérniga. De entre ellas, tenemos que destacar la belleza de Ruente (en la imagen), que te fascinará por su conjunto histórico y patrimonial.

Cantabria mítica en el Valle de Cabuérniga

Cuando vayas de una punta a otra del puente medieval, conocerás el palacio de Mier que, desde 1992, está considerado bien de interés cultural. La Casona del Canal es otro de los bienes de esta pequeña localidad del valle. Sus casas de piedra, típicas montañesas, conforman uno de los lugares y paisajes de interés más hermosos que jamás habrás conocido hasta la fecha.

Las costumbres ancestrales del pueblo cántabro se evidencian en el uso cotidiano de las albarcas en Carmona, en la artesanía de madera de la que algunos lugareños hacen gala y de las costumbres de jugar a los bolos o la pesca de trucha.

Si continuamos nuestro camino, llegaremos a Bárcena Mayor, así como Tudanca. Todos estos rincones son un testigo mudo de la belleza y presencia de uno de los rincones del mundo más inteligentemente bellos que existen.

¿Quieres visitar este bello lugar y no sabes qué ver primero? Descubre estas 10 joyas de Cantabria y quédate ensimismado con la belleza global. ¡Enjoy!

Imágenes:Juan sin Tierra , arhareservadelsaja , minubeespana , Mario .