La ruta del Cid: entre Burgos y Valencia
Vota el post!

El Cantar del Mio Cid fue la primera gran obra de la literatura española escrita en una lengua romance y es uno de los más grandes poemas épicos medievales de la literatura universal. Y el Camino del Cid es solo una de las muchas formas de conocer la historia y seguir las huellas de su protagonista, Rodrigo Díaz de Vivar. ¿Te apetece seguir los pasos de nuestro héroe?

Camino del Cid FINAL
Camino del Cid

La ruta del Cid: entre Burgos y Valencia

El Camino del Cid atraviesa, a través de rutas de entre 50 y 300 kilómetros, cuatro comunidades autónomas: Castilla y León, Castilla-La Mancha, Aragón y Comunidad Valenciana. Puede realizarse a pie o con bicicleta de montaña, a través de senderos y rutas senderistas; con bicicleta de carretera o con vehículos de motor, a través de carreteras secundarias.

Atienza
Atienza, Guadalajara

Hay diferentes formas de seguir las huellas del Cid. La primera de ellas es a través de sus rutas vertebrales, cada una de ellas basada en un episodio de nuestro héroe. El Destierro rememora el paso del Cid por el viejo reino de Castilla y León, desde Vivar del Cid (Burgos) hasta Atienza (Guadalajara), en su camino al destierro.

Tierras de Frontera recorre todas aquellas tierras que pertenecieron a los musulmanes y en las que el Cid impuso su ley hasta el enclave de Alcocer, donde libró una batalla. Empieza en Atienza y acaba en Ateca (Zaragoza), pasando por la ciudad de Calatayud.

Calatayud
Calatayud

Las tres taifas pasa por los tres legendarios reinos taifas: Zaragoza, Toledo y Albarracín. En este caso la ruta puede iniciarse en Ateca o Calatayud y acaba en Cella, cerca de Teruel.

La conquista de Valencia tiene como punto de partida Cella, lugar en el que el Cid esperó a aquellos que le acompañarían a conquistar Valencia. Obviamente esta ruta tiene su final en Valencia, ciudad soñada por el héroe.

Cella
Cella, Teruel

Y la última es La defensa del sur, un recorrido histórico en el que los protagonistas son los castillos islámicos. Empieza en Valencia y acaba en Orihuela, el punto más al sur que el Cid logró someter.

Otras dos formas de conocer la ruta del Cid son a través de los anillos o los ramales. Estos suelen conectarse de alguna forma con las rutas vertebrales pero los anillos son circuitos de estructura circular y con identidad propia dentro del Camino y los ramales son lineales. A diferencia de las rutas vertebrales, estas solo pueden hacerse de una determinada manera y no dan opción: pie, bicicleta o vehículos de motor.

Cid FINAL

Algunos ejemplos serían el Anillo de Gallocanta (Zaragoza y Teruel), que enlaza con la ruta de Las tres taifas y une Darica con Gallocanta; y el Anillo del Maestrazgo (Teruel y Castellón), que enlaza con la ruta de La conquista de Valencia y su impresionante recorrido permite conocer la Sierra del Maestrazgo. En cuanto a los ramales, se podría destacar, por ejemplo, el Ramal de Castellón, que enlaza con la ruta de La conquista de Valencia y une Castellón con Sagunt.

Hacer la ruta al completo y de una vez probablemente sea muy complicado porque en total son miles de kilómetros. Pero ¿te animas a hacer al menos una parte? Sus caminos llevan por zonas cuya riqueza natural, histórica y cultural es enorme. Y después de conocer los pasos del Cid, ¿qué tal si conocemos los de don Quijote de la Mancha?

Fotografías: Borja_ED SmithManuel Delgado TenorioAlberto Gonzalez RovirakinojamLumiago

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.