Palacio de Sanssouci, una perla en Alemania
Vota el post!

Por muy preocupado que se esté, siempre es necesario relajarse. Federico II El Grande, rey de Prusia, eso lo sabía muy bien. Por eso, construyó un palacio de verano a las afueras de Berlín que te dejará con la boca abierta. Entre los años 1745 y 1747 se levantó la residencia de descanso del monarca, abierta al público después de la Segunda Guerra Mundial y lugar de interés hasta el día de hoy. ¡Conoce con nosotros uno de los más mágicos palacios de Alemania!

Historia

Palacio de Sanssouci

El propósito principal de su construcción fue alejarse de toda ceremonia y ajetreo que envolvía a la capital alemana en esa época: el rey quería tener su espacio privado y de allí el nombre: Sanssouci, que proviene del término francés “Sans souci”, traducido al español como “Sin preocupaciones”. En principio contaba con una sola villa de 10 habitaciones en la cima de una pequeña colina, en el centro de los jardines. Dos siglos después, fue ampliado y restaurado durante el mandato de Federico IV.

Palacio de Sanssouci

El palacio es la parada más frecuentada de Potsdam, ciudad situada cerca de Berlín. Su diseño tiene un aire al palacio de Versalles, con un jardín en frente. Después de la remodelación se le añadieron dos alas, incluyendo un lugar de hospedaje para mujeres. Cuando perteneció a Federico II, no se permitía que las mujeres durmiesen allí, ¿el motivo? Él se acababa de divorciar y no quería la presencia femenina en su lugar de descanso.

Palacio de Sanssouci

La belleza de Sanssouci junto con la de sus jardines llevaron a que fuera declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Postdam: no sólo Sanssouci

En Potsdam también puedes visitar otros lugares turísticos:

Palacio de Sanssouci

  • Barrio holandés: un pedacito de Holanda se trasladó a Potsdam en el siglo XVII; pasear por las calles de este barrio te hará sentir en territorio holandés.
  • Puente Glienicke: el puente sobre el río Havel conecta Berlín y Potsdam, conocido por ser el lugar de entrega de los espías soviéticos y norteamericanos durante la Guerra Fría.
  • Palacios: si te encantan los palacios y descubrir la historia que hay dentro de ellos, Potsdam está repleto. Todos merecen la pena ser visitados, como el de Babelsberg, palacio nuevo, Cecilienhof y Charlottenhof.
  • Puerta de Brandeburgo: el no tan famoso arco de la ciudad fue construido mucho antes que la puerta de Berlín, es también un monumento vistoso, pero en menos dimensión que el de la capital.

¡Anímate y descubre el Palacio de Sanssouci y sus alrededores!

Imágenes: Tales of a WandererFrancisco SchmidtAlexander SteinhofAndré ZehetbauerAndreas Levers.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.