Sintra es una villa cercana a la capital portuguesa, perfecta para ser concebida como una excursión desde Lisboa. Es un escenario propio de cuento, repleto de preciosos palacios, exóticos jardines y leyendas escondidas en todos los rincones. Es por ello fácil de suponer que los lugares que ver en Sintra son sumamente interesantes, tanto es así, que fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1995. Se encuentra emplazada en medio de un parque natural, lo que la convierte en un destino ideal para desconectar y, por qué no decirlo, también para hacer algo de ejercicio gracias a (o por culpa de) sus empinadas calles.

El encanto único que posee Sintra a nivel mundial es incuestionable, y por esta razón en El Viajero Feliz no podíamos dejar compartir contigo una recopilación sobre Qué ver en Sintra. ¿Nos acompañas en nuestro paseo por esta misteriosa villa? 🙂

Qué ver en Sintra: descubre 10 Lugares Imprescindibles

1. Palacio da Pena

Qué ver en Sintra | Palacio da Pena

El primero de nuestros lugares que ver en Sintra no podía ser otro que el Palacio da Pena, su atracción turística más popular. Situado en el Monte da Pena y con un entorno de belleza inigualable, destaca por su llamativo colorido y el carácter ecléctico de su arquitectura, que incluye desde elementos clásicos portuguesas (como los míticos azulejos que recubren sus paredes) hasta motivos mudéjares, manuelinos, góticos, barrocos o pertenecientes al Romanticismo (con numerosas referencias mitológicas y religiosas). Esta particular mezcla de corrientes estéticas le convierte en una joya arquitectónica única en el mundo.

Para familiarizarnos con su historia, merece la pena destacar que antaño se trató de un convento de frailes de la Orden de San Jerónimo. Sin embargo, tras el traslado de estos a la zona lisboeta de Belém, y ya adentrados en el siglo XIX, el rey Fernando II decidió adquirir las ruinas y reconstruirlo como obsequio para su esposa, María II de Portugal. Sería el arquitecto Ludwig von Eschewege quien dirigió la ampliación, añadiendo no sólo adoptó las interesantes formas arquitectónicas y decorativas que luce hoy en día sino también un precioso jardín de estilo inglés con miles de especies botánicas procedentes de distintos rincones del planeta.

Con el fin de la monarquía portuguesa y el consiguiente exilio de la familia real, el Estado se hizo con el lugar, abriéndolo al público desde 1910 (gracias a lo cual, por supuesto, hoy podemos incluirlo en nuestra selección sobre qué ver en Sintra). Si bien es cierto que la espectacularidad de su exterior acapara toda la atención, su visita interior es también recomendable: podrás observar la capilla que luce un retablo atribuido a Nicolás Chanterenne, uno de los arquitectos del Monasterio de los Jerónimos, habitaciones privadas, comedor, salones, dormitorios y una cocina plagada de interesantes utensilios.

2. Quinta da Regaleira

Qué ver en Sintra | Quinta da Regaleira

Quinta da Regaleira es otro de los grandes favoritos cuando se pone sobre la mesa la cuestión de Qué ver en Sintra. Se trata de un lugar cuya historia está repleta de secretos, lo que le confiere un halo de misterio apasionante, y su aspecto actual se remonta a principios del siglo XX, momento en que un noble portugués llamado Antonio Carvalho Monteiro adquirió el terreno. Nacido en Río de Janeiro, era un distinguido coleccionista de libros, amante de la ópera y los instrumentos musicales, así como de las antigüedades.

Carvalho Monteiro contó con la indispensable ayuda de Luigi Manini, arquitecto conocido por su trabajo en la Scala de Milán, a quien le encomendó la tarea de viajar por Portugal y Europa tomando nota de los distintos estilos arquitectónicos y las corrientes estéticas para incluirlas en su obra. ¿El resultado? Una conjunción única de motivos románticos, neogóticos, manuelinos y mitológicos. De hecho, durante tu visita al interior del palacio podrás observar algunos de los bocetos que tomó el arquitecto durante sus viajes. Además, resultó de inspiración también para sus jardines, repletos de plantas y árboles exóticos, túneles secretos, cascadas escondidas o fuentes tan espectaculares como la Fuente de la Abundancia.

Pero ésta no es ni mucho menos la única sorpresa que te encontrarás en el interior del palacio. Además de un apasionado de la astrología y las ciencias ocultas en general, Carvalho Monteiro era masón, por lo que durante tu paseo serás testigo de numerosas referencias a la masonería y a los templarios, destacando especialmente su mayor atracción: el Pozo Iniciático. También conocido como «torre invertida», se trata de un profundo pozo en forma de espiral conformado por un total de nueve pisos que se conectan entre sí. Cuenta la leyenda que los nueve giros del Pozo Iniciático simbolizan el Infierno de la Divina Comedia de Dante Alighieri, y que en un rito que representaba el renacer, los masones debían ascender por él hasta la entrada superior, custodiada por la Fuente de los Dragones.

3. Cabo da Roca

Qué ver en Sintra | Cabo da Roca

Ubicado en el Parque Natural de Sintra-Cascais, a unos 18 kilómetros del centro y rodeado de encantadores pueblos marineros, se encuentra el tercer ocupante de nuestra lista sobre Qué ver en Sintra. Cabo da Roca es un acantilado tan bonito como salvaje y escarpado; se alza en pleno Atlántico alcanzando los 140 metros de altura y constituyéndose gracias a ello como el extremo más occidental de Europa. Sus acantilados fueron, de hecho, considerados el final del mundo hasta finales del siglo XVI, y es por ello que podrás encontrar allí una tienda de souvenirs donde acreditarán tu paso por el considerado «fin del mundo».

Su mirador, no obstante, no resulta interesante únicamente por las asombrosas vistas que ofrece, sino que también nos permite ser testigos de un monolito que luce la inscripción de las coordenadas exactas del lugar. Por si todo ello fuera poco, también se emplaza un faro inaugurado en 1772, lo que le convierte en el primer faro construido en Portugal, aunque es cierto que su forma actual se remonta a 1842. A modo de curiosidad, te interesará saber que la planta más abundante en la vegetación de la zona (de poca altura a causa de los fuertes vientos que azotan el cabo) es la uña de gato. Se trata de una planta no autóctona del país que hace ya unas cuantas décadas se escapó de un jardín asfixiando las plantas locales.

Y dejando estos datos curiosos (seguro que allí podrás descubrir muchísimos más), te recomendamos que, si tienes oportunidad, aproveches la visita para que ésta coincida con el ocaso del día. La puesta del sol es el mejor momento para visitar el cabo, que, tal como lo describió el famoso poeta Luís de Camões (1524-1580), es «el lugar en el que acaba la tierra y empieza el mar».

4. Castelo dos Mouros

Qué ver en Sintra | Castelo dos Mouros

Y bien cerca del Palacio da Pena, en plena sierra, encontramos otro de nuestros imprescindibles que ver en Sintra: el Castelo dos Mouros. Como podrás deducir por su ubicación (y también por las pistas que te otorga la fotografía), ofrece unas maravillosas vistas que bien merecen la pena a pesar de la fuerza con la que sopla el viento. Las dimensiones del lugar son abrumadoras: su perímetro cuenta con prácticamente 450 metros y abarca un área de nada más y nada menos que 12.000 kilómetros cuadrados.

Para hacer un breve repaso de su historia, debemos remontarnos al tiempo comprendido entre los siglos VIII y IX, período durante el cual fue erigido por los árabes como enclave defensivo, con el objetivo de vigilar los caminos que unían Sintra con Lisboa, Cascais y Mafra. Tras la conquista cristiana de Portugal, el castillo cayó en decadencia a causa de la falta de mantenimiento, incluyendo catástrofes como un gran incendio en 1636 y el devastador terremoto de 1755. En el siglo XIX el castillo fue restaurado por Fernando II, quien se propuso convertir la región en un reclamo turístico (tal como hemos mencionado con anterioridad). Sin embargo, a pesar de la restauración, el castillo conserva el encanto de las antiguas ruinas.

Actualmente conserva algunos restos de la muralla exterior (como una puerta árabe con arco de herradura) y portones románticos. on cinco las torres que flanquean la muralla, siendo la más elevada de todas ellas la conocida por el nombre de Torre Real: ¡comprenderás sus dimensiones si te decimos que tendrás que subir la friolera de 500 escalones para llegar a ella! Además, cuenta con un paso de rondas que te permitirá disfrutar de una hermosa panorámica de su enclave.

En su interior, el castillo presenta características propias del románico portugués, como su planta longitudinal, una única nave o un ábside abobedado en el que todavía se pueden apreciar algunos frescos; no en vano, su capilla fue construida sobre una necrópolis medieval. Pero no sólo eso, sino que también podrás ver una enorme cisterna perteneciente a la época islámica. Una visita muy interesante que termina de justificar por qué el Castelo dos Mouros es un lugar a tener en cuenta para tu itinerario de qué ver en Sintra.

5. Palacio de Monserrate

Qué ver en Sintra | Palacio de Monserrate

Llegamos al ecuador de nuestra recopilación de lugares imprescindibles que ver en Sintra, y lo hacemos con la increíble belleza del Palacio de Monserrate, un auténtico tesoro de esta región. Cercano al centro histórico de Sintra, es sin lugar a dudas una de las creaciones tanto arquitectónicas como paisajísticas más hermosas del Romanticismo en el país, así como un perfecto ejemplo de carácter ecléctico de su época (combina influencias góticas, indias y mudéjares, así como motivos exóticos y vegetales). Su construcción, realizada sobre un antiguo edificio neogótico, data de mediados del siglo XIX, concibiéndose como residencia de verano para la familia del aristócrata Francis Cook.

En la entrada podemos observar la figura de una quimera, símbolo de la confluencia típicamente romanticista de lo fantástico y lo mitológico. El edificio, como hemos comentado, cuenta también con reminiscencias árabes, una torre circular de dimensiones considerables y varias cúpulas rojas. Las ventanas son de marcado estilo gótico, y en su interior seremos testigos de una hermosa decoración de aire marcadamente oriental, incluyendo los estucos que desembocan en la Sala de la Música. Merece la pena mencionar que, gracias a su última restauración, puede accederse al segundo piso, donde su exhuberante decoración sigue reinando, por lo que su visita se convierte en una actividad que no requiere demasiado tiempo.

La espectacularidad del palacio llega también al enorme césped que se extiende a su alrededor, con un jardín botánico donde conviven cerca de 3.000 plantas exóticas procedentes de distintos rincones del mundo. De hecho, su parque está dividido en distintos jardines históricos, correspondientes a distintas áreas geográficas, conformando un área perfecta para disfrutar del descanso y para tomar fotografías increíbles.

6. Palacio Nacional de Sintra

Qué ver en Sintra | Palacio Nacional de Sintra

Además de Patrimonio Mundial de la UNESCO, el Palacio Nacional de Sintra (también conocido como Palacio da Vila) es uno de los lugares más particulares que ver en Sintra y en todo Portugal. Originalmente de estilo árabe y renovado en el siglo XV acorde al estilo manuelino, es precisamente el hecho de haberse construido en distintas etapas y con distintos estilos lo que le confiere su extraña belleza.

En su exterior luce dos chimeneas cónicas que se alzan destacando en la panorámica de la región, y sus paredes están recubiertas por algunos de los azulejos más antiguos y mejor conservados del país. En lo que respecta a su interior, pueden distinguirse distintas zonas, tales como la sala de los cisnes (donde acontecían las fiestas y los banquetes reales), la sala dos Brasoes (que destaca por sus azulejos y los blasones de familias nobles del siglo XVI) o la Capela Palatina, con mosaicos policromados de influencia árabe.

La Saga das Pragas, por su lado, alberga en su interior una leyenda. Se cuenta que las urracas pintadas encarnan a las mujeres de compañía del rey Joao I. Éste, al ser sorprendido por la reina besándose con una de ellas, comenzó a ser objeto de burla por las damas y, a modo de venganza, decidió dedicarles esta sala.

7. Convento dos Capuchos

Qué ver en Sintra | Convento dos Capuchos

La belleza del séptimo lugar que ver en Sintra radica en la austeridad y en su cautivadora atmósfera, permitiéndonos así tomar un descanso de la opulencia de la zona. El convento dos Capuchos es un humilde monasterio franciscano construido en piedra por Álvaro de Castro, hijo del virrey de las Indias, durante en el siglo XVI. Su finalidad era la de integrarse perfectamente con su entorno natural, impregnándose del halo de misterio que le confiere el frondoso bosque que luce a su alrededor.

Según la leyenda, el noble Álvaro de Cristo se había perdido en la sierra en busca de venado, optando por dormir bajo una roca. Mediante un sueño, se le reveló la necesidad de construir un templo cristiano; una misión que no pudo presenciar en vida, aunque su hijo honraría su voluntad. A partir de entonces, allí vivirían comunidades de frailes franciscanos de forma sucesiva, estando la primera de ellas conformada por ocho frailes. El más conocido de ellos sería Fray Honoro, quien vivió casi cien años, habiendo pasado los últimos treinta en el convento, cumpliendo penitencia. La extinción en 1834 de las órdenes monásticas en el país obligó a los franciscanos a abandonar el convento, siendo adquirido el espacio por el Vizconde de Monserrate y pasando finalmente en 1949 a pertenecer al Estado Portugués. Desde entonces, comenzaría una degradación material, lo que explica que actualmente se encuentre en ruinas.

Dentro del complejo, podremos encontrar interesantes estancias, como la capilla del Senhor dos Pasos, donde todavía pueden apreciarse restos de azulejos azules que representan escenas de la Pasión de Cristo, o la Sala do Coro Alto, donde se entonaban los cánticos durante las misas. Por medio de un corredor, podremos acceder a las diminutas celdas donde dormían los monjes, quienes llevaban una vida dedicada a la reflexión y a la renuncia de los bienes materiales. Tanto es así, que el corcho es el único elemento empleado en su decoración, útil para aislar los techos de las diminutas celdas donde descansaban. Estas celdas, además, nos permiten hacernos una idea de las duras condiciones de vida, pues en ellas ni siquiera cabían estirados. Una visita indispensable que nos ayuda a comprender su modo de vida y también a co un poco de ella.

8. Praia da Ursa

Qué ver en Sintra | Praia da UrsaSituada bien cerca del Cabo da Roca, encontramos Playa de Ursa, la playa más occidental de Europa y una de las más impresionantes de todo Portugal. Su difícil acceso, únicamente viable por medio de una carretera de tierra batida y un camino accidentado (no recomendable para personas con poca movilidad o para niños), asegura que la playa se convierta en todo un remanso de paz. Su soberbio paisaje está dominado por sus formaciones rocosas, concretamente por una de ellas, cuya forma recuerda a la de un oso, motivo por el cual ha sido nombrada en su traducción «Playa de la Osa».

Como viene siendo habitual tras lo expuesto hasta el momento sobre qué ver en Sintra, también esta localización cuenta con su propia historia. La leyenda cuenta que antiguamente solía vivir allí una osa, acompañada de sus oseznos. Cuando los hielos de la sierra comenzaron a derretirse, los dioses avisaron a todas las criaturas para que abandonaran el mar. Sin embargo, la osa se mantuvo firme, optando por morir en el lugar que la había visto nacer. La furia de los dioses hizo que tanto ella como sus crías se convirtieran en piedra y estuvieran condenadas a pasar allí el resto de sus vidas.

Este mágico lugar es también perfecto para los más exploradores y amantes de la diversidad natural, puesto que el área ofrece un gran abanico de atractivos. Por ejemplo, cuando baja la marea, en la playa quedan al descubierto rocas y pequeñas bañeras de agua transparente, así como una atractiva vida marina que incluye cangrejos, caracoles, estrellas de mar o percebes. ¡No te pierdas esta increíble experiencia!

9. Palacio de Seteais

Qué ver en Sintra | Palacio de Seteais

Aproximadamente a un kilómetro del centro histórico de Sintra y cerca de Quinta da Regaleira encontramos el Palacio de Seteais, construido en 1785 por el cónsul holandés Daniel Gildemeester, quien contaba con una gran fortuna gracias al monopolio en el comercio de diamantes que le había concedido el Marqués de Pombal. El cónsul, enamorado de las vistas panorámicas de la sierra, falleció en 1797, y la propiedad fue vendida por la familia a Diogo de Menezes Noronha Coutinho, quinto marqués de Marialva.

El marqués emprendió obras de ampliación entre 1801 y 1802, construyendo un ala de fachada simétrica a la existente, formando un arco triunfal a modo de conmemoración de la visita del príncipe regente Joao y su esposa Carlota Joaquina. Sin embargo, apenas pudo disfrutarlo, pues su muerte se dio en 1803, trayendo consigo dificultades en la sucesión por la existencia de varias hipotecas. En 1946 el Estado terminó con la problemática adquiriendo la propiedad, pero ante nuevos conflictos derivados de los derechos de explotación de la zona, en 1954 el palacio se convirtió en un hotel de lujo.

Actualmente, el hotel sigue manteniendo el encanto del palacio de estilo neoclásico, y supone uno de los mejores miradores de Sintra. Su decoración interior también respeta el encanto de su época: destaca la Sala de Pillement (cubierta de frescos pintados por discíulos de Jean Pillement), el gran salón-comedor (con sirenas, tritones y una exuberante vegetación) u otro salón más pequeño de clara influencia china. Actualmente se permite a los turistas asear por los jardines, tomar algo en alguna de sus salas o disfrutar de su restaurante, de fusión entre la cocina portuguesa y la internacional.

Se conoce que el origen del nombre es una derivación de la palabra «centeais», que aludía a los campos de centeno de la zona. No obstante, popularmente existe una historia paralela conocida como la leyenda de los lamentos, que se remonta a tiempos de la reconquista. Cuenta que uno de los primeros cristianos en llegar a la sierra hizo prisioneras a una princesa y a su vieja dama de compañía. La vieja, después de escuchar lamentarse a la princesa, le advirtió que era víctima de un maleficio, y que el día que exclamara «ay» por séptima vez, moriría. Los moros dieron muerte a la vieja al tomarla por hechicera, y la séptima vez que la princesa se lamentó, coincidió con una espada se deslizaba por su cuello terminando con su vida. A partir de entonces, el lugar pasó recibió el nombre actual.

10. Vila Sassetti

Qué ver en Sintra | Villa Sassetti

Y llegamos al final de nuestra recopilación sobre qué ver en Sintra con la Vila Sassetti: una mansión señorial de 1890 inspirada en los castillos del norte de Italia y situada en el caso histórico de Sintra. Su edificio principal se corresponde con una casa de verano de estilo revivalista construida a finales del siglo XIX, emplazada en medio de una vegetación exuberante. Su nombre proviene del primer propietario, Victor Carlos Sassetti, y destacan en ella su torre circular central, las fachadas de granito, la colección de antigüedades del interior y su jardín naturalista.

Sus terrenos están abiertos al público e incluyen una ruta que sube hasta el acantilado Penedo da Amizade, de 45 metros y enormemente popular entre los escaladores. Sus jardines, de estilo romántico, incluyen canales de agua y enormes árboles, convirtiéndose en todo un oasis de paz. Una visita indispensable que te permitirá disfrutar de un perfecto equilibrio entre la arquitectura y la naturaleza, y en la actualidad es un símbolo cultural de Sintra, y parte de un fantástico circuito a través de la colina.

Además de Qué ver en Sintra, no te pierdas…

¿Has disfrutado de nuestro recorrido por los indispensables que ver en Sintra? Entonces no te pierdas los artículos que te sugerimos a continuación. 🙂 Si próximamente viajar a Sintra o visitas distintas ciudades de Portugal, probablemente estés interesado en conocer a fondo el país. Para que sacies tu ansia de información, te proporcionamos una recopilación de datos curiosos en esta entrada sobre Curiosidades de Portugal. ¡Te fascinarán y harán que te enamores (todavía más) del país!

Esperamos que hayas disfrutado con nuestra selección a la hora de tener en cuenta qué ver en Sintra. Como siempre, te animamos a que nos dejes todas tus impresiones en la sección de comentarios. 🙂 Cuéntanos, ¿piensas visitar esta villa próximamente o has tenido la oportunidad de estar ya? ¿Cuál de los seleccionados en nuestro listado de qué ver en Sintra te ha parecido más atractivo? ¡Te leeremos con mucho interés!