El depósito de las formaciones de sal desde la meseta data hace unos 13 millones de años. La sedimentación de sal se llevó a cabo en las cuencas marinas aisladas, gracias al clima cálido y húmedo, con tendencias a la sequedad. Situada al este de la meseta de Transilvania, el depósito de sal de Turda pertenece al frente occidental, que se desarrolló a partir de Maramures, en el norte, hasta Sibiu en el sur.

Época Romana

La explotación del depósito de sal comenzó a través de la minería de superficie y más tarde en la profundidad. Su uso inicia durante la ocupación romana en Dacia, que tuvo una función económica importante.

salina turda2

Pero después de la retirada Aureliano, hasta el siglo 11, no existen pruebas ciertas de que la explotación de sal continuase. Se cree que la población local continuó con la explotación para cubrir las necesidades internas y con miras a la exportación en países vecinos.

Edad Media

Después de un tiempo de progreso entre el final del siglo XIV y mediados de XVI vino una época de disminución en el ritmo de la minería en Transylvania. Para obtener un registro preciso de las condiciones de la explotación de sal, la realeza envió inspectores a las minas de Transilvania.

salina turda3

En un informe realizado en la primavera de 1552 los inspectores reales Paulus Bornemisza y Georgius Wernher hacen referencia a la calidad de la sal, con el método de explotación, así como el número y la calidad de los trabajadores. En el mismo documento la mina de sal de Turda se conoce como la más importante de Transilvania.

Guerra Mundial

A partir del año 1867, cuando la obra del mineralogista Johann Fridwaldszky fue publicada, se subrayó porque estas minas merecían la más alta admiración y curiosidad. En el primer año del siglo XX la profundidad de extracción de esta mina alcanzaba los 38 metros.

salina turda5

Después de la Primera Guerra Mundial, la explotación de sal se convirtió en monopolio del Estado, por lo que las empresas privadas no tenían derecho de concesión o explotación de minerales en Romania. Después de su cierre en 1932 la mina de sal fue olvidada hasta la segunda guerra mundial, cuando se volvió a abrir y se utiliza como un refugio.

Actualidad

En 1992, la mina de sal se abrió al público, para obtener un punto turístico. La mina de sal de Turda es hoy un auténtico museo de historia de la explotación de la sal, y en cierto modo se ha convertido en una leyenda. Cada vez más turistas que llegan aquí desde diversas partes del mundo a visitar la mina por su valor histórico y turístico.

¿Os apetece visitarla? ¡No os perdáis el asombroso cementerio de Rocl-cut!

Imagen: Salina Turda