Vota el post!

Un accidente geográfico que es de todo menos un accidente. La majestuosidad de las Cataratas Victoria hace del continente africano poseedor de una de las vistas más hermosas del mundo. ¡Conoce las fascinantes cataratas y cómo disfrutar de ellas!

Cataratas Victoria

Este salto de agua ubicado entre Zambia y Zimbabue tiene una altura de 108 metros y 1,7 kilómetros de extensión en la frontera de estos dos países del sur de África, siendo así el salto más ancho del planeta.

Las aguas del río Zambeze alimentan el salto y caen ocasionando un auténtico estruendo, demostrando la potencia que tiene esta maravilla natural. El sonido de  550 millones de litros de agua al caer cada minuto es tan fuerte que puede escucharse a varios kilómetros de distancia.

El humo que truena

Los locales le llaman “Mosi-oa-Tunya” que significa “El humo que truena”; al descubrir las cataratas, el explorador escocés David Livingstone las nombró “Victoria” en honor a la soberana del Reino Unido en 1855, convirtiéndose en el primer europeo en conocer y documentar el deslumbrante salto.

Cataratas Victoria

En el año 1989 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y desde 2010 forma parte del Área de Conservación Kavango-Zambeze –proyecto dedicado a la creación de un parque transnacional en África. Al compartir frontera, las Cataratas Victoria están entre el Parque Nacional Mosi-oa-Tunya en Zambia, y Parque Nacional Cataratas Victoria en Zimbabue.

La piscina del diablo

Hermoso lugar con nombre aterrador. En la cima de las Cataratas Victoria se forma una piscina natural bordeada por piedras y precipicio, sí, ¡Precipicio! Al final de la piscina puedes ver cómo cae el agua desde unos ¡100 metros de altura!

Piscina del diablo

Para aquellos valientes que no temen a nada, disfrutar en estas aguas será toda una aventura… no por nada la llaman La piscina del diablo. Los meses ideales para nadar con tranquilidad y seguridad –sobre todo esta última– son de septiembre a diciembre, cuando el caudal del río Zambeze es bajo. Aunque no sea la más grande, es probablemente la más peligrosa, pero ofrece un paisaje que jamás olvidarás –quizás miedo también.

Piscina del diablo

Además de nadar en las aguas del río, puedes hacer actividades como rafting, volar en helicóptero, practicar vuelo ultraligero, ir de safari en elefante, navegar en crucero, o apreciar las cataratas desde puntos estratégicos que los guías turísticos te indiquen.

Y tú, ¿Te darías un chapuzón en La piscina del diablo? O, ¿Prefieres explorar las cataratas con otras actividades? Comenta, comparte y visita las Cataratas Victoria.

Imágenes: Mario MicklischAlessandroHarvey BarrisonjoepyrekLip Kee Yap.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.