También denominados alpes occidentales, los Alpes franceses son el hogar del Mont Blanc, una de las cimas más elevadas de Europa. Desde el golfo de Génova hasta el paso del simplón, nos encontramos con numerosas pistas de esquí e increíbles paisajes que harán las delicias de los montañistas. En invierno, además, proliferan las propuestas para realizar viajes organizados y miles de viajeros se van de vacaciones a los alpes franceses por su cuenta. ¿Quieres conocer el mágico monte blanco y todo lo que le rodea? ¡Descúbrelo!

La belleza del Mont Blanc en los Alpes Franceses

El titánico Mont Blanc en los alpes franceses

Ubicada en el centro del macizo del Mont Blanc, cuenta con uno de los climas más extremos de los alpes, que alcanza los -8ºC en los meses invernales. En el macizo del Mont Blanc hay más de 100 glaciares que ocupan más de 175 km². Además, cuenta con numerosas cascadas, así como uno de los glaciares más bonitos alimentados por permafrost que podemos llegar a conocer.

El titánico Mont Blanc en los alpes franceses

En el Mont Blanc es sencillo encontrarse ranúnculos de los glaciares, unas preciosas flores que se conjugan con musgos y líquenes. Asimismo, es posible encontrar fluorita rosa y cuarzo en cantidades considerables, siendo muy apreciados en la zona.

El monte maldito

Las creencias paganas se refirieron a este monte como el alojamiento de la diosa blanca, la reina de las nieves. Según la leyenda, esta diosa era quién tejía el destino de los hombres al estilo de las parcas o nornas en otras mitologías. Sin embargo, con la llegada del cristianismo se empezó a creer que es monte estaba maldito y que las presuntas divinidades que habitaban en él eran, realmente, demonios.

El titánico Mont Blanc en los alpes franceses

Fue en 1786 cuando Jaques Balmat y Michel Gabriel Paccard conquistaron la cima, a petición de un científico de Ginebra, Horace Bénédict de Sausarre, quién había ofrecido una recompensa a quién lo consiguiese. Desde entonces, el Mont Blanc ha sido testigo de infinidad de expediciones. Actualmente, la rutas más conocidas son la vía de Cristalliers, la vía de los tres Mont Blanc, la vía Grand Mulets o la ruta Miage.

¿Qué te ha parecido el Mont Blanc en los Alpes Franceses? Si te encanta vivir la naturaleza al límite, no te pierdas el caminito del Rey. No olvides, además, descubrir algunos tesoros de Francia que te dejarán boquiabierto. Algunos de estos lugares te dejarán enamorado para siempre. ¡Completa tu viaje y disfruta, viajero feliz!

Imágenes: maxisciences , megaricos , travelandexchange , Pedro Orrego .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.