Vota el post!

Mucha sangre fría y poco miedo a la muerte es lo que se necesita para enfrentarse a una experiencia escalofriante. Recorrer las Catacumbas de los Capuchinos en Palermo impresiona, desconcierta y provoca escalofríos. Ocho mil momias pueblan este siniestro lugar, unas apoyadas en esquinas o recovecos, otras literalmente colgadas de las paredes o tumbadas en nichos. Recorrer los pasillos de este lugar es encontrarse directamente con la imagen de la muerte.

Perfectamente ordenados

Pasillo de las catacumbas

En este peculiar museo de difuntos, todo sigue un orden. Los cuerpos están ordenados en hileras. Hay pasillos solo de hombres o de mujeres. Los niños tienen espacio aparte, también las vírgenes, ataviadas con lo que en su época fueron inmaculados vestidos blancos. En algunas galerías hay familias enteras y otras están destinadas a profesionales: médicos, jueces o militares que aún visten sus uniformes.

La momia más hermosa

2 Rosalía

Su nombre era Rosalía Lombardo y murió en 1920 cuando apenas tenía dos años. Su padre, destrozado, quiso inmortalizarla y recurrió a un químico para que la embalsamara. El suyo sí que es un sueño eterno, porque casi cien años después de su fallecimiento la pequeña Rosalía tan solo parece estar dormida. No puede extrañar que se la haya calificado como la “momia más hermosa

El origen de las catacumbas

familias

Lo que es cierto es que los que en su momento eligieron este como su lugar de descanso eterno poco podían imaginar que acabaría convirtiéndose en atracción turística. Las catacumbas fueron originariamente lugar de entierro de los monjes capuchinos, y fueron ellos los que descubrieron como los cuerpos se conservaban en ellas en perfectas condiciones.

Durante años solo los monjes lo utilizaron como lugar de entierro. Pero con el tiempo las clases pudientes de Palermo empezaron a pedir que sus fallecidos fueran depositados y embalsamados aquí. Así fue como llegaron a acumularse en las catacumbas los ocho mil cuerpos que hoy reposan en ellas.

pasillos

Inquietantes, sorprendentes, macabras, así son las Catacumbas de los Capuchinos en Palermo. Un lugar no apto para personas que se impresionen fácilmente. Si no eres especialmente sensible y te apetece visitar otros lugares escalofriantes no te pierdas Los destinos más aterradores del Planeta.

Imágenes: Teresa AragóJuan Antonio F. SegalSibeasterSergueiCarlos de Paz

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.