Marrakech no sólo es una ciudad fantástica, es también el símbolo de lo que Marruecos una vez fue, y lo que todavía sobrevive en ella. Las calles de la vieja ciudad rosa son demasiado estrechas para permitir la introducción de los coches, y así los turistas en busca de la Marruecos «real» han convertido sus estructuras medievales en un negocio rentable. A pesar de todo, todavía no han logrado cambiar su carácter. En realidad contribuyen en una manera positiva preservando uno de los grandes monumentos del país.

Marrakech es una ciudad bereber, con poca influencia árabe. Fue capital de Marruecos durante muchas décadas por lo que sus monumentos crecen por doquier. El más famoso es la mezquita de Koutoubia. Pero son la medina, los zocos y la plaza Jam el-Fna, los que atraen a la mayoría de los turistas.

1. Koutoubia

La mezquita Koutoubia es la mezquita más grande de Marrakech. El minarete fue utilizado como modelo para la Giralda de Sevilla.

marrakech1

El nombre se deriva del árabe al-Koutoubiyyin, por librería, ya que el lugar solía estar rodeado de vendedores de manuscritos. La torre está adornada con cuatro globos de cobre que según la leyenda, originalmente eran de oro puro.

2. Las tumbas Saadi

Las tumbas Saadi en Marrakech datan de 1578, pero fueron descubiertas sólo recientemente (en 1917). El mausoleo comprende los cadáveres de unos sesenta miembros de la dinastía Saadi. Debido a la belleza de su decoración, ha sido una gran atracción para los visitantes de Marrakech.

3. Palacio El Badi

Palacio El Badi se compone en la actualidad de los restos de un magnífico palacio construido por el rey Saadian Ahmad al-Mansur en 1578. El edificio original tenía 360 habitaciones, un patio y una piscina, ricamente decorados con mármoles italianos y grandes cantidades de oro importadas de Sudán. También contaba con un pequeño subterráneo y una cárcel en forma de túnel donde el rey metía a sus prisioneros.

marrakech2

Por desgracia, este palacio de cuento de hadas fue destrozado por el sultán alauita Mawlay Ismail quien utilizó los materiales para decorar su propio palacio en Meknes. El diseño del palacio se ve influenciada por la Alhambra de Granada.

4. Jardín Majorelle

El Jardín Majorelle, es uno de los lugares de visita obligada en Marruecos. En la década de 1920 el artista francés Jacques Majorelle creó este jardín completándolo con piscinas, palmeras, buganvillas, plátanos y casas en un extraordinario color azul oscuro.  Es además un jardín botánico, alberga más de 15 especies de aves, que se encuentran sólo en el área del norte de África.

5. Jemaa el Fna (El Lugar de la muerte)

Pero por supuesto, la estrella local, y el centro de Medina, es la famosa plaza Djemaa el Fna. El corazón de Marrakech. El nombre de la plaza tiene muchas interpretaciones: Djemâa significa, «lugar de encuentro» y Fna significa «el fin» o «la muerte», por lo que podría traducirse como «Lugar de la Muerte». Lo que tendría cierto sentido porque en el pasado era el lugar donde se realizaban decapitaciones públicas de pecadores, criminales, y cristianos.

marrakech6

Actualmente, la plaza Jemaa el Fna es un carnaval hirviente sin fin, que abarca todas las actividades. Está rodeada de pequeñas mezquitas y una serie de cafeterías, todas con terrazas en la azotea que permiten una vista panorámica de pájaro.

marrakech5

Desde la mañana temprano, cuando Marrakech está despertando, hasta la medianoche, cuando la mayoría de la gente ha ido a la cama, la fiesta nunca se detiene. En el mercado de Jemaa el Fna, se venden telas brillantes, faquires escupen fuego, mujeres dibujan tatuajes de henna, encantadores de cobras tocan sus flautas estridentes, acróbatas salvajes, bailarines y músicos con címbalos incompatibles se entremezclan entre domadores de monos, adivinos, extractores de dientes, y astrólogos.

marrakech3

El mejor momento para observar el Djemâa es con  la puesta del sol, cuando toda la plaza se vuelve púrpura, naranja o de color rosa oscuro y adopta el humeante resplandor nocturno de los cientos de lámparas de gas que iluminan los puestos de comida.

marrakech4

Un lugar mágico en el que perderse es la mejor de las posibilidades. ¿No os parece? Si os ha gustado esta locura, no os podéis perder La ciudad azul de Chefchauen.

Imagen: sofianebAntonio CinottiAitor Garcia ViñasMark RowlandMark RowlandSuperCar-RoadTrip.fr y Ahron de Leeuw vía Flickr

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.