Alsacia es una de las regiones más bellas de Francia y de Europa. Una región de paisajes espectaculares, de pueblos que parecen de auténtico cuento y de ciudades inolvidables. Una región, en definitiva, que merece mucho más que un fin de semana. Pero, ¿cómo organizar el viaje? Aquí tienes algunos consejos

¿Cuándo viajar a Alsacia?

Eguisheim en Alsacia

Lo cierto es que la época es lo de menos. Alsacia ofrece atractivos cualquier mes del año. Con el calor podrás recorrer tranquilamente sus paisajes y pasear por sus pueblos mientras disfrutas de la imagen de sus fachadas cubiertas de flores.

Pero si no te da miedo el frío, la Navidad se vive en esta región de una manera muy especial. Sentirás que te has sumergido en un escenario de fantasía, casi irreal. Pueblos y ciudades se engalanan con guirnaldas, con luces y con todo tipo de objetos decorativos. Y en sus plazas encontrarás animados mercadillos navideños. Una postal que no podrás olvidar con facilidad.

El transporte en Alsacia

Kaysersberg en Alsacia

Primero vamos a situarnos: Alsacia está en el este de Francia, haciendo frontera con Alemania y Suiza. Teniendo como capital Estrasburgo, puedes imaginar que las comunicaciones son más que buenas. En avión se puede llegar a esta ciudad, pero también a Basilea en Suiza, o Baden-Baden en Alemania. No están demasiado lejos.

Además, se puede llegar sin problemas en tren y, por supuesto, en coche. Y es precisamente el coche una de las mejores formas de recorrer la región, ya que te dará completa libertad para elegir recorrido sin depender de horarios. Evidentemente, no hay problemas para alquilar uno en Colmar o Estrasburgo.

Si no quieres conducir, Colmar es una buena base, desde esta ciudad parten autobuses hacia los pueblos más bellos de la región que, por cierto, están muy cerca. Otra opción es recorrer Alsacia en bicicleta, la zona es bastante llana y pedalear te permitirá disfrutar de todos sus paisajes.

El alojamiento

Alsacia

Ya hemos señalado Colmar como punto de partida para conocer Alsacia. Tanto esta ciudad como Estrasburgo disponen de una buena infraestructura hotelera y fantásticos servicios. Eso sí, si tienes pensado viajar en Navidad, conviene reservar con tiempo, la ocupación en esas fechas en muy alta.

Si prefieres algo más tranquilo, tampoco tendrás problemas, hay infinidad de alojamientos rurales que te permitirán disfrutar de todo el encanto de los pueblos alsacianos.

¿Qué pueblos no hay que perderse?

Alsacia es una región fascinante, cada pueblo tiene su encanto particular, pero hay algunos que no debes perderte por nada del mundo. Kaysersberg, con su arquitectura tradicional de entramados de madera; o Riquewihr, que parece sacado de un cuento con sus torres y sus casas de colores, son dos de ellos. Pero la lista puede ser interminable: Eguisheim, Ribeavillé, Hunawihr, Guebwiller…

Mención aparte merecen Colmar y Estrasburgo. Colmar es de esas ciudades imposibles de olvidar, su Pequeña Venecia es una de las postales más conocidas de Alsacia. Romántica, encantadora, con construcciones maravillosas y rincones llenos de magia, es imposible no enamorarse de ella.

Estrasburgo en Alsacia

En cuanto a Estrasburgo, es casi igual de fantástica. Desde su magnífica catedral a su encantador barrio de la Petit France o el que alberga las instituciones europeas, todo en ella merece una visita reposada.

¿Aún tienes tiempo? Entonces no debes dejar de conocer el precioso castillo de Haut-Kœnigsbourg o hacer un recorrido por los viñedos de la región. No olvides que los vinos alsacianos tienen una más que merecida fama.

Alsacia merece una larga escapada y siempre parecerá que le tiempo es poco para descubrir todos sus encantos ¿Te han resultado útiles estos consejos? Compártelos y, si quieres, puedes seguir viajando con nosotros para descubrir 5 lugares de cuento de hadas en Francia.

Imágenes: Derrick BrutelfidberMichaeltravis noblesMorBCN

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.