El Taj Mahal, una maravilla nacida del amor
Vota el post!

Catalogado como una de las siete maravillas del mundo, te explicamos la historia de este emblemático palacio.

La India, en el estado de Uttar Pradesh y, más concretamente, en los aledaños de la ciudad de Agra. Ese es el lugar donde se erige orgulloso, eterno y de forma casi mágica el Taj Mahal. Este palacio que data del siglo XVII tiene más de 500 años de antigüedad y es considerado como una de las siete maravillas que se encuentran esparcidas por todo el mundo. Pero, ¿sabías por qué fue construido?

Una historia que nace del amor entre el emperador Sha Jahan por la joven Arjumand, y que te traemos gracias a LocuraViaje.com. La vendedora de cristales y el dirigente del imperio se conocieron en un bazar, fruto de una de esas casualidades tan azarosas y a la vez tan importantes para el transcurso de la historia.

El Taj Mahal

Él, totalmente prendado por su presencia, no fue capaz de dirigirle tan siquiera una palabra en su primer encuentro. Sin embargo, poco a poco conectaron y fueron conocidos por patrocinar un romance basado en la confianza, el apoyo y, por supuesto, el amor. Se desvivían el uno por el otro y lo daban todo por la felicidad mutua.

No obstante, el tiempo no perdona, y el decimotercer parto de Arjumand le trajo serias complicaciones. Cuando el emperador se enteró de la noticia, volvió del frente militar para acompañarla en los que serían sus últimos suspiros. La muerte de ella, en el año 1630, dejaría totalmente herido al corazón de Sha Jahan, que acabó quedando recluido en el Fuerte Rojo, cercano al río Yamuna.

Sus últimos años de vida pasaron en la total reclusión y el aislamiento. El que vivía allí era solo la sombra del que fue un emperador fuerte, brillante y aguerrido. Dejó el futuro de su imperio en manos de sus hijos; pero no quiso despedirse del mundo sin rendir un último tributo a la persona que se llevó su corazón. Ordenó construir el mausoleo más grande e impactante de la historia.

Reunió a los mejores trabajadores, las joyas más hermosas y el estilo más espectacular. De hecho, hasta se desvió el transcurso del río Yamuna para que el palacio se reflejara en él. Cuando el Taj Mahal terminó de ser construido, en el año 1648, los restos de Arjumand pudieron descansar en él. Pocos años después, Sha Jahan se uniría a su amada en una construcción que, a día de hoy, no deja de ser tan imponente como lo fue en su construcción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.