¿Has estado alguna vez en Noruega? ¿Sabes del Preikestolen? Si todavía estás planeando ese viaje (o piensas repetir), no te pierdas una de las más curiosas y extraordinarias formaciones naturales de Europa, incluso del mundo entero. ¿Te atreves a subir?

Preikestolen, el Púlpito noruego

Ubicación del Púlpito de Noruega

Es llamada la Roca del Púlpito (Preikestolen o Prekestolen, en noruego) por su curiosa forma. Se trata de un precipicio escarpado de 604 metros sobre el Fiordo de Lyse, que consta de una parte superior prácticamente plana de unos 25 metros cuadrados. Su aspecto se debe a su formación durante la Era Glacial, en que el contacto con un glacial rompió la roca de manera angular, y luego esos trozos fueron arrastrados dejando atrás el Preikestolen tal y como lo conocemos hoy.

Sin embargo, empezó a ser visitado no hace mucho tiempo, todo gracias al deportista Thomas Peter Randulff, quien descubrió la planicie durante un viaje en barco por el Lysefjord. A partir de ahí, tuvo como meta subirlo, abriéndole el paso a las próximas generaciones que se atemorizaban por la altura del Preikestolen. Luego, poco a poco, comenzó a ganar más fama a través de las redes sociales, convirtiéndose hoy en día en una nueva atracción turística de Noruega.

El Preikestolen tiene una altura de 604 metros sobre el fiordo Lysefjord, y posee una de las rutas de senderismo más famosas del país. Al año, más de 300 000 personas visitan esta formación natural para vivir nuevas aventuras. El recorrido se extiende por aproximadamente 8 kilómetros, empezando desde el refugio de montaña Preikestolen Fjellstue.

Se considera que tiene una dificultad media para completar la ruta. ¿Y cuánto se tarda en subir al Preikestolen? Se comprende un tiempo general de 4 horas (ida y vuelta). Existe la ventaja de contar con excursiones guiadas todos los días entre abril y octubre para tener más seguridad en el recorrido.

Ubicación del Preikestolen

El Preikestolen se ubica en Lysefjord, en el distrito de Ryfylke, provincia de Rogaland. Aunque sobre el papel parece de fácil acceso (el principio de la excursión se encuentra a una hora de la ciudad noruega de Stavanger con ferri o coche), la realidad es un poco más complicada: llegar a la ladera de la montaña es simple, pero la subida va a cargo del turista.

Aunque en teoría no debería tomarnos más de tres horas, el camino presenta todo tipo de irregularidades. Existen ascensos y descensos que pueden volver loco al viajero menos decidido hasta hacer que, en ocasiones, algunos se replanteen las ganas que tienen de llegar a la cima.

¿Cómo ir a Preikestolen?

Como subir al Preikestolen

La ciudad más cercana de la formación natural es Stavanger, la cual también es un paraíso turístico para los viajeros. La otra opción es Oslo, pero suele ser más desgastante por el recorrido aproximado de 7 horas en coche. Partir desde Bergen es la misma historia, con una ruta de 6 horas, sumado al hecho de que tendrás que abordar varios ferris en el trayecto.

Una de las mejores opciones de llegar al Preikestolen es a través de un tramo en ferri y luego uno en autobús. Primero abordas el ferri en el puerto de Stavanger que te llevará hasta Tau. En poco más de 45 minutos estarás en la terminal de ferris, donde un autobús te espera para llevarte a la entrada del Púlpito en media hora.

¿Cómo se sube al Preikestolen?

Si bien las imágenes del Púlpito pueden ser desafiantes, lo cierto es que el trayecto no es tan exigente. No obstante, si estás en mala forma física o no te sientes cómodo, lo mejor es que veas la formación desde el fiordo.

La ruta cuenta con una distancia de 3,8 kilómetros, con un desnivel total de 334 metros, lo que generalmente toma dos horas en ser completado. Lo ideal es que subas con tranquilidad y disfrutes de los paisajes y vistas que te ofrece el recorrido de subida. Por suerte, el trayecto se encuentra muy bien señalizado, donde solo tendrás que seguir una «T» de color rojo para no desorientarte.

Visitar Preikestolen: datos útiles

Datos útiles del Preikestolen

Es importante tener en cuenta varios factores que pueden afectar el trayecto de subida del Púlpito. En algunos casos, es mejor posponer la visita para otro día en el que las condiciones sean mucho más estables. En ese sentido, te comentamos lo que debes considerar.

El tiempo en el Preikestolen

Aunque muchas veces no podemos elegir cuándo viajamos, muchas veces nos preguntamos cuál es la mejor época para visitar el Púlpito. Lo mejor es evitar el invierno y la primavera para hacer este recorrido, porque la nieve y el hielo nos pueden causar problemas y puede que fastidiemos el viaje por una caída. Obviamente, hay que llevar calzado y abrigo adecuado para senderismo e ir preparados para la lluvia.

Por otro lado, las condiciones meteorológicas en la zona del Púlpito suelen ser muy inestables. Eso significa que puedes iniciar el trayecto con un clima agradable y soleado, pero en poco tiempo puede estar cayéndose el cielo. Por eso es mejor prevenir y llevar la ropa y el equipaje ideal.

Consejos de seguridad

Aunque los más precavidos podrían tenerle miedo a la grieta que hay en la parte superior (la del «púlpito»), geólogos han asegurado que, si bien una parte de la montaña acabará rompiéndose y cayéndose al mar, eso no pasará en mucho, mucho tiempo, así que de momento no hay nada de lo que preocuparse.

Eso sí, antes de sacarnos la foto para nuestro Facebook o Instagram, hay que tener en cuenta que no hay barreras de seguridad y que el viento nos puede jugar malas pasadas. El gobierno noruego decidió que cosas como vallas o barreras romperían la armonía natural del lugar, así que, aunque las fotos seguro que quedan mejor cuanto más cerca estemos del precipicio, la seguridad es siempre lo primero.

Ahora bien, si no nos apetece hacer este recorrido o le tenemos miedo a las alturas, siempre podremos ver el Preikestolen desde el mismo fiordo de Lyse, recorrido constantemente por ferris. No es lo mismo que subirse a él, pero ver el gigantesco Preikestolen desde el ferri es también impresionante.

Parking en Preikestolen

Puedes llegar al Púlpito con tu coche particular partiendo desde Stavanger a Lauvvik. En ese punto, tendrás que tomar un ferri hasta Oanes, para lo cual suelen cobrar 67 NOK por un vehículo de 6 metros de largo. Al llegar, conducirás por el norte siguiendo las señalizaciones. El parking en Preikestolen tiene un costo de 100 NOK, que serían aproximadamente 10 euros.

¿Qué te ha parecido el Preikestolen? ¿Te animas a subir una de las formaciones rocosas más grandes del mundo? No hay duda de que la diversión y adrenalina estarán aseguradas durante el trayecto. ¡Déjanos saber si lo visitarías en los comentarios!

Descubre mucho más de Noruega:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.