Más allá del crecimiento turístico que ha tenido Praga en los últimos años, hay muchos más sitios increíbles qué ver en República Checa, además de su capital. Los mejores meses para viajar a este excelente país de Europa son mayo, junio y septiembre, épocas donde la temporada es baja y fácil de disfrutar por una menor presencia de turistas. En julio y agosto es donde los precios suben y muchas personas escogen este paraíso turístico como destino. Es por eso que aquí en El Viajero Feliz te llevamos en un recorrido por los 10 lugares imprescindibles que debes visitar en República Checa.

10 lugares que ver en República Checa

1. Praga

Praga, Checa

Opciones no te faltarán con respecto a qué ver en Praga, la capital de República Checa, conocida por ser una lugar lleno de rincones mágicos. También tiene la fama de ser la ciudad de 100 torres, convirtiéndola en una de las ciudades más visitadas de Europa y de todo el mundo, por lo que es imprescindible conocerla.

Praga es una de las principales ciudades que ver en República Checa, donde su principal atractivo es la Plaza de la Ciudad Vieja, que destaca por su imponente Reloj Astronómico, acompañado del Ayuntamiento. Lo bueno es que es una ciudad repleta de cosas que ver, porque también está el increíble Puente de Carlos, donde obtendrás vistas maravillosas. A su vez, puedes dar un paseo por el barrio bohemio de Mala Strana y desconectarte entre sus callejones, pasar por el cementerio judío y las sinagogas que hay alrededor. No te pierdas tampoco el Monte Petrin, que es un atractivo que no puede faltar en tu visita a Praga.

Lo más recomendable para visitar de forma tranquila todos los sitios notables de Praga, es mejor pararse temprano y llegar a primera hora. Especialmente sí se trata de temporada alta, donde la concurrencia de gente es mucho mayor que en otras épocas del año. Al final, el objetivo es disfrutar del ambiente.

2. Castillo de Karlstejn

Castillo de Karlstejn

Se trata de uno de los castillos más visitados del país debido a su cercanía con la capital, Praga. Por eso, es uno de los sitios que ver en República Checa imprescindible en tu visita. Su tamaño no es tan amplio como el castillo de Praga, pero alberga mucha historia que vale la pena conocerlo por completo. Su construcción data desde 1348 por orden del rey de Bohemia y Emperador del Sacro Imperio Romano, el gran Carlos IV. En principio, fue ideado como residencia real que también guardaría los tesoros de la realeza.

Se ubica en un gran emplazamiento en la cima de una colina, encima del pueblo de Karlstejn, donde para llegar a él, es necesaria una caminata de aproximadamente media hora. En ese punto, para conocer el castillo tendrás que pagar una de las visitas guiadas que ofrecen. Puedes optar a alguno de los tres tours para visitar el castillo, los cuales se diferencian por su duración y las estancias que se descubren.

En cuanto a los horarios, dependerá específicamente de la época del año. De junio hasta agosto, suele ser desde las 9 de la mañana; de marzo a mayo y de septiembre a octubre inician desde las 9:30, mientras que de noviembre a febrero las visitas comienzan a las 10 horas.

El precio para descubrir el castillo dependerá del tipo de tour que escojas, los cuales varían entre 220 a 520 CZK. Al cambio, van entre 9 a 20 euros. Por otro lado, el valor del tour que llega hasta la torre es de 170 CZK o 6,70 euros.

3. Brno

Brno, ciudades que ver en República Checa

Otra de las cosas que ver en República Checa es Brno, la capital de Moravia y la segunda ciudad más grande del país. Tiene muy poca fama, siendo una total injusticia por la enorme cantidad de sitios increíbles que posee. En ese sentido, podrás conocer la gran Catedral de San Pedro, seguir por los caminos de la Fortaleza Spilberk, visitar el osario de la iglesia de San Jacobo, el antiguo Ayuntamiento, la Plaza de la Libertad o la renovada Villa Tugendhat.

Es decir, son muchos los lugares que alberga Brno y que la convierten en una de las ciudades que ver en República Checa más atractivas. Asimismo, se encuentra cerca Kromeriz, otra ciudad llena de Patrimonios de la Unesco como el palacio arzobispal, el maravilloso jardín en la entrada del palacio y otro lleno de hermosas flores.

4. Karlovy Vary

Karlovy Vary

Una hermosa ciudad turística de Europa que está rodeada de bosque en medio de una zona de Bohemia es tan solo uno de los tantos puntos atractivos de Karlovy Vary. Es conocida por ser una de las ciudades balnearias más reconocidas a nivel mundial, por lo que es imprescindible en tu visita a República Checa.

Según cuentan las historias, en sus épocas doradas, Karlovy Vary era muy frecuentada por grandes personajes como Beethoven, Sigmund Freud o Karl Marx, quienes acudían a la ciudad para aplicarse tratamientos en las aguas termales y medicinales de la ciudad. Hoy en día es uno de los sitios más visitados del país por la reciente fama que ha adquirido.

La razón es que, Karlovy Vary es mucho más que sus balnearios (13 en total) y los edificios pintorescos que abundan en el centro de la ciudad. En ese sentido, vale la pena invertir para ver otros puntos como las columnatas del Mercado, la gran Fuente de Vridlo, el Teatro Municipal, la imponente Torre de Diana y la iglesia de Maria Magdalena.

5. Český Krumlov

Cesky Krumlov

Otra de las ciudades más bonitas de Europa es Český Krumlov, la cual también fue declarada como Patrimonio Mundial por la Unesco. Se encuentra en el sur de Bohemia y es uno de los principales atractivos turísticos de República Checa. Incluso, a tal punto de que se ha ganado la fama de ser la «Praga en miniatura» por sus rincones mágicos.

Es una ciudad de estilo medieval que ha logrado conservarse a lo largo del tiempo, lo que ha atraído la atención de muchos visitantes, dándole así una gran fama en los últimos tiempos. Con tan solo pasear por sus calles estrechas de piedras en el centro histórico será suficiente para enamorarse de su historia, el cual está repleto de edificios que datan del renacimiento con fachadas pintorescas. Sin embargo, el principal sitio que ver en esta ciudad es el castillo, cuya construcción es del siglo XIII y reúne los modelos de varios estilos arquitectónicos.

6. Osario de Sedlec

Osario de Sedlec - Cosas qué hacer en República Checa

Uno de los sitios infaltables que ver en República Checa es el Osario de Sedlec, ubicado en Kutná Hora. Conocido también como la Capilla de los Huesos, se trata de un paraje cuando menos curioso, pues está decorada con huesos del esqueleto humano de entre 40.000 y 70.000 personas. Además, en los alrededores de la capilla, también en Kutná Hora, tendrás la posibilidad de visitar el increíble Castillo Hrádek y la Casa Sankturin.

7. Telc

Telc, pueblos de Chequia

Telc es uno de los principales pueblos que ver en República Checa, ubicado en la región de Bohemia como una de las joyas más atractivas del país. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad, comandada por una plaza principal adornada a su alrededor por fachadas renacentistas de colores pastel que datan del siglo XVI.

Esto no es lo único, pues además de darte un paseo por la gran plaza y las calles que la rodean, puedes subir la Torre del Campanario. Se transforma en un impresionante mirador donde apreciarás una increíble panorámica del pueblo. Por otro lado, para contactar con la naturaleza puedes acercarte al lago para ver cómo el cielo se refleja en sus aguas cristalinas.

8. Plaza Premysl Otakar

Plaza Premysl Otakar - Cosas qué ver en República Checa

En České Budějovice se encuentra Premysl Otakar, una de las plazas más grandes de toda República Checa, convirtiéndose en un punto para visitar imprescindible. Ubicada en la ruta entre Praga y Cesky Krumlov, justo en medio podrás hacer una parada para recorrer esta plaza fundada por el rey checo que también fundó la ciudad en el año 1256. Aquí podrás apreciar lugares mágicos como la Fuente de Sansón con un estilo barroco, acompañado de la Torre Negra que se convierte en un mirador fascinante.

9. Palacio arzobispal de Kroměříž

Palacio Arzobispal de Kromeriz

Otro de los sitios que ver en República Checa es el palacio arzobispal de Kromeriz, el cual también fue declarado Patrimonio de la Humanidad. Incluso, formó parte de la larga lista de escenarios que dieron vida a la historia de «Amadeus de Milos Forman» en su película. Se ha logrado conservar a través del tiempo gracias a las múltiples reformas que ha recibido, en especial la del siglo XVIII. En principio, era un edificio de estilo gótico que se transformó en un magnífico palacio barroco, con decoración del siglo XIX. Se encuentra en un pequeño pueblo que lleva el mismo nombre, al sureste del país.

10. Parque Nacional Šumava

Parque Nacional Sumava, Checa

Hay pocos países de Europa que tienen un paisaje tan completo como el Parque Nacional de Šumava, posicionándolo como un sitio infaltable que ver en República Checa. Está conformado por bosques sinuosos en la frontera checo-bávara de una gran extensión, lo que le ha llevado a ser la zona más grande de todo el continente. Su majestuosidad se la debe a la mezcla de selvas con cientos de años de vida, acompañadas de lagos glaciares con aguas que reflejan el cielo y tremedales llenos de misterios, convirtiéndolo en el paraje perfecto para los turistas en cualquier época del año.

Durante muchos años fue un paisaje estrictamente cuidado y vigilado para poder conservarlo, donde incluso era prohibida su entrada. Esto ha permitido que Šumava haya permanecido con su belleza característica y una pulcritud de hacerse notar. Gracias a esta característica, está en condición de protegido como Reserva de la Biosfera de la Unesco.

¿Qué te han parecido los mejores sitios que ver en República Checa? Cabe destacar que estos son solo algunos de los tantos rincones que posee este maravilloso país de Europa. Lo ideal es que puedas visitarlos todos y más para una experiencia mucho más completa. ¡Déjanos en los comentarios tus opiniones!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.