¿Has visitado Lisboa alguna vez? ¿Tienes pendiente hacer una escapada a la capital de Portugal? Si es así, no te pierdas esta entrada de el Viajero Feliz en la que te mostramos la verdadera esencia de esta ciudad. ¡Sigue leyendo!

Un barrio histórico

Si estas buscando al verdadera esencia de Lisboa, no tienes más que perderte en el laberinto de las calles del barrio de Alfama, con cuestas interminables, callejones empedrados y balcones realizados en hierro y decoraciones florales. Toda la historia de esta ciudad se encuentra en este barrio que se extiende desde la cascada de lo alto del Castelo de Sao Jorge hasta la orilla del Tajo.

6877145263_44eac3928d_b

Fue en la época musulmana en la que se reconstruyó la vieja Al Hamma, denominada así por la presencia de grandes manantiales termales que fueron usados hasta el principio del siglo XX. Aquí, habitaron durante siglos musulmanes, judíos y cristianos, y todos ellos dejaron huellas de su presencia en este lugar. Además, este es uno de los barrios que menos sufrió las consecuencias del terremoto sucedido en la capital en el año 1755, por lo que todavía está bien conservado.

Perderse en Alfama

La mayoría de los viajeros se limitan a cruzar el barrio montados en el tranvía n28 que sube rápidamente por las grandes cuestas y gira las esquinas cerradas del barrio de Alfama hasta llegar al Castillo, pero eso, aunque cómodo, da la imagen equivocada del barrio. Años atrás, este barrio estuvo en decadencia, siendo una zona oscura y degradada con fachadas en mal estado, tráfico de droga y delitos.

14790879138_fffa634f0e_o

En la actualidad, es un barrio reformado y recuperado, siendo el paseo por sus calles una maravilla que no te puedes perder si haces una visita a Lisboa. Siempre subiendo y bajando por sus cuestas y escaleras, descubriendo rincones repletos de encanto, oliendo un aroma especial, en el que el bacalao cocinado en los restaurantes es el protagonista.

Al final de la tarde, los miradores de este hermoso barrio ofrecen unas vistas espectaculares al río durante la puesta de sol. Un buen lugar para terminar la visita por la vieja Alfama es el balcón de Mirador das Portas do Sol, situado en una plaza pequeña decorada con los azulejos tradicionales de Portugal.

¿Y tú? ¿Has visitado en alguna ocasión este precioso barrio de Lisboa? Si te ha parecido interesante, te recomendamos que leas «La pintoresca casa do Penedo en Portugal».

Imágenes: Pablo Nieto, Santi.