Los castillos normalmente han sido construidos para defenderse del enemigo. Como fortalezas donde, en teoría, nadie podría entrar sin el permiso del dueño. Pero hoy os vamos a hablar de un castillo que se hizo únicamente para presumir. Se trata de Bodiam, quizá una de las pocas construcciones defensivas no hechas para defenderse.

Bodiam

El castillo de Bodiam se encuentra al sur de Inglaterra, en el condado de Sussex. Fue construido en el año 1385, y aunque era una época en donde franceses e ingleses no paraban de pegarse entre ellos, resulta que este castillo no se hizo para evitar que pasara el enemigo. No, se hizo simple y llanamente como vivienda habitual. Fue Sir Edward Dallyngrigg, caballero del rey Ricardo II, quien levantó este castillo y está demostrado que lo hizo así para presumir delante de todo el mundo.

Bodiam

Y la verdad es que le quedó bien. Eligió un lujar hermoso y coloco su castillo en medio de un lago fácilmente franqueable. Además, sus muros son demasiado delgados para aguantar una gran acometida por lo que la estética fue lo único que se miró a la hora de diseñarlo.

Bodiam

No sufrió ningún ataque

Por suerte no fue testigo de ninguna lucha cerca de su dominios por lo que ha podido quedar tal y como se construyó para la posteridad. Para llegar hasta él y poder experimentar lo que es pasear por un castillo del siglo XIV lo mejor es partir desde Londres y llegar hasta Tenterden en tren. Desde allí podremos coger otro tren, aunque este de vapor, que nos dejará casi en la puerta del castillo de Bodiam. La entrada cuesta 7,80 libras y los niños solo pagan la mitad.

Bodiam

Y si os gusta el sur del Reino Unido no dejéis pasar la oportunidad de ir a Brighton.

Imágenes: Gervasio VarelaNick RowlandBrian SmithsonIan Turk, Ania Mendrek.